EL PELIGRO DEL NACIONALISMO CATALÁN.

Los nacionalismos, en general, son movimientos políticos arraigados en los sentimientos y en las emociones. A ellos, en España, hay que oponerse con la Constitución en la mano para impedir los vacíos que puedan encontrar y que arrasen con todo. Hay que plantar cara a las emociones y hay que elaborar una serie de relatos que refuercen o acompañen nuestro compromiso constitucional.

Todo el mundo sabe que, el nacionalismo, es un elemento muy eficaz para movilizar a la gente, a la población en general, por ese sentimiento de pertenencia a algo distinto. Si el resto de la sociedad, no tiene nada que decir, no presenta batalla en el mismo plano de las emociones y los vínculos que unen a las personas, se verán desplazados por aquellos a los que no les preocupa esa unión y que, a su vez, buscan comunidades basadas en las etnias y en las lenguas.

Hace años que, las democracias del mundo, sufren peligros y ataque sensibles. En España. el movimiento secesionista catalán, como golpe de Estado populista, está haciendo temblar los cimientos del Estado. En Europa, hay signos preocupantes como el Brexit y los rugidos populistas de Polonia y Hungría. Estos fenómenos tienen una expresión a escala nacional, como el descrédito generalizado de las instituciones de la democracia liberal. Si no se hace nada, barrerán a los contrarios.

El "derecho a decidir": una invención del nacionalismo catalán

Los nacionalismos, saben leer los agravios de la sociedad, explotar el victimismo y dividirla. Pero no se puede oponer con la misma fuerza que ellos porque se mostraría la misma simpleza. Hay que ofrecer algo, una respuesta colectiva que no esté basada en los mitos que teníamos. Hay que identificar los momentos constructivos, que son excelentes, para ir construyendo puntos de apoyo pero sin exagerar, porque nos llevaría a una sociedad asfixiante e imposible de vivir. Es lo que ha pasado en España durante los últimos 46 años, que ha habido una renuncia al mito nacional y con el paso de los años, la propia sociedad se ha debilitado.

Esos mitos necesarios, no se han sabido construir porque no ha habido un plan para ello. En España, siempre se improvisa. Cuando se hizo la Constitución y con ella los cimientos de la democracia, casi nadie de los que protagonizaron ese momento, pensaba que duraría más de cinco años. Eran soluciones para ese instante, para evitar una nueva Guerra Civil y llegar a una democracia lo más rápidamente posible. No estaban pensando en 2.021. Por eso, toda preocupación sobre memoria histórica era un debate que ellos no fueron capaces de prever. Se dieron cuenta tarde.

El nacionalismo intenso que se ha producido durante las últimas décadas, ha calado en todos los ámbitos públicos. Por eso se ha producido una ruptura en la población catalana. Hay una parte de la misma que se ha desconectado, que no está en el mismo sistema y la misma preocupación y que considera que España es una tiranía y existe una opresión hacia ellos. Esta estrategia, enraiza porque es consoladora, porque te permite tener un sentido de la vida.

A la par del independentismo catalán, en España revive el nacionalismo -  The New York Times

Pertenecer a una nación oprimida o a una causa que lucha contra el mal, le seduce a mucha gente. De igual manera que existe un prestigio en reclamarse víctima o un placer en sentirse parte de un proyecto por desarrollar. Es como un sentimiento religioso y es muy difícil oponer argumentos racionales a eso porque no calan. Uno de los éxitos enorme del nacionalismo catalán ha sido inocular ese sentimiento de trascendencia y de misión de la vida en una parte de la sociedad. Es complicado entenderse con eso. Es como si Erasmo de Rotterdam discutiera con el Papa.

Pero todavía quedan elementos de cohesión para combatir ese nacionalismo. Las instituciones españolas son más fuertes de lo que parecen y por eso nuestra democracia está aguantando mucho. Lo que indica que hay más gente razonable de lo que se pueda creer. A veces, nos ciega el ruido que generan los populistas desde un extremo de la habitación. Los síntomas de que la cosa no es tan grave, es el silencio de la mayoría -que no participa en ese debate- donde hay demasiada bronca y un tono inapropiado para plantear preocupaciones.

