COLAPSO EN EL SERVICIO DE ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA.

Según la Estadística de Adquisición de la Nacionalidad Española por parte de Residentes Extranjeros que lleva el Instituto Nacional de Estadística, durante el año 2.018, ( último informe publicado ), un total de 90.774 extranjeros residentes en España consiguieron la nacionalidad española. Esta cifra supone un 36,5 % de aumento respecto del año anterior, 2.017, que fueron 66.498.

La nacionalidad de origen más frecuente entre las personas que consiguieron la nuestra fue la de Marruecos, con 25.315 casos ( casi un 28 % del total ). A continuación se situaron los países hispanoamericanos ( 8 de cada 10 ), especialmente de Bolivia y Ecuador y de los restantes países destacaba Pakistán, con 2.054 personas. En su conjunto, la media de edad habría de establecerla en la treintena y en cuanto el sexo, hay más mujeres ( 53  % ).

El país de nacimiento más importante de entre los solicitantes fue – curiosamente- España, con 17.256 casos, con mayoría de niños menores de 10 años ( 86,4 % ). Entre los nacidos fuera de ella, el país de mayor frecuencia era Marruecos, con 15.398 casos. Por zonas de residencia en el territorio nacional, Cataluña con 20.103 casos y Madrid con 17.558 , concentraron casi el 40 % de las adquisiciones de nacionalidad, siendo las menos La Rioja con 724 y Extremadura con 672.

Resultado de imagen de concesiones de nacionalidad española por residencia 2019

Este baile de cifras que tan poco gustan a los lectores, por sí mismas dicen muy poco si no se las enmarca en su contexto social e histórico. Me refiero a que, si bien, el número de concesiones de nacionalidad no ha hecho más que bajar desde que, pongamos el año 2.013, que fueron 225.793 ; en 2.014, 205.880; en 2.015, 114.351 y en el 2.016, 150.944 ; no es que hayan menos solicitantes sino que no ha habido la respuesta adecuada por parte del organismo encargado de las concesiones que es el Ministerio de Justicia.

Las indagaciones que he practicado para obtener una respuesta satisfactoria no me han convencido porque se escudan en la falta de reposición de los funcionarios jubilados durante el bienio 2.017 – 2.018 y por ello no han podido mantener el ritmo de los años anteriores. Ocultan que la media de resolución del expediente de solicitud de la nacionalidad dura cuatro años y que en los cajones del Ministerio todavía quedan más de 360.000 solicitudes pendientes., a las que habrá que restar una media del 11 % , ( equivalente a 32. 727 casos ) que se desestiman por una o varias razones.

EL REGISTRO CENTRAL DE DELINCUENTES SEXUALES.

La Ley de Protección a la Infancia y a la Adolescencia de 2.015, estableció la creación de un Registro Central de Delincuentes Sexuales en el Ministerio de Justicia, para que se inscribieran los condenados por agresión, abusos y acoso sexual ; exhibicionismo y provocación sexual ; prostitución y explotación sexual y corrupción de menores.

Según los datos facilitados en un comunicado hecho público por el citado Ministerio en el mes de enero de 2.019, el Registro recogía la identidad y el perfil genético ( el famoso ADN ) de 45.864 personas, cifra que suponía 5.082 más que el día en que se activó el Servicio, en marzo de 2.016.

El aspecto más controvertido de este Registro y que ya ha sido objeto de varios procesos judiciales, es la dificultad de borrar una inscripción ya que cuando la víctima del delito es menor de edad y el condenado mayor, solo pueden cancelarse los datos cuando hayan transcurrido 30 años, a contar desde el día en el que se considere cumplida la pena.

La importancia de este Registro, viene avalada por la emisión de un certificado obligatorio de que no se aparece en esa base de datos, para cualquier persona que quiera acceder a puestos de trabajo que impliquen un contacto habitual con menores, como profesores, monitores, entrenadores, personal de comedores o conductores de autobuses escolares.

