EL ENIGMA SOBRE LA FECHA DE NACIMIENTO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

Para dar respuesta a esta pregunta, forzosamente hay que acudir al documento de referencia cristiana y base del Antiguo Testamento : la Biblia. Aunque en este apartado, el libro sagrado no dice mucho puesto que no menciona el día y año del nacimiento de Jesús, probablemente porque se escribió casi un siglo después de su fallecimiento y es conocido como se pierde información en el mensaje cuando se transmite de manera oral durante varias generaciones.

Aunque la Biblia si relaciona el hecho con personajes y acontecimientos históricos, como por ejemplo el reinado de Herodes. Los historiadores coinciden en que el Rey de Judea debió de morir en algún momento entre los años IV y I, antes de Cristo. Los Reyes Magos lo visitaron poco antes de su muerte por lo que el viaje de estos tuvo que producirse antes de esas fechas.

Por otra parte, existen serias dudas de que el nacimiento de Jesús fuera un 25 de diciembre. En la Biblia, San Lucas habla de la actividad de los pastores en la zona de Belén durante el tiempo de su nacimiento, cuidando a sus rebaños y a los corderos nacidos durante la noche, algo que sucede en primavera y no en pleno invierno. Además, el 25 de diciembre es precisamente la fecha en la que los romanos, dueños de Judea en aquel tiempo, celebraban sus saturnales, una de sus festividades más importantes donde se adornaban las calles y las casas y también se intercambiaban regalos.

No es casualidad que, para evitar ser perseguidos, los primeros cristianos decidieran -precisamente- esa fecha para celebrar el nacimiento de Jesucristo. Más tarde, en el siglo IV de nuestra Era, cuando el Emperador Constantino del Imperio Romano de Oriente, adoptó el cristianismo como religión oficial del Imperio, conservó el 25 de diciembre como el día de Navidad.

El relato del nacimiento de Jesús (RV60) - Palabra y Gracia

Al día de hoy, los historiadores están de acuerdo en que el nacimiento de Jesús, no se produjo en la fecha que marca nuestro calendario actual, hace 2.021 años. La cronología que utilizamos divide nuestra época en dos partes : la primera sería, Antes de Cristo para lo que se utilizan las siglas AC; y la segunda sería, Después de Cristo y se emplearían las siglas DC. Esta división en el tiempo fue concebida por el monje romano Dionisio, El Exiguo, hacia el año 523 ( DC ) y parece que tiene dos errores significativos.

El primero de ellos, sería colocar el año I DC , inmediatamente después del año I AC , sin pasar por el año 0, un número esencial en las matemáticas actuales y que de hecho, resta un año a cualquier fecha que queramos considerar. Y el segundo es que, Dionisio dió por buena la Declaración de Clemente de Alejandría ( catequista de reconocido prestigio en su tiempo ) de que Jesucristo nació, en el año 28 del reinado del Emperador romano César Augusto, sin tener en cuenta que, durante los primeros años de su mandato se le conoció por su nombre propio de Octavio hasta que el Senado romano lo proclamó como Augusto cuatro años después. Para cuando se descubrió el error, el calendario que todavía utilizamos estaba demasiado implantado para cambiarlo y corregir los cuatro años de desfase.

Si tenemos en cuenta estos errores, el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, debió de producirse en primavera y entre los años 7 y 2 AC. Por lo que Jesús, murió con una edad comprendida entre los 2 y 5 años más de lo que hemos creído hasta ahora que eran 33. Esta suposición informada, se basa además, en que ni siquiera los Evangelios se ponen de acuerdo en su fallecimiento: Marcos, Lucas y Mateo, hablan de un día y Juan de otro. En su libro sobre Jesús, el Papa Benedicto XVI, apoya la tesis de Juan, lo que adelantaría un día la condena y la muerte.

Uno – si no el que más- de los acontecimientos más importantes de la Historia, se mueve en un enorme espacio en el que confluyen la fe, la historia y el misterio. Casi ningún investigador reputado niega que el fundador del Cristianismo, fuese un personaje histórico, crucificado por los romanos en Jerusalén. Pero es cierto que apenas se sabe algo más de lo que cuentan los Evangelios.

