LA EFICACIA DE LOS “JUICIOS RÁPIDOS”

En la pasada primavera, se cumplieron quince años desde que entró en vigor éste novedoso sistema que permitió a los jueces acelerar a la hora de enjuiciar determinados delitos leves ( figura jurídica que surgió tras la desaparición de las faltas ). El 28 de abril del 2003 se inició ésta herramienta que permite aligerar los procedimientos judiciales, celebrar los juicios en los quince días posteriores a los hechos denunciados e incluso que los ciudadanos puedan conocer la sentencia ese mismo día. Su implantación buscaba que determinados delitos ( los más habituales ), siempre que sean flagrantes, de instrucción sencilla y cuyo castigo no exceda de cinco años de prisión o hasta diez años de otro tipo de pena, como por ejemplo una orden de alejamiento.

En éstos tres lustros, los juzgados ya han celebrado decenas de miles de éstas vistas, a escala nacional, que en muchas ocasiones, se despachan en unos minutos. Son los Juzgados de Instrucción y los de Violencia contra la Mujer, los encargados de sentenciar éstos delitos leves. Según los datos que maneja el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se trata del 11,8% del total de los delitos conocidos.

La agilidad es claramente visible en los tiempos medios de respuesta. Mientras que una persona debe de esperar una media de 3,3 meses para recibir una resolución ante un delito leve, éstos “juicios rápidos ” despachan estos delitos en menos de un mes ( 0,8 meses ). En el caso de Violencia sobre la Mujer, la prontitud es aún mayor ( 0,3 meses ) frente al resto de vistas por delitos leves, que se hacen esperar 1,4 meses.

Los Juzgados de Instrucción también celebran, durante su jornada de guardia, numerosos ” juicios rápidos ” por delitos de violencia de género, hurtos, robos, delitos de tráfico, etc. Este novedoso sistema, ha favorecido el dictado de sentencias de conformidad, con la consiguiente rebaja que asumir los hechos y la culpa conlleva ( un tercio de la pena ). En el caso de que no se alcance una conformidad, hay que ir ante un Juez de lo Penal en un plazo de quince días.

Los Juzgados de lo Penal, celebran ininterrumpidamente este tipo de vistas durante todo el año, alternándose en turnos de una semana, donde entre un 40% o 50 % de los asuntos que tratan son de violencia de género,lesiones, hurtos, tráfico y robos, fundamentalmente.

Desde un punto de vista práctico, se trata de un sistema realmente ventajoso, porque ahorra trabajo y permite concentrar señalamientos. La agilización de casos es vital en unos juzgados que llevan años lastrados por la elevada litigiosidad y la baja relación de jueces por habitante. Otro argumento más para acoger de buen grado este tipo de procedimientos es que, en muchos casos, evitan la reiteración delictiva. Antes, los delincuentes podían cometer hasta diez delitos antes de entrar en prisión, con éste método, sin embargo, se corta la trayectoria criminal.

LA VICTORIA DE ETA

Al principio no me planteé cuánto iba a durar ETA y mucho menos si iba a ver su final. Tengo recuerdos confusos. Fueron años muy intensos, muy caóticos : la muerte de Franco, la llegada de la democracia, los asesinatos indiscriminados, el golpe de Estado de Tejero,  la primera victoria socialista….

Hace unos años volví a Bilbao, a petición de mi consuegro que quería conocer la zona con un guía como yo. A mí también me venía bien recorrer de nuevo aquéllas tierras a las que hacía años que no iba y comprobar la memoria de mis dos hijos mayores que estudiaron allí preescolar, primaria y algunos años de secundaria. Estuvimos en el barrio y en la escuela: la recordaban.

No me encontré un país de guerreros como se jactaban algunos en mis tiempos de destino sino de pinchos, de cocineros; dedicados a la gastronomía que tanto les gusta con la salvedad de alguna rara pintada o acto público de las periódicas campañas de ” presos a casa “. Comimos un día en la sucursal del Partido Nacionalista Vasco ( PNV ) del Casco Antiguo de Bilbao, un maravilloso bacalao al ” pil pil “, en el tercer turno de comedor y en la segunda planta del edificio , cuando desesperados y hambrientos estábamos a punto de abandonar la idea porque mis nietos – los pobrecitos- ya no aguantaban más.