Resultado de imagen de registro central de delincuentes sexuales

El Registro emitió en 2.018 casi dos millones de certificados ( exactamente 1.994.375 ) dando resultado positivo en 505 casos, el 3,94% del total; impidiendo así que estas personas puedan tener empleo relacionado con menores, cifra a la que habría que añadir los 1.110 casos que se lograron frenar entre 2.016 y 2.017.

Según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística, en 2.017 ( último año analizado ) hubo 2.549 condenados por delitos sexuales, de los cuales, el 96,4 % fueron hombres y de ellos, 269 eran menores.

En los seis primeros meses del año pasado, ( últimos datos publicados hasta ahora ), 324 delincuentes sexuales intentaron trabajar en entornos en los que había menores de edad y que fueron detectados gracias a este Registro, habiéndose emitido 1.380.150 certificados en esas fechas. Desde la puesta en marcha del Servicio, se ha evitado que 2.034 personas, condenadas por delitos de esta naturaleza, hayan desempeñados trabajos que requerían contacto habitual con menores.

HIJO DE LA REPRESIÓN CHINA

A su padre, el poeta chino Ai Qing, lo condenaron a trabajos forzados el mismo día que nació Ai Weiwei, en 1957. Durante casi veinte años, hasta que murió Mao Tse Tung ( máximo dirigente del Partido Comunista Chino y de la República Popular China ) en 1976, el Gobierno Chino no le permitió escribir y lo marginó por completo.

La familia entera fue enviada a las granjas de Manchuria y después, cerca del desierto del Gobi. Allí su padre pasó cinco años limpiando las letrinas comunes de un pueblo de doscientos habitantes, donde las condiciones de trabajo eran bastante duras. Entre eso y la malnutrición, la salud se convirtió en quebradiza y era una persona que enfermaba fácilmente. Perdió la visión de un ojo… e intentó suicidarse. Vivían en una especie de cueva que para dormir, tenían que excavar con las manos el suelo de tierra y luego cubrirlo con ramas.

Esa es la infancia que tuvo Ai Weiwei. Eran tan pobres que creció en la oscuridad ya que no tenían dinero para comprar ni siquiera velas. Se alumbraban con unas lámparas de gas baratas cuyo humo le dejaba la cara negra. A pesar de todo, su padre le descubrió otros poetas como Neruda, Rimbaud, Whitman ….; gente que le hizo sentir que existían otras posibilidades y que luchar era sinónimo de libertad.

Con Mao y durante tres décadas,” las purgas ” ( represión de personas consideradas peligrosas o indeseables)  de políticos e intelectuales, como su padre, fueron constantes ; constituyendo hasta hoy un lastre para la evolución de China en términos políticos y sociales. Desde el Movimiento Antiderechista que duró de 1957 a 1959, el Gran Timonel ( Mao ) lanzó sus primeras “ purgas políticas “, poco después de haber alentado las críticas y el debate entre los intelectuales ; en China -desde entonces- no se permite la disidencia. La opinión pública no existe y la censura es cada vez más rigurosa. Internet está bajo control total y no se pueden publicar comentarios críticos. 

Resultado de imagen de ai weiwei

Por eso, Weiwei ha sido un disidente toda su vida, desde que nació. Nadie podía pensar entonces que ese castigo que convirtió la infancia del pequeño en un infierno de privaciones y humillaciones, serviría de impulso vital y creativo a uno de los grandes enemigos del Partido Comunista Chino.

Artista conceptual, pintor y escultor de raíces dadaístas, este hijo de la represión ha hecho de su obra un enfrentamiento permanente con las autoridades de su país, que llevan años intentando frenar su activismo. En 2009, policías de paisano lo golpearon en un hotel de Sichuan, tras haber denunciado la falta de transparencia oficial sobre las víctimas de un terremoto. La paliza le produjo una hemorragia cerebral pero que lejos de moderarse, convirtió la cirugía consiguiente en un documental.  Más tarde, fue sometido a arresto domiciliario y privado del pasaporte.