Tanto el Evangelio de Mateo como el de Lucas, ofrecen en sus dos primeros capítulos, un conjunto de relatos en torno a la concepción, nacimiento e infancia de Jesús,. Son conocidos tradicionalmente, como los Evangelios de la Infancia. Ambos ofrecen notables diferencias entre sí en cuanto al contenido, estructura general, redacción literaria y centros de interés. El análisis de los procedimientos literarios utilizados muestra que, más que relatos de carácter biográfico, son composiciones cristianas elaboradas a la luz de la fe en Cristo Resucitado.

Se aproximan mucho a un género literario llamado midrás hagádico, que describe el nacimiento de Jesús a la luz de sucesos, personajes o textos del Antiguo Testamento. No fueron redactados para informar sobre los hechos ocurridos sino para proclamar la Buena Noticia de que Jesús es el Mesías davídico esperado en Israel y el Hijo de Dios nacido para salvar la Humanidad. Este es el parecer mayoritario de los especialistas más respetados. De ahí que los mejores investigadores sobre Jesús comiencen su estudio a partir del Bautismo en el Jordán.

También es muy probable que Jesús naciera en Nazaret. Solo en los antes citados Evangelios de la Infancia de Mateo y de Lucas, se nos habla de su nacimiento en Belén y lo hacen -seguramente- por razones teológicas, como cumplimiento de las palabras de Miqueas, un profeta del siglo VIII antes de Cristo, que dice así: Y tú Belén, tierra de Judá, no eres -ni mucho menos- la última de las ciudades de Judá, pues de ti saldrá un jefe que será pastor de mi pueblo, Israel. Por lo demás, todas las demás fuentes, dicen que proviene de Nazaret ( Marcos, Mateo y Juan ) y que era llamado Jesús el Nazareno o Jesús de Nazaret.

10 comentarios sobre “EL ENIGMA SOBRE LA FECHA DE NACIMIENTO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

  1. EL ENIGNA SOBRE LA FECHA DE NACIMIENTO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
    Buen tema has escogido Don Juan, muy bien explicado, como bien dices. En la Biblia, San Lucas habla de la actividad de los pastores en la zona de Belén, durante el tiempo de su nacimiento, cuidando a sus rebaños y a los corderos nacidos durante la noche, algo que sucede en primavera y no en el invierno.

    La fecha “verdadera” del Nacimiento de Jesucristo, es el de 6 de abril). Pero no está todo el mundo cristiano de acuerdo.
    -La fecha de nacimiento de Jesucristo -comúnmente aceptada en la Iglesia es el de 6 de abril. Esta fecha se basa en la interpretación de DyC 20:1 y es apoyada por varios apóstoles y presidentes de la Iglesia. Y otros apóstoles y lideres que no han estado de acuerdo con esa fecha e incluso han presentado otras.

    La Aproximación tradicional del Seis de Abril.

    La fecha del seis de abril como fecha del nacimiento del Salvador parece que tiene su origen con el apóstol y uno de los máximos eruditos de la Iglesia, B.H. Roberts, en 1893 el libro “Outilines of Ecclesiastical History “ Roberts comenta que:
    Yo creo que DyC 20:1, mejor que cualquier otra autoridad. Fija la fecha del nacimiento, o la “venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo en la carne”, y que, por lo menos con el año, está de acuerdo con la computación del calendario Diocesano.
    Esta fecha fue prácticamente canonizada 20 años después con la gran obra de James E. Talmage, Jesús el Cristo, en la cual Elder Talmage fijaba sin lugar a dudas la fecha del nacimiento del Salvador, el seis de abril, basado nuevamente en DyC 20:1

    NO HAY ACUERDO EN LA FECHA EXACTA DEL NACIMIENTO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

    CÓMO SE CELEBRA LA NAVIDAD EN CADA UNA DE LAS RELIGIONES, Fuente documental: by Francisco López 24/12/2021.

    La Navidad cristiana:

    De acuerdo con la tradición cristiana, Jesucristo llegó al mundo la noche del 24 de diciembre. Así, los cristianos celebran el nacimiento del Hijo de Dios y de la Virgen María.