En el momento en el que estas personas encuentren un discurso en el que se puedan sentir identificados y cómodos, se expresarán. Pero si los que tienen algo que decir, se callan; se hace el juego a los que gritan y ayudan a que se oigan más. Los que tienen inquietud por la democracia deben salir de su silencio y compartir opiniones para no sentirse solos.

El catalán está siempre en peligro?

Es lo que está pasando con la decisión judicial de que al menos, se impartan, en la escuela catalana, las clases en castellano, en un 25%; que apenas hay resistencia. Y eso que debería de ser al revés, 75% en español y 25% en catalán. ¿ Cómo se ha permitido esta monstruosidad ?, que ahora quiere imitar la Comunidad Valenciana.

España tiene una lengua común cuyo uso destaca a nivel mundial por los numerosos países – más de una veintena- que además la tienen como idioma oficial y no se les ocurre otra cosa a estos nuevos totalitaristas, que van oficialmente de progresistas, de obligar a los residentes de Cataluña a hablar un idioma perfectamente inútil en un mundo globalizado, cuando las horas dedicadas a ese dialecto del occitano francés, se podrían utilizar para aprender idiomas muy necesarios para el futuro que nos aguarda como son el inglés, el chino y hasta el alemán.

Y ya en el colmo de esta opresión nazi tan excluyente, se ha presentado el caso de esta familia que pide que se cumplan las leyes y las resoluciones judiciales en la enseñanza de los colegios, respetando el idioma común de todos los españoles, que tienen el deber de conocerlo y el derecho a usarlo, como así está recogido en nuestra Constitución.

Por qué durante la dictadura de Francisco Franco se prohibió la utilización  del idioma catalán? - Quora

La sociedad española, tiene que reaccionar ante este fascismo racista que está separando a familias enteras y hasta la Universidad, donde están pintarrajeando las puertas de los despachos de profesores que se niegan a entrar por el aro de un localismo, fruto de ignorantes y perdedores de la Historia que se retrotraen sobre sí mismos, en lugar de asumir que guardar su lengua no es incompatible con colocar, por encima de ella, la que hablan seiscientos millones de personas en todo el mundo.

Nadie discute y hasta Franco lo entendió y lo permitió ( Omnium cultural, enseñaba catalán líbremente desde los años sesenta ) que, el catalán, es una seña de identidad que tiene reconocimiento constitucional y que hay que preservarlo, pero el irredentismo catalán debería de ganarle al corazón en esa apuesta por una forma de hablar inútil fuera de Cataluña. Es el miedo a la libertad, lo que demuestra el nazismo catalán que intenta amedrentar a una familia y a quien se atreva a imitarla. El nacionalismo, le ha hecho mucho mal al mundo y este catalán, tan cobarde, le puede hacer mucho más de lo que le está haciendo ya a toda España. Hay que decir NO, una y un millón de veces, antes de que estos tarugos tomen del todo su tierra y hasta la española, transmitiendo su odio a toda la península.

13 comentarios sobre “EL PELIGRO DEL NACIONALISMO CATALÁN.

  1. EL PELIGRO DEL NACIONALISMO CATALÁN

    Gracias. Don Juan por ponernos al corriente de la situación actual en Cataluña.
    Pertenecer, a una nación oprimida o a una causa que lucha contra el mal,es el eslogan que exprimen el sector separatista catalán, y le seduce a mucha gente.

    Es como un sentimiento religioso y es muy difícil oponer argumentos racionales a esto porque no calan. Es complicado entenderse con eso. Es como si Erasmo de Rotterdam discutiera con el Papa. Precioso argumento Don Juan. Te felicito, por tu excelente exposición y los remedios para solucionarlos, no podemos caer en la trampa del silencio o pasotismo.

    Hay que defender:_ – La Constitución Española de 1978 que aceptaron los catalanes, de la que ahora pretenden renegar con la excusa de reformar para constituirse en la República Catalana,o convertirse, en una serie de federaciones republicanas al estilo de Pi y Margal.

    El nacionalismo juega con los sentimientos para intentar confundir y dividir a la sociedad catalana, que lo bueno, (según los separatistas), son los mensajes subliminales del sector separatista, y lo malo todo es de España, que según ellos “la oprimen”, esto es falso e injusto.

