EUROPA NO QUIERE LA INMIGRACIÓN ILEGAL PERO NO ADOPTA NINGUNA POLÍTICA PARA IMPEDIRLA.

Llevamos ya varios años en los que la Unión Europea, se está enfrentando a la entrada en su territorio de inmigrantes ilegales promovida, de manera más o menos velada, por Marruecos, Turquía y Bielorrusia; con el objetivo de obtener réditos políticos y económicos. El uso de los flujos inmigratorios con tales fines, está viviendo ahora un momento particularmente intenso. Refugiados e inmigrantes, se han convertido en moneda de cambio, lo que deriva en el excesivo peso que la Unión Europea otorga a estados vecinos en la gestión de las fronteras. Esa dependencia tan estrecha para frenar la inmigración, se ha convertido en un arma de doble filo que agita a todo el club comunitario.

Un año después de presentar el Nuevo Pacto Europeo de Migración y Asilo, que es la hoja de ruta que debe de guiar la política inmigratoria de la Unión Europea, sigue preocupando la instrumentalización de la inmigración para desestabilizar la Unión y sus Estados miembros. Siguen fracasando, todos los intentos, de acercar posturas, sobre los numerosos asuntos de la agenda migratoria que están pendientes, ahora que se ha conocido que durante el pasado mes de octubre, el resultado de una investigación periodística alemana que revelaba las expulsiones en caliente hacia Bosnia, por parte de Croacia y Bosnia, extremos que han negado ambos países.

La realidad está indicando que, se está dejando en manos de países que no son homologables, democráticamente hablando, porque no respetan los derechos humanos, el cumplimiento del Derecho Internacional de protección de los refugiados y además Europa, pierde capacidad de ser críticos con ellos porque son aliados fundamentales para reducir la llegada de personas irregulares.

Inmigración: Política migratoria de la UE: vidas y valores | Opinión | EL  PAÍS

Marruecos y Turquía saben que, cuentan con un as bajo la manga. Así ha quedado patente en varias ocasiones, la última de ellas ocurrió en el mes de mayo del pasado año de 2.021, cuando más de 10.000 inmigrantes entraron a la fuerza en Ceuta, muchos de ellos a nado, a través de los espigones fronterizos. La acción marroquí alentando el cruce, se produjo como parte de la campaña de malestar por haber permitido la entrada y permanencia en España del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, afectado por la gripe china. Todo ello, en el marco permanente de la guerra diplomática con toda la Unión Europea para imponer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Español.

De igual manera, Turquía hace lo mismo para que cesen las críticas a los ataques armados que hace a las milicias kurdas en Siria; para acallar las voces que le acusan también de un creciente autoritarismo o para reclamar más dinero del que se le abona a cambio de acoger en su territorio a cerca ya de cuatro millones de refugiados sirios

En el caso de Bielorrusia, ya se le advirtió de manera oficial en el mes de junio de 2.021, de organizar el tráfico ilicito de inmigrantes hacia la Unión Europea. Primero a Lituania, después a Polonia y por último, a Letonia. El propósito era presionar para que se levantaran las sanciones impuestas por este motivo, que se habían sumado a las impuestas por Estados Unidos, Reino Unido y Canadá. Aunque se trata de un caso distinto a Marruecos y Turquía porque no ha sido utilizado como un país en transito, sino organizado para personas de Oriente Medio, las autoridades de este país han aprendido que podían utilizar la inmigración como una arma politica.