En 2011, tras ser encarcelado sin acusación concreta durante 81 días, pasó un lustro sometido a vigilancia y sin poder salir de su país. El artista respondió esta vez con un irreverente videoclip, disponible en YouTube,  titulado “ Dumbass ” ( cabrón, en inglés ), en el que hace mofa de su estancia en la prisión.

Ai Weiwei, reside en Berlín desde 2015, año en el que una de sus obras superó en una subasta los cuatro millones y medio de euros.

 

 

NOTA.- Todos los relatos de esta Serie están basados en hechos reales.

LA TRAGEDIA DE LA EMIGRACIÓN VENEZOLANA POR EL MUNDO.

El éxodo masivo de ciudadanos venezolanos de los últimos años, huyendo de la persecución política y de la pobreza económica, los ha empujado a caer en la más vil miseria humana : ser víctimas de la trata de personas con fines de explotación sexual y laboral.

Así lo denunciaron en septiembre de 2.018, varias organizaciones de ayuda a los inmigrantes venezolanos como la Fundación de Ideas para la Paz ( FIP ), de Colombia que, en su Informe, se refiere a la vulnerabilidad en la que se encuentran las poblaciones que viven en las fronteras, donde existen múltiples economías ilegales como los tráficos de drogas y gasolina ; la minería ilegal ; la trata de personas, la explotación sexual y el tráfico de inmigrantes.

Este documento confirmaba otro, que se había publicado el mes anterior, realizado por el Observatorio de Mujeres y Equidad de Género, de la Secretaría de la Mujer de Bogotá ; según el que, el 35 % de las mujeres que ejercen la prostitución en esa ciudad son extranjeras y de las que, el 99,8 %, son venezolanas. Durante la elaboración del estudio, manifestaron que ejercían la prostitución ante la falta de otras salidas a pesar de que el 33,1 % de ellas, tenían una educación universitaria. A esto se suma que la mayoría de las mismas ( el 84,5 % ) , tenían familiares que dependían de estos ingresos.

Otra organización, la Agencia para la Protección de la Infancia del Gobierno Colombiano, tenía identificados durante la primavera de 2.018, a casi 400 menores venezolanos, víctimas del trabajo infantil ; obligados -entre otras cosas- a mendigar por las calles o semáforos o a realizar trabajos domésticos.

Resultado de imagen de la diáspora venezolana

Los problemas de Venezuela están haciendo aumentar, de manera importante, el número de personas en riesgo de sufrir esta esclavitud moderna ; sobre todo, dada la inseguridad pública y alimenticia y el flujo de refugiados, hacia otros países, especialmente de Sudamérica, Centroamérica y el Caribe : los territorialmente mas próximos.

La crisis migratoria venezolana es quizás el fenómeno regional más ignorado por la comunidad internacional. En los últimos años, el ritmo acelerado de inmigrantes y refugiados venezolanos que huyen de su país, ha aumentado de 4 millones a 4,6 millones, y las proyecciones esperaban que, para finales de 2.019, se alcanzara la cifra de cinco millones de desplazados. Con respecto a la población de Venezuela, representa una huida de casi el 15% de los ciudadanos.

Una cifra alarmante para un país que, como menciona el coordinador de la crisis migratoria venezolana en la Organización de Estados Americanos (OEA), David Smolansky, no atraviesa por una guerra ni una catástrofe natural. Según los últimos datos recabados por la OEA, el país que más venezolanos acoge es Colombia con 1.600.000; seguido por Perú (900.000); Estados Unidos (422.000); Chile (400.000); Ecuador (350.000); Brasil (170.000) y Argentina (150.000). En menor medida, Panamá con 100.000 y México con 70.000 exiliados.