    El idioma oficial: Es el español que hablan 6OO millones de personas en el planeta Tierra.
    El independentismo,supo catalizar un amplio descontento social en la población: el proceso independentista supone la respuesta populista que se da en Cataluña a las crisis económica y política

    Actualmente, la agenda reformista que es necesaria tendría que ser más amplia, y tiene que ser capaz de ofrecer a la sociedad española un proyecto político renovado que la vuelva a ilusionar, incluyendo a la sociedad catalana
    El reconocimiento de un Estado plurinacional es posible, pero irrealista en términos de viabilidad política.
    Cada país debe encontrar la vía más efectiva y más prudente en términos de bien común para lidiar con las tensiones secesionistas. En el caso español, son tiempos oportunos para explotar las posibilidades que permite el SISTEMA CONSTITUCIONAL VIGENTE para reformular el Estado autonómico e impulsar la reconstrucción de la convivencia social: FUENTE. EL DEBATE EN EL ESTADO. ÚLISSES EN LA CRISIS SECESIONIASTA CATALANA. Por José Mª Castella Andreu/Núria González Campañ.

    Las ideas del federalismo republicano de Francisco Pi y Margall, Presidente del Poder Ejecutivo de la República Española ll de junio de 1873-18 de julio de 1873, pues fue antimonárquico, de ideología republicana y federal, presidente del Poder de la Primera República. y no puede haber un federalismo republicano asociado a la Monarquía, pues España no es republicana y sí monárquica, reconocimiento constitucional de la C.E. de 1978, que es la que impera en la Constitución Española de 1978,que firmaron todas las fuerzas políticas entonces, y que los partidos políticos que renieguen se exponen a ser “ilegalizados”, por ser contrarios a la misma, y a la Ley, en que se basa la libertad, democratización, de la convivencia en España, que se aceptan distintas lenguas,singularidades culturales; pero el idioma y lengua Oficial es el Español, que como he dicho y repito: – Se habla por 6OO millones de personas, y el catalán, es una lengua minoritaria que se habla sólo en Cataluña.
    “Los catalanes no secesionistas tienen una oportunidad el 27_S artículo Política. El PAÍS Vera Gutiérrez Calvo, Madrid, 20 enero 2015 : Societat Civil Catalana (SCC). Una asociación creada en abril de 2014, para dar voz a los catalanes contrarios al proceso independista, recibió este lunes en Madrid, el PREMIO CIUDADANO EUROPEO. La Eurocámara que también ha concedido el galardón a la organización catalana, a propuesta del PP, por defender “la concordia y la convivencia”. Susana Beltrán, vicepresidenta de SCC, subrayó en su discurso que “La Unión Europea, al instituir la ciudadanía de la Unión sitúa a la persona, no a los pueblos, en el centro de su actuación.
    El secesionismo está generando fractura en la sociedad catalana, pero creo que quiénes no están a favor de la independencia están perdiendo el miedo a hablar. (Espero que este optimismo, sea una realidad y verdad, y no hacer de pasotismo o silencio, hay que actuar YA)

    Hay menos activismo político en este sector de la población, desde luego. Pero que la gente no se movilice en la calle no quiere decir que no esté presente. Los independistas creen que por se muchos en la calle van a ser muchos en las elecciones, y eso es el engaño. Yo no creo en las movilizaciones callejeras o ciudadanas, en sí mismas para cambiar las cosas en Cataluña. Son importantes, pero llega un momento en el que la política debe volver a los Parlamentos y a los partidos.

    ¿Qué propone Societat Civil a los 1,9 millones de catalanas que sí votaron a favor de la independencia el 9-N?
    Lo que les tratamos de explicar es que tenemos un problema de convivencia y que en el pack vamos todos juntos, Y que tienen que entender que hay muchos catalanes contrarios a este proceso. De un modo u otro tendremos que encontrar un camino para entendernos. Queremos una sociedad catalana plural. Fuente: EL PAÍS. 20 enero 2015 Vera Gutiérrez Calvo. “Susana Beltrán, Vicepresidenta de Societat Civil Catalana: “Los catalanes no secesionistas tiene una oportunidad el 27-S. LA ORGANIZACIÓN CONTRARIA A LA INDEPENDENCIA RECIBIÓ EL PREMI CIUDADANO EUROPEO.

    Me gusta

    1. Me has dejado abrumado por la catarata de información que manejas y en la que se expone que el secesionismo catalán no es un problema de ahora sino que se arrastra desde hace mucho tiempo y al que no se encuentra una solución duradera. Tu exposición complementa mi artículo y lo enriquece con los datos que has incluido.
      Muchas gracias por tu comentario, tan interesante como siempre. Juan. Un abrazo..