Canarias pide al Estado que resuelva "con carácter inmediato" la situación  del puerto de Arguineguín

La inmigración irregular es una de las cuestiones que más asusta en el seno de la Unión Europea aunque las entradas ilegales ya no son tan abultadas como en el pasado, si comparamos sobre las 100.000 llegadas en el año 2.019, con las de 2.015, cuando casi dos millones de personas accedieron a territorio europeo. El inevitable parón, debido principalmente, a la pandemia china, ha vuelto a exponer la crisis económica derivada de la misma, su repercusión en el estado de bienestar y la preocupación por el cambio climático. Pero las cifras comienzan a remontar tras la crisis sanitaria. En los nueve primeros meses de 2.021, el número de inmigrantes que han logrado cruzar las fronteras de la Unión Europea, asciende a 120.000, lo que supone 43.000 personas más que en mismo período del años pasado y casi 30.000 más que en el año 2.019.

Las llegadas a España, en igual período de tiempo, han crecido con fuerza como lo demuestra las 25.852 personas que han logrado entrar, un 54% más que en mismo espacio de tiempo del año anterior. Este incremento, lo ha provocado -en gran medida- las llegadas a la Islas Canarias, que se han duplicado.

Sobre la inmigración, España tendría mucho que decir pero carece de la capacidad politica necesaria para que sus demandas puedan ser atendidas. Desde hace años, la posición española ha sido pretender más solidaridad, no solo en el aporte de más recursos sino sobre todo en el reparto en la acogida de las personas que llegan. La idea es la misma que plantea Italia ya que, estar situados en el mar Mediterráneo, no nos hace los únicos responsables de acoger a los inmigrantes. Ambos países no son más que dos Fronteras Exteriores del espacio Schengen, como hay otras tantas.

La nueva política migratoria de Marruecos: papeles sin integración

Como se está viendo, la politica actual europea parece como si fuera una externalización de la politica migratoria que pone a la Unión Europea en una posición de debilidad frente a las estrategias de presión. La alternativa a todo ello sería abrir vías de tránsito, seguras y legales, de forma que la lucha contra los flujos irregulares resulte más legítima y creíble. Hay varios mecanismos para ello que ya existen, como la concesión de visados de trabajo y residencia desde el país de origen; la concesión de visados humanitarios para los refugiados y la apertura de corredores de protección internacional. No habría que innovar en términos políticos sino aplicar herramientas que, lamentablemente, los estados no quieren utilizar.

La solución también pasaría por profundizar las relaciones diplomáticas; fomentar la colaboración institucional y policial y establecer acuerdos económicos para el desarrollo de esos países. Sin olvidar que, el país que no permite solicitudes de asilo, falta al Derecho Europeo e Internacional.

LA EXHIBICIÓN DE SÍMBOLOS FRANQUISTAS.

Se trata de la legalidad… o no, de la exhibición de símbolos franquistas en espacios públicos. Especialmente, de la bandera del águila, como muchos se refieren a ella.

Desde mi punto de vista, mostrar esta bandera  o cualquier otro símbolo de este tipo, no es ilegal. Todos sabemos que no es la bandera oficial española, que es la bandera de otra época, de cuando gobernaba Franco. Pero exhibirla no es ilegal. Ningún símbolo pre-constitucional lo es por sí mismo. Ni lo son los utilizados durante el Régimen de Franco ni los anteriores, ya sean pseudodemocráticos ( como los de la II República ) o no. Esto, habría que enmarcarlo, dentro del derecho a la libertad de expresión que tanto utiliza nuestra extrema izquierda para justificar sus barbaridades ordinarias.

He encontrado una excepción en la Ley de Memoria Histórica, impulsada por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, en año 2.007, que penaliza la presencia símbolos franquistas en espacios dependientes de las distintas Administraciones Públicas.

Por ejemplo, un alcalde no podría poner la bandera del águila en el balcón del Ayuntamiento, alegando libertad de expresión porque iría en detrimento de los símbolos constitucionales y se podría acusar al alcalde de prevaricación. Nadie se puede apropiar de los espacios públicos porque son de todos y se exige neutralidad política. Ni tampoco en cualquier acto oficial de las distintas administraciones públicas, sea central, autonómica o local.

