FRANCIA DEVUELVE A ESPAÑA CIEN INMIGRANTES DIARIOS.

El control policial francés, de sus Puestos Fronterizos Terrestres con España, como respuesta a la amenaza terrorista de corte yihadista que sufre en su territorio y los efectos de la pandemia china, está teniendo consecuencias en materia inmigratoria. Entre los meses del pasado noviembre de 2.020 y marzo del presente año de 2.021, la Policía francesa ha devuelto a España, a 15.757 inmigrantes en situación irregular, lo que supone más de 3.000 al mes y por tanto, 100 cada día.

Las cifras, se han disparado respecto a igual período de tiempo del año anterior, coincidiendo con una mayor presencia inmigratoria desde Canarias pero también con el blindaje que las autoridades francesas mantienen -de manera unilateral- con los pasos fronterizos terrestres compartidos.

La mayor parte de los inmigrantes ( 12.288 ), fueron rechazados cuando intentaban entrar en territorio francés por los territorios españoles de País Vasco, Navarra y Aragón. Este número triplica el registrado en igual período del año pasado. Las restantes 3.469, fueron interceptados, en el Departamento francés de los Pirineos Orientales que hacen frontera con Cataluña, con un aumento del 25% respecto del año 2.020. Del total de detenidos, 108 lo fueron por ayudar o colaborar a cruzar la frontera de manera ilegal.

Francia quiere establecer la ecotasa en sus vías | Nexotrans

Tanto Francia como España, forman parte del Tratado de Schengen por el que una serie de países de la Unión Europea, acuerdan la supresión de los Puestos Fronterizos Interiores y la potenciación de los Puestos Fronterizos Exteriores, que son comunes. En virtud de ello, Francia y España no deberían tener control fronterizo terrestre alguno, salvo que una de las partes lo establezca por alguna de las razones previstas en el acuerdo y lo avise con tiempo suficiente a los restantes socios firmantes. En este caso, Francia aduce razones de seguridad nacional -supuesto previsto en el acuerdo- pero no lo ha comunicado a los demás, ni tampoco el tiempo de duración que piensa mantener dichas medidas.

En noviembre pasado, tras los últimos atentados terroristas de origen yihadista, las autoridades francesas intensificaron los controles fronterizos terrestres, durante las 24 horas del día, con el apoyo de Unidades Militares y cerró 19 Puestos Fronterizos con España de los 27 existentes.

Para expulsar a los inmigrantes que entran irregularmente en territorio francés, procedentes de España, ambos países se valen de un convenio bilateral de 2.002 que, permite la devolución a las cuatro horas siguientes del cruce de la frontera. Este acuerdo, contempla una serie de garantías de tipo jurídico para documentar el trámite del rechazo, como que se formalice por escrito la devolución y que sean entregados a la Policía española. En la mayoría de los casos, se realiza sin que medie ninguna formalidad.

Francia y España estudiarán los cierres de pasos fronterizos en los Pirineos

Las abultadas cifras facilitadas por la Policía francesa, no significa que, todas las personas devueltas se queden en España puesto que la mayoría de ellas, lo vuelven a intentar varias veces- se han contabilizado hasta en cinco ocasiones- hasta que consiguen cruzar la frontera, pese al celo profesional francés en las estaciones de autobuses, estaciones de trenes y puentes internacionales.

El refuerzo de los controles fronterizos, también ha repercutido en la frontera terrestre de Francia con Italia, donde en igual espacio de tiempo que con España ( noviembre-marzo ), se impidió la entrada de 23.537 inmigrantes, el doble que en igual ciclo del año anterior. A los que habría que añadir, 2.502 personas detenidas en territorio francés.

Estos flujos migratorios, los llamados movimientos secundarios, son una obsesión para Francia y Alemania que presionan, tanto a España como a Italia para que eviten que los inmigrantes ilegales llegados a sus respectivos países, circulen por el continente europeo. Además, Francia, pretende una reforma del Tratado de Schengen para revisar las normas de libre movimiento por Europa y reforzar más el control de las Fronteras Interiores.

¿ HACIA DÓNDE NOS QUERRÍA LLEVAR ” PODEMOS” ?.

En el año 2.014, se inició en España, una especie de movimiento social que, acabó convirtiéndose en un partido político que, adoptó el nombre de Podemos, siguiendo la estela triunfal del que fue Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en su campaña electoral hacia la Casa Blanca del año 2.008, con su lema Sí Se Puede. Lo dirigían un grupo de jóvenes comunistas, que representaban un aire bondadoso y las manos limpias que su paso por las instituciones y las subvenciones públicas, se encargaron de manchar. Todo ello, claro, en nombre de la igualdad y la justicia.

Este aire mesiánico, ha ocultado siempre que, perseguían la destrucción de nuestro sistema democrático a través de una revolución violenta -llegado el caso- seguida de una represión interminable para llegar a un régimen de terror del que conocemos varios ejemplos: Venezuela, Cuba, Rusia… de cuyos sistemas dictatoriales se declaran admiradores natos.

Los traumas psicológicos que estos jóvenes arrastran desde su adolescencia, envenenados de ideología comunista, les impide desarrollar cualquier carrera profesional de manera brillante, lo que les conduce a un impetuoso resentimiento contra el poder establecido y la sociedad entera como está configurada y por eso optan por una insurrección radical, a la manera soviética.