Resultado de imagen de pinchos bilbao casco viejo

Ahora, tras anunciar ETA su disolución y recordar las salvajadas que han hecho y preguntarnos todos si han servido para algo yo pienso que sí. Haciendo un balance lo más frío posible -de otra manera agotaría los adjetivos calificativos negativos-  llegas a la conclusión de que sí les ha servido para algo, para mantener un privilegio: no ser iguales al resto de las Comunidades Autónomas   porque ellos no podían levantarse a diario como españoles normales.

Para eso ha servido ETA : para eliminar al Estado español del ámbito vasco y para que el PNV se perpetúe en el poder -solos o en coalición gobiernan desde 1979- y lo que es más importante, para pagar menos impuestos que los demás a través del Cupo Vasco ( ellos recaudan la mayor parte de los impuestos estatales, restan el coste de los servicios que prestan en régimen de transferidos y se quedan con todo lo demás; en cifras, para que se entienda mejor, el año pasado 2017 pagaron el 6,24 % de la renta, 1300 millones de euros ). El Cupo se negocia con carácter quinquenal y cada vez cuesta más disgustos porque  la postura del PNV es  intentar rebajarlo  para así pagar menos.

También ETA ha servido para hacer aceptar a los demás partidos y agentes sociales, el proyecto íntegro del fundador del PNV,  Sabino Arana, porque no hay que olvidar que ETA nació de una escisión de las juventudes  nacionalistas. Si ya las provincias vascas eran privilegiadas anteriormente, ahora han conseguido blindarlas y dar un escarmiento a todos aquéllos que pensaban que allí se podía funcionar como una democracia cualquiera. Y lo definió muy bien el actual Presidente de la Comunidad Autónoma, Ïñigo Urkullu ( del PNV, por supuesto ) al afirmar : ” Nosotros lo que somos es una identidad foral “. Más claro no pudo ser. Lo que define a lo que ellos llaman nación vasca, no es la raza, ni la lengua sino el privilegio : los fueros.

Por eso ETA ha ganado porque dentro del propio nacionalismo español, los vascos tienen un papel de favoritismo, representando así la España primitiva, la España anterior a la España actual y moderna que todos deseamos llegar.

Llevo muchos años viviendo fuera de allí y eso hace que vea con más claridad que ese brazo armado del nacionalismo vasco ha sido muy útil para lograr la situación de preferencia en la que han estado viviendo los vascos desde la desaparición del franquismo. Tengo que traer aquí otra frase que no se puede olvidar y que pronunció el último patriarca vasco, Javier Arzallus: ” Unos sacuden el àrbol y otros cogen las nueces “. Averigüen quién es quién en éste relato.

CATALUÑA Y YO

Quienes siguen éste blog, se habrán dado cuenta que soy persona que tiende a la moderación y al realismo; me considero conciliador por vocación ; amante de España por convicción y devoto seguidor de las bellezas sonoras de la música pop de los años 60 ( la década prodigiosa ).

Con respecto a la situación que vive Cataluña tengo que decir que no siento impotencia, en absoluto, porque creo que, al final, el Estado constitucional va a prevalecer. Pero sí es verdad que para los que hemos dedicado nuestra vida profesional a la defensa de España, se trata de una situación insólita que realmente nunca pudimos imaginar que se pudiera producir.

Soy de la opinión de que no hay causa objetiva que la justifique. El Estado de las Autonomías ha funcionado bien – con sus dificultades y problemas- durante cuarenta años. La Constitución está en la línea de recoger la unidad y pluralidad de España, de manera muy clara. Sin embargo, sectores del nacionalismo radical han dado un salto en el vacío sin que se puedan identificar con Cataluña como tal, porque es evidente que hay una muy buena parte de los catalanes que no comparten sus objetivos y es el momento de que se cumpla la Constitución.