      Me gusta

  2. Toda negociación de reforma Constitución debe ser dentro de la Ley y no se puede cambiar a capricho de los secesionistas catalanes y están en raya roja consentida presunta por el gobierno de España y esto no ocurre en ningún pais del mundo que el gobierno esté coaligado con los separatistas. Buena lección y diagnóstico profesional don Juan. Felicidades por tu artículo. Fdo. Juan Bartolomé Romero Díaz

    Me gusta

  3. En mi opinión, el calificativo de «fascismo racista» referido al nacionalismo catalán es incorrecto. De hecho, los nacionalismos europeos de principios del siglo XX -mal llamados fascismos- simbolizaban todo lo contrario a los nacionalismos diluyentes de sus propias naciones, como es el caso catalán. Pues dichos «nacionalismos proteccionistas» de antaño eran una declaración soberanista de «la patria unida», contra las dos fuerzas invasoras del todo globalistas -la internacional comunista y el supracapitalismo que, de apariencia contrapuesta pertenecían a un mismo contubernio- no pretendiendo otra cruzada que la conquista global del mundo bajo una sola gobernanza.
    Es decir, eran «nacionalismos proteccionistas» como en España fue el caso de la falange de Jose Antonio, que abiertamente denunciaba el comunismo y el capitalismo como las dos grandes amenazas internacionalistas, que ya amenazaban con acabar con todas las soberanías o naciones, por aquel entonces.
    De hecho, las dos ideologías supranacionales lucharon juntas contra los nacionalismos proteccionistas en la segunda guerra mundial, siendo nuestro presente una consecuencia de aquella derrota.
    Hoy al igual que ayer, el supracapitalismo finanza al socialismo mundialista, gobernándolo todo. A cada nación de occidente ya solo le queda de soberanía tan solo la carcasa, y a cada ciudadano una una inexistente «propiedad privada», sin apenas «vida privada».
    Y para terminar de rematar a las viejas naciones europeas, hoy no solo las aniquilan con la pérdida de su sangre autóctona y sus fronteras, sino precisamente con los mini nacionalismos diluyentes, cuyas ideologías no confrontan el globalismo, sino tan solo a la patria madre tradicional y unitaria. Y es que estos nacen y crecen bajo el auspicio de los laboratorios tóxico-políticos, más allá de nuestras fronteras.

