¡ AQUÍ NADIE QUITA URNAS !

A mí, nadie me va a ver pegando a mi pueblo, ni a mi gente, ni quitando urnas. Deberíais estar orgullosos del uniforme que lleváis; sois la Policía del pueblo de Cataluña y allí donde vamos, nos aplauden y nos ponen flores. Mirad, esta es mi hermana votando ( mientras mostraba una foto en su teléfono móvil ). Hoy se va a trabajar así y quien no lo vea de este modo, es un fascista.

Esto fue lo que ocurrió en la Comisaría de la Policía Autonómica Catalana de Premiá de Mar ( municipio de 27.866 habitantes -según el censo de 2.016- ; de la provincia de Barcelona ), en torno a las cinco y media de la tarde, del día 1 de octubre de 2.017, en la reunión previa a la entrada del Servicio, durante el referéndum ilegal del 1-0.

Y así consta en el Auto de imputación del Juzgado de Instrucción nº 3 de Mollet del Vallés ( también de la provincia de Barcelona ), del Sargento de la Policía Autonómica, identificado con el carnet profesional nº 2.450, por los supuestos delitos de desobediencia, omisión del deber de perseguir delitos, coacciones y acoso ; tras ser denunciado por uno de los Policías Autonómicos que asistieron a la reunión citada, en la que se impartieron las órdenes referidas.

Igualmente, el expresado Juzgado, ha hecho lo mismo contra un Inspector y un Subinspector, destinados en la misma Comisaría, por proteger al Sargento en su intento de boicotear la actuación policial.

Las maniobras de este Sargento, se han podido acreditar tras meses de investigación judicial. La querella que se presentó en su día por un despacho de abogados, continúa narrando que : por miedo a las posibles represalias, ningún Policía realizó aquélla tarde comentario alguno; subiendo a sus respectivas furgonetas policiales y marchando en dirección a Barcelona.

Resultado de imagen de referendum cataluña

En la misma querella, aparecen descritos otros actos, protagonizados por el mismo Sargento, durante el resto de la jornada. Así, se jactó, de saber que : las urnas reales estaban escondidas en el hueco del ascensor, donde las había guardado el responsable de mantenimiento del colegio electoral de Aiguafreda y de no querer encontrarlas. O de haber intentado identificar a una persona que le pareció sospechosa de pertenecer al Servicio de Información del Guardia Civil, provocándole así para que se marchara.

También se dedicó a falsear el número de personas congregadas en los colegios electorales para evitar realizar cualquier tipo de intervención policial, como ocurrió en uno de Barcelona, donde comunicó por radio a sus superiores, que no era posible actuar sin violencia porque había unas 80 personas en la puerta, cuando no pasan de 10. Otro tanto igual, pasó en colegios electorales de Sabadell y Moncada y Rexach ( ambas localidades de la provincia de Barcelona ).

Los Policías que formaban esa patrulla, consideraron ese comportamiento como una vergüenza profesional y dieron cuenta del mismo a sus superiores, denunciando que los mandos se identifican como independentistas y tienen un fanatismo que les hace im posible el trabajo a realizar. La respuesta que obtuvieron fue : que los cambiaron de Unidad.

RECUERDOS DE SEVILLA.

Tengo que reconocer que, hablar de Sevilla para mí es algo muy especial que me obliga a batallar para que no me enmudezcan las emociones y sentimientos que siempre me embargan cuando la recuerdo.

Porque es imposible abstraerse a todo lo que tiene esta Ciudad, a su historia, a sus gentes, a sus anécdotas, a la vida que fluye de ella y en ella, al poder del reflejo del río en la quimérica imágen de Sevilla y Triana, partida por el mismo río que -sin saberlo- las une.

La Sevilla de Bécquer, de los hermanos Machado, de los grandes imagineros, de Juan de Mena, de Martínez Montañés, de Velázquez, de Murillo…. La Sevilla que fue leal a su Rey, la que no perdió la fe aunque el enemigo estuviera dentro ; la fervorosa, la piadosa, la que muere con la imagen de su Cristo o la Virgen ; la que corre por sus callejones en  Semana Santa buscando la figura, la estampa de la Macarena por la calle Parras o del Señor de Sevilla, el Jesús del Gran Poder, caminando por Conde de Barajas meciendo su túnica morada que cada Viernes Santo saca a la calle, ante el silencio y la consternación de la Ciudad.

