LA INVASIÓN DE CEUTA, REALIZADA POR MARRUECOS, HA FRACASADO.

Utilizar, como carne de cañón, a miles de parias generados por la injusticia propia para invadir una nación soberana, vecina y, teóricamente amiga; dice mucho del carácter de un régimen que, formalmente, es una democracia y materialmente, un Estado policial, coronado por un sátrapa corrupto.

Marruecos, sigue siendo el vecino molesto con el que hay que convivir porque su enemistad podría ser peor. Su colaboración, en la lucha contra el terrorismo islámico y la inmigración irregular, es imprescindible. Mejor conllevarse con paciencia que romper, en un arrebato de indignación, por alguna de sus bravatas, presiones y chantajes.

En esta ocasión, Mohamed VI, ha cosechado un rotundo fracaso. El Gobierno español, ha actuado correctamente, con serenidad y firmeza, -50 millones de euros aparte- bajo el paraguas de la Unión Europea, que ha estado a la altura de las circunstancias.

Así organizó Marruecos la invasión de Ceuta: los 'mkadam' corrieron la voz  y llenaron autocares

La visita del Presidente español, Pedro Sánchez, a Ceuta y el reforzamiento policial y militar de esta ciudad autónoma, ha tenido el doble objetivo de defender la frontera y socorrer a los pobres marroquíes que fueron engañados, creyendo en el señuelo de sus propios gobernantes. Seguridad y humanidad, no tienen que estar reñidos. De paso, la Unión Europea le ha recordado al invasor que, desde el año 2.007, han recibido centenares de millones de euros para vigilar la frontera sur de Europa y miles de millones de euros más, en otros tipos de ayuda.

Convendría recordarle a nuestro inamistoso vecino que, más de las dos terceras partes de los autores de los atentados yihadistas en Europa, durante los últimos años, eran de nacionalidad marroquí. Y que la zona norteafricana marroquí de costa mediterránea, más conocida como el Rif, es el primer productor mundial de cannabis con la complacencia ( sobornos ) de las autoridades locales. El Informe Anual de Drogas, de la Organización de Naciones Unidas ( ONU ), sitúa su cosecha para este año, en 40.000 toneladas, que valdrían en origen -precio para los agricultores- unos 200 millones de euros que, en manos, de las correspondientes mafias, multiplicarán su valor por 50, en la venta al por menor en toda Europa. El intenso tráfico de esta mercancía por el Estrecho de Gibraltar, es motivo frecuente y justifica la presencia en las costas españolas de Cádiz y Málaga, de delincuentes de todas las nacionalidades.

En la actualidad y en sus relaciones con la Unión Europea, Marruecos goza de privilegios agrícolas, con cupos frecuentes de frutas y hortalizas, bajos aranceles, con precios de entrada que hacen la competencia a los agricultores, andaluces, canarios y murcianos, y además, con los mismos calendarios de producción. Los acuerdos de pesca, han provocado sentencias del Tribunal de Justicia Europeo que no reconocen la soberanía, ni la jurisdicción de Marruecos sobre el antiguo Sáhara español.

El presidente de Ceuta comunica 180 incidentes tras la invasión marroquí:  'El ambiente es de estado de excepción' - La Gaceta de la Iberosfera

Mohamed VI, ha perdido la batalla mediática europea contra España y hasta dentro de su propio país. El monumental engaño con el que llevaron a los niños a territorio español, entre otras falsedades para ver jugar al fútbol al famoso astro internacional, Ronaldo, ha dejado la imagen de menores regresando a Marruecos tristes y por voluntad propia, a modo de Cruzada de los Niños.

La prensa europea, principalmente francesa y alemana, han estado comentando que la reputación marroquí sale muy dañada y advertía que su brillante diplomacia, ha ocultado -sistemáticamente- un régimen de represión que encarcela a los disidentes y periodistas críticos con el régimen.

En el interior del país africano, se han escuchado -por primera vez- críticas abiertas contra su Gobierno y la utilización de la Policía, para engañar a los niños y usarlos de manera tan cruel. Las imágenes que han circulado a nivel mundial,. viendo como los policías y militares españoles salvaban a unos chavales de unas aguas a las que fueron empujados por sus propias autoridades. Esto conmueve a cualquier persona. La invasión marroquí de Ceuta, está dejando una amarga resaca, dentro y fuera de Marruecos, que ha dejado al descubierto su régimen medieval.