El prestigio y la atracción del comunismo en sus distintas interpretaciones, singularmente el del tipo leninista que es el que sigue Podemos, especialmente por su dirección, está ya muy mermado para las clases populares en muchos rincones del mundo. Y si no, que se lo cuenten a ese buen número de países de la Europa central y oriental ( Polonia, Hungría, Rumanía y las desintegradas Checoslovaquia Yugoslavia, etc ) que disfrutaron del paraíso comunista durante más de cuatro interminables décadas.

PSOE y Unidas Podemos. PRIMER GOBIERNO DE COALICCIÓN | RTVE

Hay que reconocer que, la idea de justicia e igualdad social en la que se basa la propaganda comunista, sigue siendo -todavía- atractiva para nuestros jóvenes, en una época como la nuestra, donde las desigualdades se acentúan. Sin embargo, hay que señalar que los regímenes comunistas han mantenido siempre las poblaciones en una gran mediocridad económica; que la clase dirigente siempre ha sido más igual que los otros y que todo eso se ha pagado con la implantación del terror de masas como método de Gobierno, con todas las consecuencias que ello implica para la vida social: delación y miedo generalizado; fin del Estado de Derecho; extinción de los valores democráticos y del respeto por las personas …

En estos tiempos que vivimos, todo un reciente ex-Vicepresidente del Gobierno y varios Ministros de lo que se llama todavía España, no tienen ningún problema a la hora de proclamarse comunistas y yo no paro de preguntarme cómo es posible que en una democracia plena como la española, sobrevivan herederos de un régimen totalitario de esas características.

Lo que me conduce a los resultados de toda la Historia de los siglos XIX y XX y que fueron: por un lado, la victoria soviética en 1945 sobre la Alemania nazi, que permitió que el comunismo gozara de un formidable prestigio entre la izquierda mundial, pero también en la derecha. Como ocurrió en Francia, en su lucha común en la Resistencia. Desde entonces, la propaganda comunista se ha encargado de que se conozcan bien los crímenes del nazismo a cambio de una amnesia generalizada de los atropellos comunistas. Y aún hoy día, el poder ruso actual hace todo lo que puede para ocultar las salvajadas del período soviético.

Y por otro lado, en muchos países, el movimiento comunista se ha unido a una fuerte tradición revolucionaria anterior, considerada muy legítima por un sector de la sociedad: la Revolución Francesa, la Guerra Civil Española..

Historia: Bolcheviques y mencheviques: así fue la primera gran guerra civil  de la izquierda

Creo que la memoria gloriosa de esa tradición, enmarca la memoria vergonzosa del comunismo y permite a los intelectuales y a los políticos afectos a ese totalitarismo, utilizar los viejos métodos leninistas de : agitación callejera, intimidaciones, provocaciones, infiltración en organizaciones sociales, propaganda engañosa, disciplina revolucionaria y demás técnicas bolcheviques ( les suena algo esto…) para seguir soñando con una conquista antidemocrática del poder establecido. Lo que la hace incompatible con un sistema de convivencia pluralista.

Todas las versiones conocidas del comunismo: el ruso, el chino, el camboyano, el norcoreano y otros, exponen una visión utópica de la sociedad y del hombre nuevo. Esta utopía que hay que recordar que significa el lugar que no existe, se opone de entrada a la realidad social, cultural, religiosa y política de un país, sea el que sea del que se trate. Por lo tanto, solo se puede imponer mediante el terror de masas como forma de Gobierno, como pasa en Venezuela; añadiendo los tres monopolios clásicos: el del partido único, convertido en Partido Estado; el de la ideología, merced a la censura de todos los medios de comunicación y el control de todos los medios de producción y distribución como excelente medida de presión cotidiana sobre los ciudadanos.

Así sería la definición del régimen despótico inventado por Lenin y experimentado en Rusia, personalmente, entre 1.917 y 1.922. A base de asesinatos en masa, genocidios y deportaciones, con la pérdida de vidas humanas y de libertad, a una escala hasta entonces nunca vista en la Historia de la Humanidad.

Lo curioso del caso es que, la estrategia de conquista del poder que inauguró este dictador ruso fue copiada inmediatamente por Mussolini ( 1922 – 1934 ) que hasta 1.914 había sido uno de los líderes más radicales del socialismo italiano. Después del italiano, sirvió de modelo a Hitler. Los tres sistemas políticos impusieron el miedo como mecanismo de control social y método de Gobierno.

Hitler no llegó al poder tras ganar unas elecciones: así fue el triunfo del  nazismo | Marca.com

Además, la magnitud de las maldades nazis se puede comparar con facilidad con las fechorías de los comunistas, tanto en cantidad como en procedimientos de ejecución , puesto que ambos sistemas utilizaron verdugos profesionales, como los fueron las SS y la NKVD, ambas cuerpos policiales militares.

El 19 de septiembre pasado, el Parlamento Europeo igualó oficialmente el comunismo al mismo nivel que el nazismo, tras aprobar una Resolución en la que se condena a ambos regímenes y que -curiosamente- ha pasado desapercibida para la gran mayoría de los medios de comunicación. Desde entonces, se puede afirmar con total propiedad que, comunismo y nazismo son lo mismo.

Volviendo a Podemos, así se explica como atacan constantemente a sus rivales políticos para instaurar una cultura de intimidación y sumisión de las que nos libra la solidez de nuestras instituciones democráticas y nuestra plena integración en la Unión Europea, que garantiza la defensa y preservación de los valores democráticos y el respeto a los derechos humanos. Porque estos cachorros leninistas, ocultan interesadamente que, es fácil ser comunista en un país libre como el nuestro porque lo difícil es ser libre en un país comunista.