Resultado de imagen de simbolos franquistas prohibidos

En cambio, no es ilegal en los actos privados. El ¡ Viva Franco ! de los nostálgicos, difícilmente se puede considerar delito de odio. Tampoco, mostrar la bandera que todos llaman pre-constitucional, en los espectáculos públicos, sea campo de fútbol, plaza de toros y similares. Ni que se cuelgue en un bar o en el balcón de una casa.

Nuestro Código Penal no castiga la utilización de símbolos asociados al Régimen de Francisco Franco. En octubre de 2.013, cuando el Partido Popular ( PP ) tenía mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, los catalanes de la entonces Convergencia y Unión ( CyU ),  lo propusieron para que se tipificara como delito de la apología y el enaltecimiento del franquismo. El texto que había sido consensuado con el resto de formaciones políticas del arco parlamentario ( Partido Socialista Obrero Español -PSOE- ; Izquierda Unida -IU-; Unión, Progreso y Democracia -UPyD; y Unión del Pueblo Navarro -UPN- ) fue rechazado por la mayoría del PP.

La apología del franquismo, podría entrar en los tipos generales de los delitos de odio que contemplan la violencia, discriminación, hostilidad, humillación, menosprecio y descrédito, contra la libertad y la igualdad. Siempre que la bandera se usara para provocar el odio, por ejemplo, en un discurso reivindicando o proponiendo actos violentos, si se podría haber cometido un delito de odio previsto con penas de multa y prisión de hasta cuatro años.

Para impedir que esto pudiera continuar así, el Partido Socialista que dirige Pedro Sánchez registró en el Congreso de los Diputados en enero de 2019, una Proposición de Ley de Memoria Histórica y Democrática que estaba aparcada desde la legislatura anterior. Se pretendía así , desterrar el franquismo de la sociedad española y todo lo que representó en su momento.

Resultado de imagen de Bandera española de Franco

En el citado texto que aún se encuentra en el trámite parlamentario, aparece como sanción grave, con multa de 10.000 a 100.000 euros, las convocatorias de actos de exaltación del franquismo, su organización y desarrollo. Y el cierre temporal, de 6 meses a dos años, de los locales o establecimientos públicos donde se realicen actos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración del golpe militar de 1.936; de las infracciones de los derechos humanos durante el tiempo que duró la Guerra Civil; de lo que ellos llaman, dictadura franquista o del dictador Francisco Franco; y el comiso de los bienes, medios o instrumentos con los que se haya perpetrado o ejecutado la infracción.

Esta misma semana, los dos partidos que constituyen el Gobierno social-comunista que dirige nuestros destinos, han comunicado con gran algarabía mediática, su pacto para que la ley que se tramita, permita investigar los crímenes del franquismo para que todas las victimas tengan derecho al reconocimiento y la reparación integral por parte del Estado, entre otros objetivos menores. Se trata de un paso más para desencallar la tramitación de la misma, cuyo desenlace está en el aire ya que los restantes partidos políticos que se aliaron para la investidura de Pedro Sánchez y por distintas razones, no están por la labor porque no les conviene, especialmente Ezquerra Republicana que tiene mucho que ocultar por los crímenes cometidos en la retaguardia catalana.

El obstáculo principal que impedía este propósito, hasta ahora, era la Ley de Amnistía, promulgada en 1.977 y por eso se pretende modificarla. La mayor parte de la comunidad jurídica considera que esta pretendida reforma no tendrá consecuencias y esos supuestos delitos no podrán ser enjuiciados. Y si todavía queda alguna duda y pese al empeño gubernamental, el Tribunal Constitucional cerró el pasado septiembre, esta vía para investigar al franquismo que intenta abrir ahora el Gobierno. Fue a través de un Auto, en el que inadmitía a trámite un Recurso de Amparo, presentado por el antiguo Secretario General del Partido Comunista Español ( PCE ), Gerardo Iglesias, por las detenciones y supuestas torturas que sufrió entre 1.964 y 1.974. Esta denuncia, presentada en el año 2.018, ya había sido archivada sucesivamente por un Juzgado de Oviedo y por la Audiencia Provincial de Asturias.