    Me gusta

      1. ser distintas y excelente distancia del pensamiento único, hoy tan en boga. A mí la discrepancia me parece bien siempre que mantenga el mismo nivel dialéctico, como ocurre ahora.
        Por lo demás y como siempre, muchas gracias por tu comentario, JuanGa. Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      2. Gracias por responder con la tolerancia y el temple que te caracteriza, a mis más o menos infundadas puntualizaciones.
        Verás: a mi modo de entender, los separatistas/nacionalistas no defienden la «etnia catalana» en absoluto, sino el discurso del odio contra todo lo que les chirríe a España. No son para nada movimientos identitarios basados en la tradición de la sangre y el suelo de sus ancestros -pues la gran mayoría son descendientes de inmigrantes españoles y viceversa tras la reconquista-, sino simples y mediocres agitadores sociopolíticos.
        De hecho, cualquier africano o paquistaní, por ejemplo, que defienda el idioma catalán y el separatismo, y por ende el anti españolismo, es bienvenido a Cataluña… y enrolado gustosamente en sus filas. No son pocas las imágenes de prensa de inmigrantes extraeuropeos residentes en Cataluña, abanderando las manifestaciones separatistas.
        Fíjate en el siguiente el contrasentido: Sí son racistas anti españoles, los autóctonos catalanes que prefieren habitantes extraeuropeos en sus provincias en vez de a sus primos colindantes… afines a su sangre. Con tal de que los nuevos residentes -o simplemente empadronados- defiendan su causa-, los mafiosillos les proveen de mezquitas, viviendas y tolerancias varias, que ya las quisiéramos los españolitos.
        Ya me contarás qué tiene que ver un musulmán asiático o africano por ejemplo, con la cultura catalana, a la hora de la integración.
        Así pues, no son racistas en el sentido peyorativo de la sangre, pues la suya no es otra que la del conjunto de los pueblos de España, mal que les pese, sino racistas de arquetipo.
        También se consideran antifascistas !como no! denunciando reiteradamente al Estado español de ejercer un modelo represivo al más puro estilo fascista¿?.
        Y te lo cuento de buena mano, pues yo personalmente tuve hace tres años una comida con dos famosillos del «cartel separatista catalán» -de los cuales prefiero omitir sus nombres-, donde discutimos abiertamente acerca de todas estas incongruencias… y muchas más. Ni que decir tiene que mis anfitriones finalizaron el acalorado encuentro, a falta de recursos dialecticos, acusándome de pertenecer a los servicios secretos del Estado español. Mi reacción no se hizo de esperar: mis carcajadas de inmediato dieron paso a un !si!, para a continuación darse buena cuenta de su ridiculez. Y ese fue el final del «intercambio multicultural». A día de hoy, todavía me sigo riendo…
        Aclarado el contrasentido racista, demos paso al fascismo:
        O bien ya nadie sabe lo que históricamente fue el «fascio italiano» -y me consta que no es tu caso-, o bien todo el mundo se suma a la propaganda izquierdista de lo que genéricamente ya es un insulto inducido, hacia lo políticamente correcto -y me consta que tampoco es tu caso-.
        El «descalificativo universal» podría haberse gestado contra el régimen más genocida de la historia, el comunista: con más de 100 millones de muertos a sus espaldas… pero eso nunca sucedió.
        Debido a que estos ganaron la II guerra mundial, no solo escribieron la historia, sino nuestro presente.
        El fascismo es el neosatanismo escolástico del nuevo orden mundial… y poco más.
        Ni que decir tiene la connotación negativa del nazismo, por pura asociación cognitiva. Pero fíjate que en mis largos años por las rusias, escuché que siempre usan la palabra «fascist» como insulto a todas horas, pero rara vez escuché la palabra «nazi».
        Creo que ya es hora de que no le sigamos el juego a la dialéctica progresista, tanto en el léxico del insulto, como en el de lo «políticamente correcto».
        De tu enseñanza aprendí la gran diferencia entre la palabra Hispanoamérica y Latinoamérica.
        Ojalá los nuestros pudiéramos usar la palabra «comunista como arma arrojadiza», asociada al verdadero «crimen organizado internacional», del mismo modo que ellos usan la palabra «fascista», inspirada en un pequeño grupo de «patriotas nacionalistas», resistentes de «la internacional comunista».
        Discúlpame amigo mío, por haberme excedido en el texto y la aclaración. Un fuerte abrazo.

        Me gusta

      3. Ya sabes que esta ventana que me he abierto en internet sirve -entre otras cosas- para que entre aire fresco y saludable y expulse a tanta propaganda y manipulación. Discutir con ignorantes no merece la pena, son fanáticos y fieles seguidores de las consignas que les imponen y -a mi juicio- es mejor hacerles ver las contradicciones que arrojan sus teorías para que sepan que socialismo, comunismo, fascismo, nazismo y otros tantos derivados, son ideologías que están en la Historia, que es necesario conocer para que nadie las traiga de nuevo y sobre todo para recordarles a sus promotores que no envuelvan más zapatos viejos en papeles de regalo porque no cuela.
        A mí me llama poderosamente la atención, como en España, ahora, aparezcan comunistas disfrazados de demócratas y además progresistas y haya gente que se lo crea. Yo les enviaría -para que se enteraran bien- a la sección de ciencia ficción de cualquier biblioteca de pueblo. Haría igual con estos nacionalistas de salón, manipuladores convulsivos, falsificadores de la Historia y granujas de profesión que se dedican a crear países artificiales para engañar a la buena gente que reside en esos maravillosos territorios como son el País Vasco y Cataluña.
        Como siempre, JuanGa, gracias por tu comentario y hasta otra…. Un abrazo.

        Me gusta

  4. Dia 6 de Diciembre, día de la Constitución española, feliz día de la Constitución, de la libertad, de la justicia y democracia que encarna nuestra Carta Magna. Se cumplen 43 años de la firma de la primera constitución democrática en España. La primera Constitución escrita por todos y para todos, la primera y única Constitución que ha tenido el refrendo popular, y la única que nos ha otorgado más de 42 años de concordia y de paz.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.