Imbroda (PP) tacha de "invasión sin armamento" la llegada de miles de  marroquíes a Ceuta y Melilla

El pasado 10 de junio, el Parlamento Europeo plantó cara a Marruecos por utilizar a niños en Ceuta en su chantaje por el Sáhara Occidental. Aprobó una Resolución para poner en la diana -por primera vez en déc adas- su abuso de los derechos humanos, advirtiéndole que no puede instrumentalizar a los menores para promover su agenda interna sobre el Sáhara. es decir, censura el uso de menores por parte de Marruecos, con fines políticos. Ni siquiera las protestas pacíficas del Rif, en el 2.017, fuertemente reprimidas por las autoridades marroquíes, desencadenaron una reacción de este tipo, por parte europea.

Este contundente e inusual varapalo hacia Marruecos, contempla cuatro mensajes directos: las fronteras nacionales son inviolables; la amenaza sobre la soberanía territorial de un Estado miembro es intolerable; el país debe de respetar la Convención de los Derechos del Menor de la Organización de las Naciones Unidas ( ONU ) que firmó en 1.990 y la postura europea sobre el Sáhara sigue intacta: acuerdo político bajo el paraguas de la ONU y con arreglo a las Resoluciones del Consejo de Seguridad.

El efecto bumerán contra Marruecos de la oleada migratoria en Ceuta

Ahora que ha pasado ya un mes y por tanto, la parte álgida de esta crisis, las autoridades ceutíes le están recordando al Presidente del Gobierno que no olvide que todavía quedan rezagados, por repatriar, unos 3.000 magrebíes, ( de los 10.000 que entraron ) entre adultos y menores, casi todos ellos en una situación de absoluta precariedad, por lo que la situación actual es insostenible, con un costo mensual de 3 millones de euros, entre el alojamiento de unos 1.000 que son menores, la asistencia sanitaria y la seguridad privada.

Al margen de la gravedad de la situación humanitaria para una ciudad de las dimensiones de Ceuta ( 18,5 km ), esa coyuntura también acarrea consecuencias para la tranquilidad y seguridad de los ceutíes que ven a diario a unos 2.000 marroquíes en situación ilegal deambulando por las calles, cuyo objetivo es saltar a la Península, buscando la red familiar de apoyo europea. Ya han instalado asentamientos en las afueras de la ciudad y ocupado edificios abandonados. Lo que da lugar a numerosas reyertas entre ellos.

REPUDIO VASCO A LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE FÚTBOL.

El rechazo de las instituciones públicas vascas a la selección española de fútbol dura más de medio siglo. Hay que remontarse a 1.967, para tener referencia de un encuentro del conjunto nacional en el País Vasco y desde entonces el agravio ha sido constante.

El último, se ha materializado al confirmar la UEFA ( Unión de Federaciones Europeas de Fútbol ) que Bilbao no será sede de la próxima Eurocopa, con arreglo al comunicado hecho público el pasado 21 de abril por las organizaciones que integran el organismo Sede Bilbao ( Ayuntamiento, Diputación Foral de Vizcaya y Gobierno Vasco ) que se iba a celebrar en el estadio Nuevo San Mamés.

Las presiones y duras exigencias impuestas por el Gobierno regional, escudándose en motivos sanitarios, han hecho imposible que Bilbao acoja a la selección española de fútbol, como pretendía la UEFA, al incluirlo como una de las posibles 12 bases seleccionadas, tras 53 años de ausencia.

La última vez que el combinado nacional jugó en tierras vascas, fue el 31 de mayo de 1.967, en el viejo San Mamés, frente a Turquía, en un partido correspondiente a la fase de clasificación para la Eurocopa de 1.968 que se iba a celebrar en Italia. España, se impuso por 2-0, con goles de los madridistas Grosso y Gento. Aquel fue el último de los seis partidos que España ha disputado en Bilbao y, pese a la victoria, no le sirvió para llegar a la fase final de la Eurocopa, entonces restringida a cuatro equipos. En San Mamés, España nunca ha perdido. El balance ha sido de 3 victorias y 3 empates.