    Los protestantes:

    Dentro del protestantismo hay diferentes ramas, aunque todas ellas tienen en común la festividad navideña. Si nos remontamos a su origen, en sus inicios dejaron de hacerlo durante siglos con el fin de diferenciarse del catolicismo, pero lo recuperaron después.
    A día de hoy, Su forma de celebrar la Navidad es exactamente igual que la de los cristianos, puesto que comparten raíces ambas religiones.

    Los testigos de Jehová:

    Consideran que esta tradición no tiene relación alguna con su religión. Así las cosas, para ellos estos días navideños se viven con absoluta normalidad.

    La Navidad musulmana:

    Para la religión musulmana, Jesús es uno de los cinco profetas más importantes del Islam, y aunque su nacimiento no figura entre las celebraciones oficiales de las fiestas islámicas, siempre se conmemora de alguna manera. Quien lo celebra suele hacerlo en las mezquitas con sus seres queridos, leyendo el Corán o recordándolo en grupo.

    La Navidad según los judíos:

    El judaísmo y el cristianismo, son bastante similar en cuanto religión, a la vez diferentes. Ellos consideran que Jesús no fue más que un profeta y siguen esperando al verdadero Mesías
    Al igual que hace los testigos de jehová, los judíos tampoco consideran que haya que celebrar el nacimiento de Jesús. Pero si festejan Janucá o festividad de las luces, que coincide temporalmente con Navidad. Janucá dura ocho días, y aparece narrado por primera vez en el Talmud, un libro sagrado de los judíos
    Los budistas y los hindúes

    En el caso del budismo:

    Ss curioso ver como sí que celebran la Navidad, pese a no tener las mismas creencias que los cristianos Y es que para ellos es una fecha importante porque celebran que llegó al mundo Cristo. Eso sí, su año nuevo llega en febrero, cuando realmente tienen grandes fiestas.

    En el caso de los hindúes:

    Por último, podemos hablar de los hindúes, que celebran en noviembre el “Diwali”, una especie de Navidad donde lo que se homenajea es el inicio del nuevo año.

    NACIMIENTO O INFANCIA

    Los relatos referentes al nacimiento e infancia de Jesús proceden exclusivamente del Evangelio de Mateo (I, 18-2-23) y del de Lucas (I,5-2,52).5 No hay relatos de este tipo en los Evangelios de Marcos y Juan.

    El Evangelio de Mateo no relata ningún viaje previo al nacimiento de Jesús, por lo que se podría suponer que María y su esposo José vivían en Belén. María quedó inesperadamente embarazada y José pensó en repudiarla, pero un ángel le anunció en sueños que el embarazo de María era obra del Espíritu Santo y profetizó, con palabras del profeta Isaías, que su hijo será el Mesías que esperan los judíos. Unos magos de Oriente, en esas fechas llegaron a Jerusalén preguntando por el “rey de los judíos que acaba de nacer”, con la intención de adorarlo, lo que alerta al rey de Judea, Herodes el Grande, que decide acabar con el posible rival. Los magos, guiado por una estrella van a Belén y adoran al niño. De nuevo, el ángel visitó a José (Mt. 2.13) y le advirtió de la inminente persecución de Herodes por lo que la familia huye a Egipto, permaneciendo allí hasta la muerte del monarca (de nuevo notificada a José por el ángel, que se le presentó, así por tercera vez: Mt. 2,19-29). Entonces, José retornó y se instaló con su familia en Nazaret, en Galilea.

    En el Evangelio de Lucas, se relata que María y José viven en la ciudad galilea de Nazaret. La historia de la concepción de Jesús se entrelaza aquí con la de Juan el Bautista-ya que, en este Evangelio María e Isabel, madre del Bautista, son parientes-y el nacimiento de Jesús es notificado a María por el ángel Gabriel (lo que se conoce como Anunciación: Lc. 1,26-38) El emperador Augusto entonces ordena un censo en el cual cada uno debe empadronarse en su lugar de nacimiento, y José debe viajar a Belén, por ser originario de este lugar. Jesús nace en Belén mientras se encuentra de viaje y es adorado por pastores. Lucas añade además breves relatos sobre la circuncisión de Jesús, sobre su presentación en el Templo, y su encuentro con los doctores en el Templo de Jerusalén, en un viaje realizado con motivo de la Pascual, cuando contaba doce años.

