NO, A LA ESPAÑA INSEGURA.

El pasado 24 de noviembre, hubo una serie de concentraciones, a nivel nacional, ante las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno, respondiendo así, a la convocatoria realizada por todos los sindicatos policiales para protestar por la intención de este Gobierno social-comunista de la Nación, de reformar la actual Ley de Seguridad Ciudadana que todos los grupos políticos de la izquierda han popularizado con el nombre de ley mordaza. Esta ocasión, no fue más que el preámbulo de una gran manifestación prevista para el día 27 de ese mismo mes, en Madrid

A estas aglomeraciones, asistieron miles de personas ya que en esta ocasión, no ha habido fisuras en la oposición que se ha organizado contra una reforma que, los agentes aseguran que los desprotege a la hora de realizar su trabajo. Por eso han asistido representantes de todos los sindicatos policiales, en una unión sin precedentes. La unidad asociativa que no fue posible cuando les tocaba el bolsillo, se ha logrado ante el derrumbe de su esencia policial: el principio de autoridad.

En el Manifiesto leído, se expresaba de manera clara y contundente, como se están incrementando las agresiones a los Policías y como sus sus actuaciones, se están viendo comprometidas por la pérdida del principio de autoridad, fundamental en la protección del orden constitucional y de la paz social que quedaría aquí como una entelequia, como una reliquia. Infracciones que se verán agravadas al debilitarse su sanción con la aprobación de esta ley.

También manifestaban, los puntos que más les preocupan en el trabajo diario, como son la reducción de los plazos para la identificación de las personas que están indocumentadas que pasan de seis a dos horas; que se autoricen manifestaciones espontáneas, con la inseguridad que ello acarrea;: la eliminación de las pelotas de goma para poder controlar la violencia de las masas; la sanción con arreglo a la capacidad económica del infractor y así hasta diez propuestas más que desamparan todo el trabajo policial en la calle.

Miles de policías y guardias civiles marchan contra la reforma de la 'Ley  Mordaza' arropados por la derecha

Ante la injustificada necesidad de cambiar esta ley, todos los sindicatos policiales se han unido en una plataforma porque no se les ha tenido en cuenta a la hora de cambiar esta norma que es básica para el mantenimiento de la seguridad pública. Se trata de unas modificaciones importantes que se han pactado en los despachos de moqueta y que, a la vista está, obedecen a quienes quieren desproteger a la Policía para que no pueda defender al resto de ciudadanos que además son mayoría.

El éxito de estas concentraciones no solo escenifica el rechazo, con carácter general, de unos cambios que alteran, de forma considerable, las condiciones de trabajo de los agentes, sino que representa una llamada pública de atención ante el peligro que supone para el ciudadano, la materialización del ideario antisistema y revolucionario del grupo político Podemos, asumido por el Partido Socialista Obrero Español ( PSOE )

Criminalizar a los Cuerpos Policiales; desarmarlos en su función básica de control de masas con ya se ha hecho con la Policía Autonómica Catalana ; impedir que se planifiquen sus actuaciones ante supuestas manifestaciones espontáneas y restar veracidad en sus denuncias y atestados, se va a convertir en un deterioro de la convivencia y en un aumento del conflicto callejero, caldo de cultivo en el que se crece la izquierda radical. Que el PSOE apadrine esta contrarreforma, supera con creces el umbral de cesiones a Podemos porque es una agresión a la paz social que predica.

La polémica suscitada por la innecesaria reforma de esta ley, ha traspasado los límites del ámbito policial para convertirse en un elemento central del debate político. El ciudadano medio sabe que la imagen de miles de sus guardianes y garantes de sus derechos y libertades, protestando contra el Gobierno de Pedro Sánchez en las calles, es muy preocupante y la mayoría social ha decidido posicionarse a su lado como así lo recogen las encuestas. Igual ha ocurrido con los partidos políticos que forman la oposición, que han observado con preocupación la envergadura que puede tener este problema

Centenares de policías y guardias civiles se concentran en el Congreso con  una pancarta de "PSOE traidor" - Libertad Digital

Estas convocatorias que no se deben de menospreciar, tienen una enorme fuerza simbólica porque demuestra, por una parte, la unión de todos los sindicatos y asociaciones profesionales policiales y por otra parte, su sintonía con la oposición política una una materia tan sensible como es la seguridad ciudadana. Igual ocurre con la mayoría de la ciudadanía que aprecia de una manera clara que esta reforma debilita a los Cuerpos Policiales y por tanto, les perjudica, temiendo un probable aumento de la inseguridad en las calles.

En el Ministerio del Interior, parece que ha habido poco entusiasmo con ese proyectado cambio legislativo, en el que se ha sabido que ha sido ajeno a su negociación; también con las críticas de la Vicepresidente del Gobierno y Ministro de Trabajo, Yolanda Díaz, a la actuación policial en Cádiz con motivo de la pasada huelga de los trabajadores del metal, que ha finalizado sin un solo huelguista herido y sí, en cambio, con una decena de Policías lesionados de distinta consideración. Pero Grande Marlasca, no lo ha cuestionado en público, ni ha salido en defensa de los funcionarios que integran los Cuerpos Policiales. Se esperaba su apoyo, de una manera clara y decidida, como merecen los agentes que intentan mantener el orden sin menoscabo del derecho de huelga de los trabajadores.