El Gobierno contabiliza 43 símbolos franquistas en cuarteles de la Guardia  Civil

A pesar de todas las hostilidades desplegadas por la coalición socialcomunista y muy contrariados por lo que supone la ruptura de sus planes para erradicar el franquismo de la historia y las mentes de los españoles, ayer sábado, día 20 de noviembre y como recordatorio del fallecimiento de quien fue Caudillo de España durante 40 años, estaba previsto la celebración de diez misas, en todo el territorio nacional, en sufragio por el alma de Francisco Franco y todos los caídos por Dios y por España. Estas ceremonias religiosas, estaban organizadas por las respectivas delegaciones territoriales de la Fundación Francisco Franco.

La primera de ellas, debía de haberse celebrado el jueves, día 18 de noviembre, en Alicante, que tuvo que ser suspendida, ante las amenazas de la Comunidad Autónoma Valenciana, de que sancionaría su celebración porque este tipo de homenajes iba contra la vigente Ley de Memoria Histórica, según su criterio. Las restantes, no han recibido avisos de ninguna clase en sus respectivos demarcaciones y se celebrarían en Sevilla, en la iglesia de El Salvador, uno de los templos católicos más queridos y admirados de la capital andaluza. Seguida por la de Badajoz, en el Convento de Las Descalzas; Santa Cruz de Tenerife, en la Iglesia de San José, que dispondrá de protección policial ante la posibilidad de ataques de grupos que se denominan antifascistas, como ya hicieron en el año 2.019; en la Capilla del Sagrario de la Catedral de Granada; en la Parroquia Nuestra Señora del Valle, en Ceuta; en la Iglesia de Santiago El Mayor, en Zaragoza; en la Iglesia de San Torcuato, en Zamora; y la última de este día, en la Parroquia de San Vicente de Paúl, en Albacete. En Madrid, será en la Parroquia de los Doce Apóstoles, pero ya el lunes día 22; y en la Parroquia de Stella Maris, en Málaga, el martes día 23 de noviembre.

Si se aprueba esta Ley que ahora se está debatiendo y en los términos descritos, los social-comunistas habrán conseguido imponer su versión de los hechos, distorsionándolos hasta el extremo de que los perdedores figuren como vencedores.

PARA ETA: NI OLVIDO, NI PERDÓN.

Se acaban de cumplir diez años desde que la organización terrorista ETA, anunció el cese definitivo de la actividad armada y en el que reclamaban además, un diálogo directo con el entonces Gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero, para resolver las consecuencias de lo que ellos llaman conflicto y que pasaban por atender la situación de los presos de la banda armada y de los militantes que vivían en la clandestinidad y que con eso, se había acabado todo. Fue el 20 de octubre de 2.011. Después, hemos podido comprobar que, esa pretensión no era cierta y quedaban muchas cosas por arreglar: el perdón a las víctimas de su barbarie; las indemnizaciones correspondientes por sus acciones y sobre todo, el esclarecimiento de casi cuatrocientos atentados que están pendientes de resolver, la identificación de sus responsables y el sometimiento a los tribunales de justicia.

De no cumplirse lo anterior, estaban cerrando en falso su equivocación, mantenida durante cincuenta años, de que podrían conseguir la independencia del territorio vasco a través de una violencia a base de sangre y plomo. Todavía recordamos como este grupo de descerebrados, sembró de cadáveres de hombres, mujeres, niños y ancianos, durante años, las calles y plazas de España. Entre finales de la década de los años setenta y comienzos de la de los ochenta del siglo pasado, el asesinato de un policía, un guardia civil, un militar o un paisano, llegó a ser cosa diaria. El método variaba poco: bomba o tiro en la nuca. No había discriminación entre las víctimas, daba igual que fueran militares o civiles, solteros que casados, jóvenes o mayores, niños o adultos, lo que de verdad importaba era su número: cuántos más fallecidos, mejor.