    EVANGELIOS SINÓPTICOS.

    Los estudiosos están de acuerdo en que la principal fuente de información acerca de Jesús se encuentra en tres de los cuatro evangelios incluidos en el Nuevo Testamento, los llamados sinópticos: Mateo, Marcos y Lucas, cuya redacción se sitúa entre los años 70 y 100.

    Fuentes judías:

    .Dos menciones en una obra del historiado judío Flavio Josefo. Antigüedades Judías.

    El primer pasaje de la citada obra que menciona a Jesús es conocido con el nombre de “testimonio Flaviano”. Fue objeto de interpolaciones posteriores por copistas cristianos, y durante muchos años se debatió incluso si en su versión original Josefo aludía Jesús. Este debate fue resuelto en 1971, al aparecer un manuscrito árabe del siglo X, en el que el obispo Agapuio de Hierápolis cita ese texto de Josefo. Ya que la primera copia que se posee de Josefo (la de la Ambrosiana) data del siglo XI, un siglo más tarde, hay que admitir que el texto árabe, anterior, reproduce el de Josefo sin interpolaciones.

    El segundo pasaje no ha solido ser discutido, ya que está estrechamente relacionado con el contexto de la obra y parece improbable que se trate de una interpolación. Se encuentra en Antigüedades Judías, 20.9.I. y se refiere a la lapidación de Santiago, que el texto identifica como hermano de Jesús, un personaje que es llamado del mismo modo en algunos textos de Pablo de Tarse. Anea sin consenso absoluto, para la mayor parte de los autor4ees el pasaje es auténtico.

    Menciones en el tratado Sanhedrin del Talmud babilónico: no está claro si estos pasajes se refieren a Jesús de Nazaret. En sanh.43 a. se dice que Yesua fue colgado “·la víspera de Pascual”, por haber practicado la hechicería y por incitar a Israel a la apostasía. Se mención incluso el nombre de cinco de sus discípulos: Matthai, Nakai, Nexer, Buni y Todah. La mayor parte de los estudiosos data esta referencia en fecha muy tardía y no la considera una fuente de información independiente.

    Fuentes romanas y sirias.

    Breves menciones en senda sobras de Suetonio (c.70-post 126), Tácito (61-117) y Plinio el joves (62-113). Excepto el de Tácito, son más bien referencias a la actividad de los cristianos.
    Existen, algunos textos más. Como el de Luciano de Samósta (segunda mitad del siglo II d.C.) que menciona a Aquel hombre a quien siguen adorando que fue crucificado en Palestina…aquel sofista crucificado”, y otro que, aunque es dudosa, podría ser una referencia a Jesús de Nazaret. Se trata de una carta, conservada en siríano, escrita por un tal Mara Bar-Serapion, en la que se habla de un “rey sabio” condenado a muerte por los judíos. No hay acuerdo sobre si esta carta data del siglo I, II, o III de nuestra era, y tampoco está claro si es o no una referencia a Jesús de Nazaret.

    MILAGROS REVELADOS EN LOS EVANGELIOS
    En total, en los cuatros evangelios canónicos se narran
    – Veintisiete milagros, de los cuales catorce son curaciones de distintas enfermedades, cinco exorcismos, tres resurrecciones, dos prodigios de tipo natural y tres signos extraordinarios.

    TRES SIGNOS EXTRAORDINARIOS:
    1. Multiplicación de los panes y los peces. Es el único de todos los milagros de Jesús que es registrado por todos los evangelios (Mc. 6.32.44; Mt 14-13-21; Lc 9,10-17; Jn 6-1-13)

    2. TRS RESURRECCIONES.
    3. L Resucitó a una niña de doce años, la hija de Jairo
    4. 2 Resucito al hijo de la vida de Jaín
    5. 3 Resucitó a Lázaro de Betania (j. 11-1-44)

    DOS PRODIGIOS DE TIPO NATURAL, en los que se pone de manifiesto, la obediencia de las fuerzas naturales (el mar y el viento) a su autoridad.
    l. Jesús ordenó a la tempestad que se calme y esta obedece
    2. Jesús camino sobre las aguas.