Y cuando llegó la prevista manifestación del día 27 de noviembre, decenas de miles de Policías de todos los Cuerpos, desafiaron al Gobierno de la Nación, con la mayo manifestación de toda la Historia, demostrando la indignación de todos los agentes con independencia de su ideología. Con la habitual discrepancia en el número de asistentes en este tipo de movilizaciones -150.000 según fuentes sindicales y 20.000 la Delegación del Gobierno- salieron a la calle con un solo objetivo: frenar la reforma de esta ley, no porque no necesite ser actualizada sino porque en los términos que ha sido planteada, especialmente por los socios radicales del Gobierno, es inaceptable para su trabajo y sobre todo, para la convivencia en los pueblos y en las calles de toda España.

La marcha que comenzó en la Puerta del Sol y terminó en la Plaza de Colón, a las puertas del Ministerio del Interior, transcurrió de forma pacífica, en medio de un ambiente festivo y reivindicativo. Ni un solo incidente ensombreció la protesta a la que asistieron funcionarios policiales de todas las categorías profesionales, jubilados y familiares. También innumerables ciudadanos anónimos que querían sumar su apoyo. Hubo decenas de cientos de banderas nacionales y de todas las Comunidades Autónomas porque de todas ellas hubo asistentes.

Horario y recorrido de la manifestación de policías y guardias civiles  contra la Ley Mordaza el 27 de noviembre

El Gobierno ha insistido una y otra vez, en la utilización de los Cuerpos Policiales por parte de la oposición política, pero lo cierto, es que sus principales líderes apenas tuvieron protagonismo. La estrategia gubernamental tiene escaso recorrido porque entre los sindicatos y demás organizaciones convocantes, las tendencias son muy variadas. Pero no solo por eso, todos ellos fueron especialmente cuidadosos para que nadie pudiera identificarlos con ningún partido concreto, a no ser que se haga de manera torticera y forzando los argumentos. Lo nuclear, por tanto, fue la movilización de miles de Policías como una realidad incuestionable y lo accesorio, la presencia de los dirigentes de la oposición.

La parte del Gobierno que controla Pedro Sánchez, despreocupado por los problemas de la gente, ya que ellos están en otras cosas más importantes, no ha sabido calibrar la indignación de sus trabajadores de la seguridad, ante las cesiones a sus socios de Gobierno y demás compañeros de viaje, Ezkerra, Bildu y Podemos. La consecuencia de ello es que desde ahora, tienen un problema más -de los que parece que andan sobrados- solo que esta vez, de una sensibilidad máxima. Nunca se había producido una movilización de los Cuerpos Policiales de esta magnitud, contra un Gobierno. Y lo que es más significativo: no se reivindicaba una subida salarial, sino la defensa de un modelo de seguridad ciudadana como el que ha habido desde la implantación plena de la democracia en España. Esta reforma, que no estaba en el debate ciudadano, ha abierto una vía de agua en el Gobierno de consecuencias, a día de hoy, imprevisibles.

8 comentarios sobre “NO, A LA ESPAÑA INSEGURA.

  1. Excelente artículo, indignante su contenido.
    Alucinante que no te dejen trabajar. Es imposible cumplir con tu profesión sin medios. Sin apoyo. La función policial en la seguridad ciudadana es un principio básico para el bienestar de una comunidad.
    Me alegran las cifras, me entusiasma que, a pesar de sufrir un disgusto tras otro por las decisiones de este gobierno, la gente se sigue uniendo para reivindicarse.

    Me gusta

    1. Si se cumple la reforma de esta Ley que está teniendo el correspondiente trámite parlamentario, la desmoralización policial será total porque legalmente se quedan al pairo en sus actuaciones profesionales. Se fomentará la pasividad y los antisistema y demás radicales de extrema izquierda se habrán apoderado de las calles que al fin y al cabo es lo que pretenden. Los delincuentes se envalentonarán y se enfrentarán, sin miramientos, a la patrulla policial que le toque. Mal asunto y malos presagios. Espero que aparezca la cordura en algún momento aunque sea al final de todo.
      Gracias, Leyre, pòr tu comentario. Un beso.

      Me gusta

  2. NO A LA ESPAÑA INSEGURA

    El Gobierno, no ha sabido calibrar la indignación de sus trabajadores de la seguridad, ante las cesiones a sus socios y demás compañeros de viaje; Ezquerra, Bildu y Podemos.