Ahora, los grupos políticos de la izquierda, con la inestimable colaboración de los sectores nacionalistas vascos y catalanes, quieren que lo olvidemos porque dicen que son cosas del pasado, que hay que perdonar aquel salvajismo para conseguir la normalización y el equilibrio en las sociedades que lo cobijaron. Y yo les digo: que el terrorismo que asoló aquellos años el suelo patrio, no lo podemos olvidar de ninguna de las maneras. Porque fue muy doloroso lo que sucedió y los españoles lo llevamos en la memoria colectiva, en lo que somos.

Frente Atlético on Twitter: "NI OLVIDO, NI PERDÓN #11M2015  http://t.co/jQ6m48xl4u"

Si el Gobierno socialcomunista que ahora está dirigiendo nuestros destinos, está empeñado en acercar a lo presos de esta organización criminal, a sus familiares, en sus domicilios vascos, no es más que una prueba más de su debilidad parlamentaria y el precio que tiene que pagar para seguir gobernando a los españoles. Más allá de sus intereses políticos, no está interesado en el coste de esos apoyos aritméticos, ni en las limitaciones morales de las que carece, cediendo ante los que quisieron acabar con nuestra identidad.

Ahora bien, el Gobierno puede hacer lo que quiera para sobrevivir a la legislatura pero nosotros, los ciudadanos de a pie, de olvidar, nada. Nunca pensé que un político, tuviera el valor de intentar continuar en el poder a cambio de negociar con asesinos que quisieron acabar con nuestro país y que fueron los verdugos de hasta algunos de sus compañeros de partido político. Pero hay que negarse a que generaciones actuales y sobre todo, venideras, desconozcan lo que fue ETA y el daño que produjo. No se puede olvidar, ni tampoco perdonar ya que es lo único que nos deja este Gobierno. ¿ Cómo vamos a perdonar aquellas atrocidades que ocasionaron tantas viudas y tantos huérfanos ?.

La vergüenza que tendrá que arrastrar el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez por haber hecho esto, además de transferir la gestión penitenciaria al Gobierno regional vasco, le perseguirá hasta el fin de sus dias. Y será la misma que la nuestra, si consentimos que se olvide este capítulo negro y horrible de nuestra Historia. Porque al puerto al que nos dirigimos, se borrará para siempre y llegaremos, tal vez, al mismo del que salimos, al que se sostiene sobre esa violencia y ese miedo del que queremos escapar.

Superar el dolor entre "la huella permanente de ETA"

El ser humano no puede olvidar porque ese es un lujo que no se puede permitir nadie. Y no se trata de rencor, ni se trata de vivir anclado a algo que ya no provoca nada necesario para la persona. No olvidar supone saber de dónde venimos para poder manejar el timón tratando de llegar a un puerto que siempre vemos, difuminado en el horizonte pero del que sabemos que está allí, esperando a que lleguemos para gozar del descanso eterno. Eso es todo.

No se puede olvidar aunque el recuerdo esté construido sobre el terror, sobre el dolor o sobre la violencia. Y con esa Historia estamos obligados a trazar el rumbo que nos lleve a evitar situaciones parecidas. Solo el horror puede ahuyentar al horror, solo el amor puede atraer al amor.

Desde los seguidores de esta organización asesina, manifiestan que aún quedan conflictos por resolver como la libertad de los presos etarras porque si no, no habrá paz. Este es el relato de la izquierda separatista, que trata de imponer hoy a las nuevas generaciones para justificar que existe un Estado opresor y una Policía represora contra el País Vasco, con el objetivo de silenciar los años de terror. Frente a ellos se encuentran las víctimas de esta masacre que no permiten que caigan en el olvido los más de 857 asesinados y 2.000 heridos. A ello habría que añadir 84 secuestros y más de 300 crímenes sin resolver.