Su pretensión de internacionalizar el problema de la secesión, identificando la España democrática con el franquismo, carece completamente de sentido, ya que la española es una democracia perfectamente consolidada e integrada en todos los organismos internacionales. Por eso no han conseguido ningún apoyo en ningún país de la Unión Europea, ni del resto del mundo. Otra cosa es que ciertos sectores de la opinión pública, de los medios de comunicación y de la pura propaganda, se hayan planteado enfoques que son realmente sorprendentes.

Por eso hay que perseverar en la idea de que la defensa de la España constitucional es una causa justa. Los españoles hemos trabajado mucho y bien para tener una democracia que nos permita convivir juntos. Por eso cuando se habla de presos políticos o de políticos en el exilio, se trata de una gran falsedad. El exilio de verdad se produjo en otras épocas de nuestra historia y desgraciadamente, se sigue produciendo en otros países y en otros contextos. Evidentemente, presos políticos no hay sino personas que nuestro poder judicial considera que han cometido posibles responsabilidades penales y tendrán que responder de sus actos, con todas las garantías legales, como cualquier ciudadano que viva en una democracia.

La opinión pública española ha reaccionado en su conjunto ante ésta barbaridad y en la propia Cataluña, la mayor parte de sus vecinos se han movilizado para mostrar su rechazo, dejando de ser invisibles y manipulables.

En nuestra Constitución caben muchas cosas porque se hizo para ello : amplia, abierta, generosa. Fuera de ella no cabe negociar ni sobre supuestos derechos a decidir, ni sobre supuestos referendos contrarios a la ley . Lo que hay que mantener con firmeza es que la autonomía catalana es enormemente amplia y en ese contexto se puede hacer mucha política, pero más allá de la Constitución no ha camino, no hay cauce.

¡ ESTAMOS DENTRO !

En Teherán, a las 18,30 horas, se debían de abrir las puertas del estadio Azadí. Era la primera vez que las autoridades locales iban a permitir la presencia de mujeres para que viesen el partido de fútbol entre las selecciones de Irán y España, ambas encuadradadas en el Grupo B del Campeonato Mundial  de Fútbol 2018, que se estaba celebrando en Rusia, a través de pantallas gigantes.

Iba a ser un acontecimiento inédito porque las mujeres iraníes tienen prohibida la asistencia a los estadios para ver los partidos de fútbol masculino, desde la revolución islámica que cambió al Estado y al Gobierno en 1979. La iniciativa ya se había intentado unos dias antes, en el encuentro contra la selección de Marruecos (  a la que ganaron por 1 a 0 ), pero el permiso necesario del Consejo Provincial de la capital del país, no llegó a tiempo.

Se habían vendido diez mil localidades a través de internet, al precio de ciento cincuenta mil riales ( equivalente a casi dos euros ) pero las autoridades iraníes decidieron dar marcha atrás ante las imágenes que llegaban desde Rusia. Las pantallas reflejaban las gradas del estadio de Kazán, en Rusia, en las que se veía a mujeres iraníes animando al equipo de su país antes del inicio del partido con el pelo descubierto y maquilladas. A partir de ese momento la orden fue que no entrasen mujeres al estadio de Teherán.

Permitir la presencia femenina en el citado campo de fútbol, suponía un hito para una sociedad donde es norma la discriminación por motivos de sexo. La clasificación de la selección de Irán para el Mundial de Rusia era una gran oportunidad para dar visibilidad a los problemas del país y un primer paso hacia la normalidad social. Sin embargo, un rato antes del inicio del partido, un fuerte dispositivo policial impidió el acceso a las mujeres al estadio de fútbol, pero ellas se mantuvieron firmes en su propósito, no se movieron de allí y al final se les abrieron las puertas para que pudieran entrar en el recinto deportivo.

Algunas de ellas -incrédulas por su éxito- recurrieron a internet para difundir imágenes de todo lo acontecido, tanto en el exterior como en el interior del campo. Se convirtieron en testigos y altavoces de la alegría que suponían unos momentos así. ¡ Estamos dentro ! decían entre lágrimas de emoción que se transformaron en frustración, cuando la transmisión del partido fue suspendida por unos supuestos ” problemas de infraestructura ” que no era más que la versión oficial , de las presiones de los ultraconservadores del régimen iraní para que el actual Gobierno islamista moderado de Hasan Roani no difundiera las imágenes de mujeres en un estadio de fútbol. Con el ” apagón ” televisivo el paso adelante se volvió un paso atrás, impidiendo así ver como su selección perdía el partido contra España por un gol a cero.