    Y cuando llegó la prevista manifestación del día 27 de noviembre 2021, la manifestación fue masiva de 150.000 manifestantes según fuentes sindicales y 20.000 fuentes de la Delegación del Gobierno, con un solo objetivo: frenar la reforma de esta ley, no porque no necesite ser actualizada, sino porque en los términos que ha sido planteada, especialmente, por los socios radicales del Gobierno, es inaceptable para su trabajo, y, sobre todo, para la convivencia, en el Manifiesto leído, se expresaba de manera clara y contundente, como se están incrementando las agresiones a los Policías y como sus actuaciones se están viendo comprometidas por la pérdida del principio de autoridad, fundamentada, en la protección del orden constitucional y de la paz social que quedaría aquí como una entelequia, como una reliquia Infracciones que se verá agravadas al debilitarse su sanción con la aprobación de esta ley.

    El éxito de estas concentraciones no solo escenifica el rechazo, con carácter general, de unos cambios que atentan tan de forma considerable, las condiciones de trabajo de los agentes, sino que representa una llamada pública de atención ante el peligro que supone para el ciudadano, la materialización del ideario antisistema y revolucionario del grupo político Podemos, asumido por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

    Que muy bien expresas en tu magnífico artículo que a tocado las conciencias de todo el mundo, menos la del Gobierno y sus partidos colaboradores de la izquierda en general.

    Contando, con la oposición y presencia de los líderes del PP, Vox y Ciudadanos, fuerzas de seguridad del Estado, policía, guardia civil y ciudadanos anónimos en general, indignados, para reformar la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida como “ley mordaza”. se pretenda soscabar la autoridad del agente en su detrimento, perjudicando su seguridad de los bienes y personas que protegen, esto sólo ocurre en España, ¡España es diferente¡

    Me gusta

    1. Me parece un grave error que este Gobierno, en su afán totalitario, haya ninguneado a los Cuerpos Policiales, desprotegiéndolos a petición de su socio de Gobierno, con la que está cayendo. Si se debilita el muro de contención ante los desórdenes públicos, como es la Policía, ¿ quién va a parar a la delincuencia y a los activistas profesionales ?. Nos espera un invierno caliente, socialmente hablando y el Gobierno desarmando jurídicamente a sus Cuerpos Policiales. A ver que pasa.
      Gracias, Juan por tu comentario. Un abrazo.

      Me gusta

    1. A ti, Andrés y a los miles de personas que, como tú y como yo, que hemos dado lo mejor de nuestra vida en defensa de la vida y la libertad de los demás. Y a los que que ahora están en activo, que se lo merecen más que nosotros porque sus actuaciones van a necesitar muchísimo apoyo mientras dure este Gobierno socialcomunista.
      Gracias por tu comentario. Un saludo.

      Me gusta

  3. Querido Juan Fran, como siempre has estado acertadisimo al traer a tu blog el tema de la modificación yo diría que casi derogacion de la mal llamada Ley Mordaza.
    Con la excusa de la izquierda y la extrema izquierda de proteger los derechos humanos y las libertades de los ciudadanos.
    Este argumento tan utilizado por este sector político que hoy nos gobierna, nunca se acuerda que los integrantes de las FF y CC de Seguridad, así como sus familias, también son ciudadanos, son seres humanos, que sólo se diferencian del resto, por su cometido, por su misión fundamental en un sistema democrático. Proteger y garantizar la libertad y la seguridad de los ciudadanos. Libertad y Seguridad que son conceptos que no son antagónicos, sino que su difícil equilibrio y proporcionalidad es vital para la pervivencia de la Democracia.
    Desequilibrar, como decía el preámbulo de nuestra Ley de FF y CC, este sutil eje de pesos y contrapesos, es entrar, como parece se pretende ahora, en una dinámica muy peligrosa para nuestro futuro.
    Cuestionar el empleo de medios policiales en los conflictos de orden público, cuando los manifestantes suelen agredir a los agentes, con el lanzamiento de bloques de piedra, cócteles Molotov, tetrapodos metálicos, e incluso lanzamiento de cohetes con tubos preparados y cabezas rellenas con clavos y otras piezas metálicas, como se han visto a veces en determinados enfrentamientos con la policía, quemando cubiertas, contenedores y formando barricadas para impedir la movilidad, solo puede ser tratado por nuestros policías, empleando medios proporcionados a la conducta violenta de sus agresores, nunca poniendo en cuestión la veracidad de sus declaraciones, restándoles autoridad y minimizando sus medios de autodefensa e intervención.
    Veremos qué nos depara el futuro,soy pesimista y creo que nada bueno. Perdón por la extensión. Un fuerte abrazo

    Me gusta

    1. Este Gobierno socialcomunista, no tiene el menor miramiento en sacrificar una de las instituciones más valoradas por la ciudadanía, para conseguir mantenerse en el poder. Nunca pensé que un político socialista, en esta etapa democrática que estamos viviendo, fuese capaz de llegar a estos extremos, De sus socios de Gobierno, en cambio, se puede esperar cualquier cosa. Aún queda trámite parlamentario que discurrir y espero que, en algún momento, se pueda corregir este disparate para que los compañeros que se encuentran en activo puedan combatir el invierno tan caliente que se les presenta, socialmente hablando.
      Muchas gracias, Paco por tu comentario. Un abrazo y no te preocupes por la extensión de tus opiniones, no hay límite alguno.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.