Sevilla reemplazará a Bilbao como sede de la Eurocopa 2020

Además de Bilbao, San Sebastián es la otra ciudad vasca que ha albergado un partido de la selección nacional. Fue en 1.923, en un encuentro amistoso contra Francia. Desde entonces, el veto se ha mantenido a lo largo de los años.

Es conocido que, el combinado nacional no es bien recibido en amplios sectores institucionales y sociales vascos. No en vano, la izquierda separatista se ha encargado de realizar durísimas campañas contra lo que considera una herramienta para el adoctrinamiento político con el único fin de españolizar la región vasca.

La última prueba, ha sido la respuesta brutal de las juventudes de la izquierda radical e independentista, ante la selección de Bilbao como ciudad-sede, llenando el centro de la población con carteles de la imagen del capitán del equipo nacional, Sergio Ramos, pisoteada por el jugador francés Eric Cantona, con fondo del escudo de España. Sobre ella, una multitud con banderas vascas y el lema: ¡ No a esta Eurocopa !. Con la Tierra Vasca no se juega

Carteles de Cantona pisando la cabeza a Sergio Ramos como protesta co

Durante la final del Campeonato Mundial de Sudáfrica, en 2.010, donde España consiguió su primer trofeo mundial, la euforia que llevó a miles de ciudadanos a celebrarlo por las calles, en Bilbao apenas se dejó sentir y las autoridades tampoco lo promovieron. Los dos ayuntamientos principales de la región, el de Bilbao y el de San Sebastián, se negaron a sacar pantallas a la calle. En Baracaldo, las que se instalaron, fueron saboteadas. Lo que a los vascos les gustaría, es el reconocimiento de su propia selección y lograr el sueño de jugar contra España, como dijo el antiguo seleccionador del conjunto español, Javier Clemente, el pasado noviembre.

La decisión tomada por la UEFA, a la vista de la intransigencias vasca, de sustituir Bilbao por Sevilla, como sede para la celebración de cuatro partidos de la Eurocopa de Naciones, ha supuesto una enorme alegría para la ciudad andaluza y también para la afición a este deporte-rey. El impedimento mayor expuesto por las autoridades vascas de que sus indicadores de infección del virus chino, impedían que los encuentros se celebraran con público, como exigía la UEFA con un 30% del aforo, va a suponer que, por lo menos 16.000 espectadores puedan acudir al estadio de La Cartuja sevillana. El Gobierno vasco había exigido que el 60 de su población estuviera vacunado y al no poderlo conseguir, no podía permitir el acceso de público al estadio Nuevo San Mamés.

Ciudades para el Siglo XXI - Sevilla, la ciudad y el río II parte - RTVE.es

La celebración de la Eurocopa en el estadio olímpico sevillano de La Cartuja, será el punto de partida de la auténtica recuperación del sector turístico de Sevilla, donde dejará un impacto directo de 61 millones de euros -según la estimación realizada por el Ayuntamiento de la ciudad- teniendo en cuenta el gasto en hoteles, restaurantes, comercio y transporte. La cifra se eleva a 203 millones, si se incluye la repercusión mediática generada por las retransmisiones de los partidos que seguirán unos 5.000 millones de espectadores.

El calendario previsto, establece que los partidos a celebrar en la capital andaluza, serán los correspondientes al Grupo C, en el que está incluida España, junto con Suecia, Polonia y Eslovaquia. El debut, será mañana, con un España – Suecia a las 21,00 horas. Espero que haya suerte….. y ganemos, claro.

Por si a alguien le quedaba alguna duda, el pasado día 18 del presente mes, el Gobierno regional vasco autorizó el regreso del público a las competiciones deportivas y abrir los estadios de fútbol, sin cumplir las exigencias que puso a la UEFA, estando peor los indicadores sanitarios. La decisión se ha tomado siendo la tasa de incidencia, las camas UCI y el nivel de vacunación más graves que las condiciones impuestas para ver a España en el Nuevo San Mamés.

EL SUPREMACISMO CATALÁN APLICADO A LOS CUERPOS POLICIALES DEL ESTADO.-

¿ Cuántas líneas rojas nos quedan que cruzar en la degeneración de la salud democrática de la sociedad española ?. Cada día sucede más y por importante que parezca la última transgresión, la siguiente es peor. Me estoy refiriendo a utilizar el poder con el fin de aplicar un sesgo ideológico que discrimine a unos vecinos contra otros, para, en este caso, ponerles o no la vacuna contra la pandemia china.