Otros países de Hispanoamérica y el Caribe donde han llegado los venezolanos son: República Dominicana (40.000); Guyana (36.000); Costa Rica (30.000); Curazao (26.000); Canadá (22.000); Aruba (16.000); Uruguay (10.000) y Bolivia (10.000). España, por su parte, es el país con la comunidad más grande de venezolanos fuera del continente americano, con al menos 300.000. 

Resultado de imagen de la diaspora venezolana

Para frenar este éxodo descalabrado de venezolanos, nueve países de la región han establecido restricciones para entrar en su territorio. Desde la tenencia de un pasaporte en vigor hasta un Visado de Entrada, que puede costar entre 50 y 100 dólares norteamericanos. Algo impensable para una población donde el salario mínimo ronda apenas los tres dólares. Ante este tipo de medidas, son muchos los que arriesgan su vida cruzando pasos fronterizos ilegales.

Ecuador, Perú, Chile, Trinidad y Tobago, Guatemala, El Salvador, Honduras y Panamá exigen ya Visado de Entrada y, en unos meses, se van a sumar Aruba, Curaçao y Bonaire por petición explícita de  los Países Bajos, su potencia dominante.

Si bien en 2015,  Europa se vio desbordada por la crisis de refugiados sirios (llegaron alrededor de 6,3 millones), el continente americano no da abasto para seguir recibiendo venezolanos que cruzan fronteras caminando por la falta de alimentos, medicinas y oportunidades. Diariamente, 5.000 venezolanos atraviesan a pie la frontera colombo-venezolana y desde allí continúan su recorrido hasta Perú, Ecuador o Chile.

Apenas 1,8 millones de venezolanos disfrutan de protección temporal con acceso a la salud, educación y oportunidades en los mercados laborales. El resto se encuentra en situación irregular en los países de acogida.

Resultado de imagen de la diaspora venezolana

Este desbandada incontenible que el Fondo Monetario Internacional ( FMI ), en su último Informe publicado, señalaba como una verdadera tragedia que, de no revertirse las condiciones que lo originaron pronostica que, en los próximos tres años, va a incrementarse hasta alcanzar los 10 millones de emigrantes y sería un hito en la historia de las emigraciones.

Pero para el régimen bolivariano de Nicolás Maduro, el del Socialismo del Siglo XXI que vendían Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y compañía ; esta salida masiva de sus ciudadanos tiene indudables ventajas. A saber : por un lado, debilita los movimientos políticos y sociales opositores, privados de sus mejores apoyos que se encuentran en las clases medias y son las que -porcentualmente- más se están marchando.

Por otro, hay que tener en cuenta que, las remesas de los emigrantes ( calculadas en unos 4.000 millones de euros ) no solo supone un ingreso extra de divisas -muy necesarias- en estos tiempos tan difíciles para afrontar sus deudas, para un Gobierno cercado por los organismos financieros internacionales y las sanciones de los Estados Unidos de América del Norte sino que además, alivia la situación de penuria que atraviesan decenas de miles de familias, con lo que se reduce la conflictividad social.

Y por último, la dolarización de la economía venezolana ( algo tan habitual históricamente que ni siquiera el chavismo pudo eliminar ) ha podido impedir que la inflación alcance el 7.500%,  a finales del años 2.019 y que el cambio de un dólar norteamericano equivalga a 69.000 bolívares que es la moneda nacional venezolana. Lo que supone que, quien no tenga un familiar trabajando en el extranjero que lo sostenga o es miembro del aparato del régimen dictatorial, se convierte en candidato a emigrar si no se quiere morir de hambre.

Resultado de imagen de la diaspora venezolana

Mientras ocurren estas cosas en ese país maravilloso y hermano, dotado de una riqueza envidiable, capaz de mantener un desarrollo sostenible que envidiarían sus vecinos, nuestro Gobierno progresista trata de salvar la cara ante la tiranía que lo está destruyendo. Lo que le faltaba era asociarse con Podemos para olvidar el sufrimiento de la población de un país que hasta la llegada del chavismo y compañía, gozaba de uno de los niveles de vida más altos de América del Sur.