Ni olvido ni perdón para los asesinos etarras - Periodista Digital

Si bien, hoy, nueve de cada diez españoles ve el fin del terrorismo como algo positivo o muy positivo, la opinión de quienes han perdido a sus familiares o han logrado sobrevivir a los atentados. dista mucho de esa realidad que muestra la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas ( CIS ) y que coincide con el discurso triunfalista del Gobierno de la Nación. La sensación entre las víctimas es que, finalmente, ETA continúa viva políticamente y que son ellos los vencidos.

Prueba de lo anterior es que los herederos de ETA, organizados a través de Bildu, cuentan con 21 diputados en el Parlamento Vasco, siete en el de Navarra y cinco en el Congreso de los Diputados. Ese es el balance de que los partidos que han legitimado el terrorismo, están triunfando. Lo que se traduce en que, la sociedad vasca no solo no ha realizado autocrítica alguna sino que además, premia a los partidos que más cerca han estado de los terroristas. Ahora ETA no mata con bombas o con pistolas, pero sí conciencias y todo ello con la pasividad interesada con los poderes del Estado. Hoy, Bildu, es uno de los partidos que sostiene al Gobierno de Pedro Sánchez para vergüenza de los españoles de bien.

EL ACOSO SEXUAL EN LA UNIVERSIDAD

Todos los casos de acoso sexual en la Universidad española han pertenecido -históricamente- a lo que he denominado con anterioridad « criminalidad oculta «, esos delitos que por una razón u otra no llegan a conocimiento de la Policía y no forman, por tanto, parte de la Estadística Criminal. Pero ahora y afortunadamente, esa tendencia está en franco retroceso y cada día, son más las infracciones penales que se denuncian para así poder identificar y castigar a los culpables. Esto permite conocer a los depravados y separarlos de su función docente que les ha servido de parapeto durante muchos años. O a los compañeros de curso o Facultad que han confundido o aprovechado una relación de amistad con otra cosa.

He conocido un estudio de la Universidad de Barcelona ( UB ) que afirma que, seis de cada diez universitarios españoles han sufrido o conocen casos de violencia sexual en las aulas. Las universidades españolas, se encuentran desde hace tiempo, con un problema de primera magnitud que afecta no sólo a la seguridad y salud de los estudiantes, sino también a su propio prestigio.

Mientras que en España, hasta ahora se venía manteniendo la postura de negar los casos para mantener la reputación, encubriendo el acoso y represaliando a quién lo destapa ; en otros países, como por ejemplo Estados Unidos, el prestigio procede de posicionarse en contra. Aquí cuando se denuncia un caso de acoso, lo primero que se hace es dudar de la mujer porque aún existe ese mito de la » Eva » perversa; de que las mujeres son malas y que por tanto, hay que controlarlas.

Las universidades españolas, en contra del acoso sexual

Si la primera voz de alarma llegó desde un caso en Barcelona, que terminó archivándose ; la más sonada y mediática y que además ha marcado un precedente vital para las víctimas, lo ha hecho desde el sur. A principios de 2017, un juzgado de Sevilla condenó a un catedrático de Ciencias de la Educación, de la Universidad de Sevilla, a siete años de prisión por abusos sexuales y lesiones a tres profesoras de su Facultad. La Universidad primero y un juez después, le han prohibido ir al centro universitario.

Este caso, ha destapado » la ley del silencio » que había imperado a su alrededor mientras que el catedrático cometía sus fechorías. En la intimidad de su despacho o incluso en los pasillos del edificio, se abalanzaba sobre ellas y contra su voluntad, empezaba a besarlas, tocarlas y rozarlas con sus genitales.