Para hacer esto, hay que ser muy canalla y es lo que ha ocurrido en Cataluña, donde a finales del pasado mes de abril, el Gobierno autonómico catalán -entonces interino- postergó hasta lo máximo que pudo que se pusiera cualquier vacuna a los hombres y mujeres que integran el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil. Poniendo todo tipo de subterfugios y excusas para no convocarlos, como sí se había hecho con el resto de personal esencial: docentes, bomberos, policías autonómicos y locales. Todos los que necesitaban una rápida protección, porque están en la primera línea de riesgo, para contagiarse durante su labor profesional, con un virus que ya ha causado en España, más de 100.000 muertos aunque oficialmente no se admitan más de 80.000 fallecidos.

En un trozo de España, habita de nuevo entre nosotros, un hostigamiento inquisitorial perpetrado desde las instituciones catalanas, que son de todos, para negarles a un sector de la población, la identidad y los derechos más básicos, etiquetándolos de apestados.

Quejas de Policía y Guardia Civil por retrasos en recibir la vacuna en  Cataluña | Cataluña

El dato era palmario: habían sido vacunados el 80% de los componentes de la Policía Autonómica; el 79% de los agentes de Policía Local de Barcelona y el 74% de los restantes municipios catalanes, mientras que solo citaban al 9% de la Policía Nacional y el 6% de la Guardia Civil. Inmunizarlos, competía al sistema sanitario catalán, como a cualquier otro sector de la ciudadanía.

Han tenido que ser dos sindicatos policiales, JUPOL por parte de la Policía y JUCIL, por parte de la Guardia Civil, los que tuvieron que desvelar esta colosal inmoralidad, pidiendo amparo al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el que tuvo que dictar una orden por la que le daba un plazo de 10 dias al Gobierno regional catalán para que se vacunara a un porcentaje idéntico de funcionarios policiales estatales, sean los que fueren.

La reacción de las autoridades catalanas, ha rozado el colmo del cinismo, acusando a la instancia judicial, de provocar que se retrasara la vacunación, a personas mayores de 70 años porque se verían obligados a atender antes a los policías y guardias civiles. Aunque han tratado de revertirlo como un error administrativo por la tardanza en recibir los censos correspondientes, se trataba, en realidad, de un acto de supremacismo, ejecutado con disimulo aunque no se hayan atrevido a realizar -pongamos por ejemplo- una consulta pública a la población catalana para que decidiera, si eran partidarios o no, de que se vetara vacunar a los vecinos que fueran policías.

La paralización de la vacunación de policías y guardias civiles en Cataluña,  sobre la mesa del TSJC

Es muy fácil calificar como fuerzas represoras, a quienes trabajan como servidores públicos para garantizar la seguridad y para evitar los delitos y con qué celeridad los localizan los apóstoles del odio para que ayuden a salvar vidas, en una catástrofe o calamidad. Entonces son seres humanos que arriesgan su vida por el prójimo y como agradecimiento, quienes administran los organismos oficiales los castigan a estar más tiempo sin inmunidad y arriesgando sus vidas ante la amenaza del coronavirus chino.

A partir del pasado 3 de mayo y como consecuencia de la orden judicial, el Departamento de Salud catalán, comenzó a administrar la vacuna de Moderna a todos los funcionarios policiales del Estado destinados en Cataluña. El Ministerio del Interior, se vió obligado a preparar un plan alternativo por si el Gobierno autonómico iba a proseguir con el retraso en la vacunación, en una situación que calificó de disfunción, motivo por el que fue censurado por los partidos políticos de la oposición que le reprocharon su debilidad en la defensa de los derechos de Policías y Guardias Civiles.

El Juzgado de Instrucción número 17 de Barcelona, ha ordenado a la Policía Autonómica catalana que investiguen la denuncia presentada por los dos sindicatos policiales por los retrasos en la vacunación a sus afiliados, por si se hubieran cometido los presuntos delitos de prevaricación y contra los derechos de los trabajadores, en Auto de fecha 21 de mayo pasado.