    En esos tiempos, los escribas, fariseos y otros, atribuyeron a una confabulación con Belcebú este poder de expulsar a los demonios. Jesús se defendió enérgicamente de estas acusaciones. Según los relatos evangélicos, Jesús no solo tenía el poder de expulsar demonios, sino que transmitió ese poder a sus seguidores. Incluso se menciona el caso de un hombre que, sin ser seguidor de Jesús, expulsaba con éxito demonios en su nombre.
    PROFECÍAS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO CONCERNIENTES A JESÚS.

    Los libros bíblicos más citados, en ese sentido por los primeros cristianos fueron Isaías, Jeremías, los Salmos, Zacarías, Miqueas y Oseas.

    Me gusta

  2. Hola, saludos y, como antes–ahora no dan ni los buenos días y casi ponen mala cara cuando te ven entrar– rezaban los almanaques de regalo de los bancos, «feliz y próspero año nuevo».
    Tema este de Jesús, controvertido; hay un libro que ha salido hace poco al mercado escrito por un gran erudito español, historiador riguroso y traductor de lengua antiguas, especialista del asunto–Emilio Piñero–donde se puede abundar en ello, también tiene alguna entrevista facilmente accesible en la red muy interesante al respecto.

    Realmente no se sabe si Jesús existió o no, se supone que sí….aunque, en ese caso, debió de ser uno de tantos predicadores del momento…Después, fueron las circuntancias (y San Pablo, sobre todo él), las que, pasados varios siglos, hicieron que su doctrina prometedora sobre la vida eterna, etc, resurgiera casi del olvido que el tiempo hace de las cosas…y hasta hoy.

    Del origen sobrenatural de Jesús casi ni se habla, la propia Iglesia calla cuando se le pregunta al respecto, eso es indefendible…normal, las fábulas son fábulas, aunque aún hay gente–poca– que lo cree a piés juntillas…pero bueno, hay gente para todo, la igorancia abunda en el mundo y más en los países poco desarolllados.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo sí creo en Él y no tengo la menor duda de su existencia. Emilio Piñero, tampoco. Su llegada a este mundo fue para transformarlo y dos mil años después su Mensaje sigue vigente para los millones de seguidores que ha conseguido. Otra cosa son los errores en la confirmación de su vida y milagros que dan mucho de sí para cualquier debate y yo, hoy, he señalado uno en el artículo pero que no resta nada de la importancia que tienen sus enseñanzas para quien quiera conocerlas.
      Un abrazo, José Manuel y gracias por tu comentario.

      Me gusta

  3. LA SANTA BIBLIA

    Textos del Antiguo y Nuevo Testamento.

    Traducidos de la Vulgata Latina y revisados a la luz de los originales Hebreo y Griego.

    Traducción P. José Miguel Petisco, de la Compañía de Jesús.

    Con las debidas licencias de la Conferencia Episcopal Española, Madrid, 11 de Julio de 1995.

    Libro Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. Biblia de la Familia..

    Libro de San Juan:

    Pues amó tanto Dios al mundo, que no paró hasta dar a su Hijo unigénito: a fin de que todos los que creen en Él no perezcan, sino que vivan vida eterna.

    San Juan, capítulo 3, versículo 16.

    Me gusta

    1. Sobre Jesucristo, la Iglesia católica ha construido una historia oficial que no se corresponde con la realidad. Hay muchos sucesos que los investigadores especializados han demostrado que son improbables que se hayan podido realizar. En el bien entendido que se trata del Jesucristo histórico, del real, del que estuvo entre nosotros; no del Jesucristo, hijo de Dios, creador del mundo y del cristianismo, religión que seguimos centenares de millones de personas en el mundo desde hace más de dos milenios y cuyas Enseñanzas siguen plenamente vigentes.
      Gracias Leyre por tu comentario. Un beso.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.