Mientras que el profesor mantuvo sus clases sin que la Universidad lo suspendiera, alegando que había remitido el asunto a los juzgados y hasta tanto no se pronunciara la justicia no podían castigarlo, las víctimas vivieron su infierno particular tras interponer la correspondiente denuncia. Una se tuvo que ir a trabajar a otra Universidad ; otra vive con miedo a encontrárselo por la Facultad y la tercera se ha marchado a otro país. Las tren sufren secuelas : dos siguen tratamiento psicológico por ansiedad y depresión y la tercera, ha llegado a tener pensamientos suicidas.

Según los expertos, no existe un perfil psicológico para el acosador, eso es un mito. Se trata más bien de un problema de poder y falta de protección a las personas expuestas a los abusos, no de personalidades. Esa falta de protección afecta tanto a las personas que sufren el acoso como a las que tratan de defenderlas.

Violencia sexual en la universidad, por Carlos Meléndez | OPINION | EL  COMERCIO PERÚ

Después de este caso, las Universidades españolas se han visto obligadas a actuar de otra manera. Están reaccionando a golpe de escándalo y creando protocolos contra el acoso y abuso sexual. La mirada está puesta en Estados Unidos, donde llevan décadas luchando contra esta lacra. Allí el nivel de tolerancia es cero y en algunas Universidades, ofrecen charlas de prevención contra el acoso a comienzo del curso académico y tanto los profesores como los alumnos están obligados a denunciar cualquier caso que conozcan.

En otras, existen oficinas específicas donde todas las denuncias son investigadas y contestadas. Si se consigue probar la denuncia, la Universidad expulsa al docente inmediatamente.

En el caso de España, la lucha es incipiente. La Ley de Igualdad, creada hace catorce años, obligaba a las Universidades a tener Unidades de Igualdad y contar con un Protocolo para responder a estas denuncias y a tenor de los resultados, parece que no ha sido suficiente. Lo primero que hay que hacer es aceptar que el acoso está sucediendo hoy en, prácticamente, todas las Universidades y a partir de ahí, desarrollar varias líneas de actuación que atiendan la prevención, la detección, la formación y la resolución de los casos.

Resultado de imagen de acoso sexual en la Universidad

Así , mientras las instituciones toman cartas en el asunto muy lentamente, las víctimas se tienen que organizar en redes para empujar a las Universidades a que cumplan con sus procedimientos antiacoso y lo que está escrito no sea papel mojado.

Según estudios publicados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ; un 33% de universitarios españoles, asegura haber sufrido acoso. Un inquietante 16% de alumnos varones, reconoce haber cometido algún tipo de agresión, desde la amenaza a la manipulación. Un 1,7% admite haber cometido una violación. La Universidad Complutense de Madrid, abrió en el curso 2014 – 2015, 703 expedientes de acoso.

En cambio, en los últimos cinco años, la Unidad de Igualdad de esa Universidad, ha gestionado 70 denuncias del Protocolo Antiacoso y una cifra similar de casos de alerta: personas que reclaman justicia pero no quieren implicarse por escrito. Sin nombre y sin denuncia, no se pueden seguir los casos; sin embargo, la puerta siempre está abierta pata la atención psicológica.

 

EE.UU.: el escándalo por las denuncias de acoso sexual en la Universidad de  Berkeley - BBC News Mundo

Y es a través de esa puerta, cómo han descubierto un asunto que les preocupa pero en el que no pueden hacer nada más que acompañar y concienciar porque se trata de un tema netamente policial: las agresiones sexuales que ocurren dentro de supuestos amigos, de chicos a chicas de su misma pandilla en una noche de fiesta. He podido confirmar que no hay datos policiales para dimensionar el alcance que tienen estas agresiones en pandilla.

Esta Unidad de Igualdad, puso en marcha en enero de 2.017, un Protocolo que se centra en casos de acoso sexista ( discriminación por causa de género ); sexual o de orientación sexual ( homofobia ). Los casos abiertos hasta ahora son variopintos y en muchas ocasiones, confluyen en uno distintas razones, como acoso sexual y sexista.