LA ” X ” SOLIDARIA

Juan tiene cuarenta años y pesa cincuenta kilos. Es un tipo solitario. Duerme regular. Las gafas negras tapan sus orejas y una ceguera transitoria causada por una infección. La falta de visión  hizo que se cayera desde un cuarto piso, conservando la vida de milagro. Se rompió el tobillo y el peroné y tuvo que ser operado.

Un mes estuvo convaleciente en un albergue de la fundación católica. Este ha sido el tiempo máximo que ha estado separado de  ” Canela “, la perra con la que había llegado a la ciudad, dejando atrás su vida asturiana, donde viven sus dos hijas de seis y tres años y a las que espera volver a ver algún día.

Además es muy antisocial. Estuvo de mercenario en la guerra de Serbia y se quejaba de que tenía que haber muerto allí. Por eso en su cabeza resonaban aún los ecos del conflicto armado. El pasado, con todas sus variaciones, vuelve al presente y eso no le deja vivir como él quisiera. Por eso también piensa que no puede ser cierto que haya podido dejar atrás su vida de mendigo.

Lo primero que descubre al despertarse es que está a salvo. Aunque tiene muchas pesadillas y dificultades de sueño, al despertar se ve con techo y se alegra  de estar seguro, de que no corre ningún peligro. Tiene muchos traumas heredados del pasado : perdió a sus dos pequeñas ; lo dejaron en la calle y así empezaron sus trastornos. A no comer y a no dormir. Tenía desmayos.

Ahora está controlado por el psiquiatra y no le falta medicación. Tiene rutinas : ordenar la casa, sacar la perra a la calle y lo más importante, hacer artesanía en la puerta del supermercado del barrio y con lo que se saca unos recursos extra.

La fundación le ha ayudado a poner en orden la parte de su vida que tenía más desatendida : la salud. Y  le ha solicitado una valoración de discapacidad – con todos los informes que tiene- para intentar conseguir una pensión no contributiva que le permita  pagar su autonomía y no tener que depender de nadie.

Ahora siente que se está recuperando  y sueña con abrir una tienda de artesanía y de cuero. Se declara budista y dice que habla varios idiomas. Ha trabajado como masajista. mimo. informático, enfermero….. Así espera no verse más en la calle.

LA INMIGRACIÓN ILIMITADA ES UNA AMENAZA.

Estoy convencido de que una de las pocas cosas en la que coincidimos la mayoría de los ciudadanos es que la inmigración descontrolada es uno de los mayores retos para las sociedades desarrolladas en las próximas décadas. Me refiero a esa incursión ilimitada de personas de diferentes culturas que buscan su  porvenir en una tierra que le es ajena, siempre difícil y que muchas veces considera hostil.

Se trata de uno de los debates más importantes en la sociedad actual en general y que muchos lo dicen difusamente y no se atreven a formular por miedo a ser tachados de reaccionarios o lo que es peor: de racistas. Estamos hablando de la coexistencia humana futura, ni más ni menos. Todo un desafío.

Vivimos, afortunadamente, en una comunidad pluralista que se caracteriza -dentro de su diversidad- en generar consenso e integración. Nuestra civilización se basa en convicciones que preceden a los fundamentos constitucionales y que son -a través de la tolerancia- la columna vertebral de nuestro sistema de pensamiento. Este sistema es hoy, perfectamente ajeno a las creencias religiosas. Con ésta premisa la cuestión es plantearse si los inmigrantes que nos llegan por el sur y sureste, son gentes fáciles de integrar y sobre todo, si tienen la voluntad de hacerlo. Yo creo que, salvo excepciones, no están interesados en ello. E incluso deseándolo, serían los más difíciles de integrar porque su sistema de educación y valores, difiere totalmente del nuestro. No se trata de un  problema étnico sino político, cultural y ético.

