LA SEGURIDAD PÚBLICA EN EL FÚTBOL ESPAÑOL.

Es complicado, analizar la temporada 2.019/2.020 y compararla con la anterior, por la situación acontecida por la gripe china, que ha alterado el desarrollo de todas las competiciones deportivas. La principal conclusión que se puede extraer, es la evidente disminución de los incidentes respecto del año anterior, aunque se mantiene la circunstancia de que, la totalidad de los hechos acontecidos están relacionados con el fútbol y dentro del mismo, en competiciones de aficionados, fuera del ámbito profesional. Lo mismo se puede decir de la temporada, 2.020/2.021. Si queremos tener una información fiable hay que remontarse a la etapa de 2.017/2.018.

La Memoria de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte,  arroja unos números contundentes que expresan que, la violencia en los estadios de fútbol se ha reducido drásticamente. En 2.018, se produjeron cuatro infracciones de seguridad de las calificadas como muy graves en los estadios españoles ; muy lejos de las 150 que se produjeron en la temporada 2.014/ 2.015.

En esta categoría infractora, entra lo peor que puede ocurrir en un recinto deportivo : muertos o heridos graves por actos violentos ; lesiones por lanzamiento de señales ( de localización marítima); incumplir la prohibición de acceso al campo…

También se ha conseguido, frenar las peleas entre grupos de seguidores violentos o agresiones a otros aficionados. Si en la liga 2.015/16, se dieron 30 de estos incidentes, el año siguiente se redujo a 17, lo que es -prácticamente- la mitad.

Resultado de imagen de La Seguridad en el Fútbol

El cambio ha sido radical y ha ocurrido en apenas cuatro años. Los estadios de fútbol, se han convertido en zonas más seguras, gracias a las medidas impulsadas en las normas establecidas, tanto por el Gobierno central como por la Liga de Fútbol Profesional. Hay un buen control de los grupos ultras de seguidores; todos los clubes profesionales tienen un Director de Seguridad de forma obligatoria; se ha sofisticado la tecnología de la seguridad y de la vigilancia; y las denuncias, con sus correspondiente sanciones, han aumentado.

La excelente coordinación de los Cuerpos Policiales, con la Seguridad Privada que aporta el club, demuestra una profesionalidad que no tiene parangón en Europa, debido al desarrollo de unas normas de actuación que están en permanente mejora. A eso, hay que añadirle la enorme labor pedagógica y de concienciación que se ha hecho y que ha logrado cambiar mucho la mentalidad del aficionado medio, en muy poco tiempo.

Todo lo relatado, no es más que el fruto que ha dado el Plan Estratégico, que se estableció en 2.014, entre las instituciones y los clubes, como consecuencia de la muerte del hincha del Deportivo de La Coruña, conocido como Jimmy ( Francisco Javier Romero Taboada, de 43 años de edad ) y 10 heridos más, ( entre ellos, un Policía ) ; como resultado de los golpes recibidos en una pelea, entre miembros del Frente Atlético y los Riazor Blues, que se produjo en las inmediaciones del entonces Estadio Vicente Calderón, el 29 de noviembre de 2.014. En este altercado, hubo además 20 detenidos y 30 personas más identificadas.

¿ Qué ocurre en este deporte para que haya sido necesario este cuerpo normativo y los numerosos y amplios dispositivos de seguridad ?. Pues que, el hombre paciente se vuelve un poseso; el mesurado comete todo tipo de excesos; el de habla reposada expulsa extraños bichos por la boca. Se igualan por el fervor, el ilustrado y el iletrado, el profesor y el alumno, el adulto y el joven, el creyente y el descreído, el solemne y el bohemio, el hostelero y el cliente. Y por si no fuera bastante, cuando llega el lunes, se deprime el tipo más fuerte. 

Mapa ultra del fútbol español

Después, vienen las redes sociales para amplificar y dejar constancia de tanta locura. Allí, los tipos más normales, interesantes para una tertulia y finos observadores, lo tiran todo de pronto por unos instante de furia, de ira. El más analista y frío, se deja llevar por el terraplén de una rivalidad crispada; se tira por el precipicio social de un comentario desafortunado; se despeña por la cólera y pierde a un amigo en una refriega absurda. Quizás, sean solo los bajos fondos de un espectáculo ritualizado, con belleza, sentimiento y memoria. La parte negra de una liturgia semanal que está incrustada en nuestras vidas.

No dejaremos de sorprendernos, cuando tantos, pierden el equilibrio tantas veces y en tan poco tiempo, sacrifican tantas cosas cultivadas con el tiempo por una mala reacción. Siempre queda la duda, de cuanta verdad oculta hay en un individuo, cuando exhibe reacciones tan airadas y desproporcionadas. De todos los colores, de todas las tendencias, de todas las edades, de todas las posiciones. Los excesos de la pasión, son excesos al fin y al cabo.

Escrito está, desde los tiempos griegos en sus Olimpiadas y romanos en su Coliseo, que la verdadera fiera ruge en el tendido. ¿ Quién tiene en los tiempos actuales, el poder de volver loco al cuerdo, agreste al fino, desequilibrado al juicioso y agresivo al apocado?: El fútbol. El que lo probó lo sabe.

5 comentarios sobre “LA SEGURIDAD PÚBLICA EN EL FÚTBOL ESPAÑOL.

  1. LA SEGURIDAD PÚBLICA EN EL FÚT OL ESPAÑOL.

    La principal conclusión que se puede extraer, es la evidente disminución de los incidentes, en las últimas temporadas 2020/2021.

