UNA NUEVA MODALIDAD DELICTIVA CONTRA LAS MUJERES.

Se trata de un delito que, cada vez, se está haciendo más común en Europa y como consecuencia de ello algunos países empiezan a crear leyes específicas. En España, no existe una legislación concreta contra esta actividad pero dentro del Código Penal está encuadrada como un delito contra la intimidad.

Me estoy refiriendo a una práctica que aparece, frecuentemente, en los medios de comunicación social, sean hablados o escritos, como es grabar o fotografiar por debajo de las faldas de las mujeres sin su consentimiento y luego difundirlo por internet, lo que constituiría un agravante.

En estos casos, la Fiscalía especializada contra la Criminalidad Informática, erigida como acusación en el juicio oral, suele pedir entre 1 y 4 años de prisión si solo se trata de la grabación y de 2 a 5 si el autor ha propagado las imágenes en cualquier página de la red. Llegado el momento de condenar, tanto los investigadores como los jueces, se enfrentan a una gran dificultad como es la localización de las víctimas porque sin esta parte de prueba, muchas veces no se puede condenar.

Resultado de imagen de grabador de mujeres

Para no levantar sospechas, los lugares que estos delincuentes eligen para cometer sus fechorías suelen ser muy concurridos y transitados, tales como metros, trenes, calles o supermercados. Como las víctimas no suelen percatarse de lo que está ocurriendo, el número de denuncias es mínimo y dificulta el trabajo de los investigadores. La Policía descubre muchos casos a través de la vigilancia abierta de las redes sociales.

Esta nueva modalidad delictiva es un delito ocasional cuyo número crece en verano por razones obvias pero que está en auge. Se puede decir que hasta de moda en varias páginas pornográficas. En el caso de un ciudadano colombiano que fue detenido en Madrid, llegó a colgar videos de unas 500 mujeres cuyo número de visualizaciones ascendía a casi millón y medio.

Uno de los Estados pioneros en legislar contra estas actuaciones ha sido el Reino Unido en la pasada primavera, tras dos años de debates parlamentarios y sociales. En los Estados Unidos también está contemplado de manera singular. Australia y Finlandia están estudiándolo para prevenir más las acciones de este tipo y en otros países no se considera infracción penal porque en las imágenes se observa que la zona íntima está tapada o porque la visión de los traseros y demás partes íntimas -obtenida de esta forma- no se considera abuso sexual dado que no ha habido contacto físico.

6 comentarios sobre “UNA NUEVA MODALIDAD DELICTIVA CONTRA LAS MUJERES.

  1. Desde luego hay que recriminar estas acciones y castigarlas, aunque si se llevasen pantalones se evitarían. No obstante, preferiría que se regulase en la próxima legislatura, porque con el gobierno actual no sabemos en qué acabaría este asunto…….

    Me gusta

    1. Creo que la forma de vestir de las mujeres no debería de variar el respeto y la consideración que se merecen. Solo los adictos al sexo tienen una vulva en la frente en lugar de seso. Comportamientos de este tipo animalizan a los hombres y facilitan argumentos a los seguidores de culpar de todos los males de la sociedad al patriarcado.
      Gracias Carlos por tu comentario. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Se trata de depravados sexuales, y España debería legislar y criminalizar estos actos contra la intimidad de las mujeres, falta educación y principios morales. Muy buen artículo, como todos los que publicas, enhorabuena, y que se apliquen los políticos y gobernantes.

    Me gusta

  3. Buenos días querido amigo Juan Francisco, me quedo de piedra al comprobar estos actos, que en tiempos pasados cuando no existía Internet ni redes sociales, se tomaba como una travesura el ver al descuido la ropa interior de las chicas, y que no trascendía fuera del circulo de amigos como comentario verde, sin más consecuencias ni importancia.

    Ahora la poca educación y los medios de que se dispone en la actualidad, nos está llevando a tener que tomar medidas legales para preservar la intimidad y la difusión de estos actos despreciables, que atentan sobre la intimidad de las mujeres, y que sólo persiguen el fin de mofarse amparados casi siempre en el anonimato, por la falta de moral y la cobardía de los que los realizan.

    Se han perdido los valores y el respeto a los demás, y de unos comportamientos antes prácticamente inofensivos, y propios de la falsa moral que conocimos y la represión que había, han derivado en acosos y desprestigio de las mujeres, que pasan por éstos tratos y se ven en las redes sociales, insultadas y descalificadas moralmente por la mala intención del que lo realiza.

    Así nos va en estos tiempos, y no parece que se vayan a imponer la educación y las buenas costumbres, por el sistema político en el que nos encontramos.

    Un abrazo de tu amigo Fernando.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.