Por lo tanto , habrá que establecer cuán abierta tendrá que ser una sociedad como la nuestra, para seguir siéndolo. Tendremos que redefinir el valor de la diversidad, la solidez del pluralismo y la importancia de la tolerancia.

EL INSTINTO POLICIAL

Ya va para un año que mis amigos de la sociedad civil y los compañeros de trabajo, me ofrecieron un homenaje de despedida de la Policía, a causa de mi jubilación. Me brindaron una comida y al final de la misma, me entregaron los regalos de rigor incluido el reloj de muñequera que no falta en todas las despedidas.

Yo, emocionado, les dí las gracias y les trasladé mi orgullo por haber terminado mi etapa profesional, tras más de cuatro décadas de dedicación y entrega total al servicio de los demás. Ese día todo fueron parabienes y estuve levitando sin parar : antes, durante y después del homenaje.

Al día siguiente, como había sido mi costumbre, la alarma del reloj sonó a las siete de la meñana y mi esposa me dijo : ¿ pero a dónde vas, jubilado ? . Palabra ésta que no he dejado de escuchar y pronunciar desde entonces al saludar a todos los viejos amigos y vecinos del edificio donde vivimos.

Entonces toca organizarse de nuevo ; llenar las horas del día con las cosas que siempre me han gustado y que no he podido atender por una razón u otra. No quiero que me pueda la tristeza. No estoy dispuesto a que desaparezca la sonrisa de siempre y mis hombros se encorven. Que el reúma se apodere de mis piernas y el cansancio de mi alma. Quiero seguir conservando la figura de ayer, la de siempre, aunque sea con algunos kilos de más y el pelo más blanco.

Paso los días leyendo de todo : libros, prensa, documentos …..Esto de internet me ha llenado la vida y hasta hay veces que me faltan horas. Me inspiro y tomo notas para la cita semanal con mi blog que tan buena acogida ha tenido entre mis compañeros de trabajo y amigos. Las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación son una maravilla.

Y por las tardes tengo a ” los trastos “, esa bendición divina en forma de nietos que me ha dado mi hijo mayor. Les ayudo en los deberes escolares y me llaman profesor. Tienen 8 y 7 años y apenas puedo contener el babeo para que no me lo noten. Hasta la profesora del mayor le ha llegado que le ayuda el abuelo paterno. Cuando no entiende algo en clase le dice : ” Seño, no se preocupe que ya me lo explicará mi abuelo ésta tarde “.

 

Al anochecer salgo a caminar para combatir el sedentarismo y éste ” trasero ” tipo manzana que se me está poniendo de estar sentado tantas horas frente al ordenador. Son cinco kilómetros que los hago a paso legionario y con mucha comodidad.

En el transcurso de mi recorrido habitual, el silencio se rompió débilmente. Escuché un sonido extraño, como unos quejidos ; pasos apresurados y algún lamento. Entonces sentí como si en mí resucitara algo. Creo que despertó el Policía que todavía llevo dentro y me dirigí con rapidez hacia donde creía que salían aquéllos sonidos y pronto ví ante mí, en la penumbra de la noche, a tres jóvenes que rodeaban a una chica y la tenían arrinconada contra una pared. La muchacha lloraba e imploraba con las manos unidas. Uno de los chicos, el del medio, acercó una navaja al cuello de la chica ; otro le agarró la camisa a la joven y de un tirón le produjo un desgarro, dejando al descubierto un sujetador blanco.

Resultado de imagen de chica atracada por chicos

Me olvidé de mis años y de las reflexiones que en esos momentos me entretenían. Sólo sabía que yo era un hombre que se sabía aún Policía. Me acerqué a ellos y alcé mi mano izquierda como un estandarte al grito de : ! alto Policía !. Los tres agresores salieron corriendo y entonces me acerqué a la chica. Ella me preguntaba si de verdad era yo Policía y yo le contesté : ! sí hija, hasta que me muera ! ; ! estás bien !. Entonces se abrazó a mí y logró emocionarme. Me sentía feliz…, seguía siendo Policía.