    Yo he ido con mi nieto algunos partidos en Nueva Condomina, y está todo bien controlado, en las puertas de entrada al estadio de fútbol, por medios de seguridad, te cachean no te dejan entrar con bebidas sin quitarles la chapa o tapón, ni llevar bengalas, petardos, etc.

    En mis tiempos remotos, en la transición y democracia, recuerdo que en el primer partido, la gente se levantaba, gritaba enfurecidas contra el árbitro al no haber señalado una falta o penalti,por una entrada del rival poca ortodoxa y en el tercer partido, me contagiaba de la furia contagiosa colectiva, insultando al árbitro, o al jugador contrario por una entrada o carga violenta, esto me hizo recapacitar, qué eso no era buen proceder, como dices es un fenómeno social, estudio de psicólogos, algunos van frustados al campo de fútbol por los por un sinfín de problemas cotidianos, del trabajo, de la familia, etc., convivencia en casa, con los amigos, en la vida diaria, las facturas de la luz, la nómina que no llega a fin de mes, un sinfín de pequeños problemas que hacen una montaña, y van al fútbol a desahogarse, hasta el extremo que un apocado se vuelve agresivo, escondido en la multitud y anonimato, allí los tipos más normales, desatan sus frustaciones, se deja llevar por el terraplén de una rivalidad crispada, se despecha por la cólera, y pierde la compostura en una refriega absurda.

    Por ejemplo, hay partidos de alta tensión como puede ser: El Hércules de Alicante C.F. contra el Elche Club de Fútbol, los llevan en autobuses o trenes aparte, por separado y custodiados discretamente por la policía nacional, por la enorme rivalidad, pero está todo bien controlado por las fuerzas de seguridad del Estado.

    Afortunadamente, en España es raro ocurra lo que en otros Estadios de Fútbol, por los hinchas o ultras de cada equipo, se controla a todo ciudadano que pasa al campo a ver a su equipo, siendo un ejemplo la excelente coordinación de los Cuerpos Policiales, con la Seguridad Privada, demuestra una profesionalidad que no tiene paragón en Europa, como bien afirmas en tu apreciado comentario, don Juan, con que nos deleitas todos los fines de semana.

    Estupendo artículo y reflexión como todos los que comentan en tu precioso blog: Asuntos Policiales, don Juan

    Me gusta

  2. Querido amigo Juan Francisco, ante todo quiero dejar constancia en este escrito, de lo buen artículo de la semana pasada, en la que dejaste bien claro lo buen abuelo que eres, y de la dedicación que tienes para educar a los pequeños, en temas tan importantes como nuestra historia. Felicidades por la lección que diste a todos los que te seguimos en tu blog.

    Referente al tema que nos describes con el acierto de siempre, tengo que reconocer mi ignorancia desde aficionado al deporte del fútbol, ya que no soy aficionado ni me siento implicado con ningún equipo.

    Pero desde la distancia que me permite analizar a mi corto entender, las consecuencias que produce el fanatismo que existe por parte de muchos aficionados, con reacciones fuera de toda lógica cívica, intento comprender ya que no justificar lo que vemos en los medios informativos.

    Gracias a las fuerzas de seguridad se frena en buena medida la violencia, pero mientras no impere la deportividad y la educación en algunos de los que acuden a éstos partidos, poniendo ante todo el sentido común, y disfrutando del juego en el campo, y felicitando siempre al ganador sea o no de tu equipo.

    De no ser así, y conste que como he dicho antes no soy forofo de ningún equipo, terminaremos haciendo de éstos partidos de fútbol, un espectáculo de riesgo donde tendrán que pasar los asistentes a un reconocimiento y cacheo total, convirtiendo un deporte competitivo en una guerra con dos bandos enfrentados y violentos, por parte de algunos asistentes.

    Para mí y admitiendo las opiniones en contra que habrá sobre éste comentario, tengo que decir que un bello deporte como todos los de otras disciplinas, se ha convertido en un próspero negocio, dónde sólo importan los beneficios que producen, más por los sponsor, y ventas de artículos publicitarios, que por la deportividad local, ya que al principio eran jugadores locales que defendían a su ciudad, y ahora es un mercado de jugadores de todas partes que sólo juegan por dinero, sin apego a la ciudad por la que llevan su camiseta.

    Me producen más simpatía los equipos humildes de pequeños pueblos, en los que juegan vecinos de la localidad y sin intereses económicos, que los grandes equipos formados por directivos empresarios, y jugadores millonarios, que sólo se mueven por los intereses económicos. Pero respeto a todos y desde luego el que no quiera participar no tiene ninguna obligación de hacerlo.

    Gracias a la Policía por su labor en mantener el orden en éstos eventos, y espero que no se molesten los aficionados que no estén de acuerdo con mi parecer, ya que es sólo una opinión personal.

    Un abrazo , Fernando

    Me gusta

      1. En los demás deportes es muy raro que aparezca un episodio de violencia. La respuesta a mi me parece sencilla, es el lugar donde se manifiestan otras cosas que no tienen nada que ver con el fútbol: frustraciones, emociones, problemas…. y lo que es peor pasión, mucha pasión que hace transformarse a los aficionados en personas verdaderamente desconocidas. También los hay que se sienten protagonistas de su personalidad y se desprenden de la coraza que siempre llevamos puesta para dar buena imagen. He presenciado escenas que me dejaban petrificado en mi asiento y totalmente injustificadas. Menos mal que se ha establecido un buen marco normativo donde todas las partes saben su cometido y el régimen sancionador se encarga de todo lo demás: poner a cada uno en su sitio. De ahí al éxito obtenido y la normalidad conseguida.
        Gracias, Fernando por tu comentario. Un abrazo.

        Me gusta

Responder a asuntospoliciales Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.