La Sevilla más rumbosa, la Sevilla de la Feria, de la efímera ciudad eléctrica que tiene su semana de gloria en el Real, cuando parte del mes de abril aunque este año haya tocado en mayo. La Sevilla torera, del Corpus, de San Fernando. La Sevilla dividida por el verde y el rojo, por el Sevilla y el Betis y por el Betis y el Sevilla.

La Sevilla de las Esperanzas, de las Glorias, de las Fiestas, de los Barrios, de las tradiciones, de los patios de vecinos, de las comidillas en  la puerta de la casa cuando cae el rigor del verano y se toma el relente entre interminables conversaciones de vecinos… y una voz resuena en el patio : ¡ a ver cuando os calláis que son ya las dos de la mañana !. 

Resultado de imagen de la Sevilla de los Recuerdos

La Sevilla de no pegar ojo por el calor o la que no aguanta el frío que le llega del sur. La Sevilla devota de la Inmaculada, de la Navidad y de la familia, de los amigos, de las copas, de la ilusión de un niño con los Reyes Magos al abrir un regalo, envuelto en papel de mil colores.

La Sevilla de las eternas obras, de las críticas a la Alcaldía o de las pocas alabanzas. La Sevilla de los vividores, del saber vivir, de los caraduras…. La Sevilla más rancia, más añeja, más  moderna, más contemporánea. Es difícil hablar de la Sevilla de los mil colores y los mil contrastes…. La del aroma a azahar o la de la siempre ejemplar Sor Angela de la Cruz.

Por eso les propongo un viaje a Sevilla, un viaje especial, un viaje en el tiempo, de una forma diferente, sin pretensiones. No quiero facilitarles un recorrido riguroso o exhaustivo porque de Sevilla se ha escrito tanto, que dudo que la pueda superar otra ciudad, bien sea española o bien sea extranjera.

Vayan y buceen en sus recuerdos, la Sevilla de otros tiempos, la de los momentos que oyó hablar, la que le mantuvo con el alma en vilo pero que ya se olvidó. La Sevilla que les parte del pasado más bello pero a la vez más odiado. La Sevilla de los recuerdos. Uno no puede morirse sin visitar Sevilla. Los guiris ( extranjeros ) lo hacen, ¡ como no lo vamos a hacer nosotros !

Ese lugar bello, fértil y a orillas del Guadalquivir que fue llamado de numerosas formas : desde la primera Híspalis visigoda a la árabe Isbilia. Sea como fuere yo prefiero llamarla la hermana de Roma, la otra Ciudad Eterna. Resultado de imagen de semana santa sevilla

Sevilla, no es simplemente la ciudad en la que he servido, es una parte de la vida que vive en mí. Nunca le agradeceré bastante lo que hice y disfruté allí, a Sevilla se lo debo.

Mi Jefe Superior, Paco Perea, -todo un especialista en Semana Santa, esa semana de gloria sevillana- fue el que me descubrió los misterios gozosos de la misma, en la que cada saeta te emociona hasta casi hacerte llorar. Durante mi primer año, me llevó de la mano para disfrutar de las Cofradías en la calle: la Esperanza de Triana por el Puente y la Paz por el Parque de María Luisa.

Los años posteriores no le pude acompañar porque apareció en mi cuerpo una alergia al incienso que me producía desmayos. Destinado en Sevilla y alérgico al incienso: parecía una broma increíble. Le dije que me devolviera a mi tierra porque yo había resultado ser una mercancía …. deteriorada.

El pasado viernes, día 7 de junio, hizo dos años que me jubilé en Sevilla, donde pasé el último tramo de mi carrera profesional en un estado de encantamiento permanente. Aún recuerdo el efecto inmediato que tuvo en mí el perfume cautivador del jazmín y de las flores de azahar de los Jardines de Murillo, porque a pesar de todo, uno no termina nunca de irse de Sevilla.

 

LA AGONÍA DE LA CULTURA CLÁSICA

He terminado de ver TROYA, (mítica ciudad griega cuya guerra menciona Homero, tanto en La Ilíada como en La Odisea, entre los autores griegos ; y Virgilio en la Eneida, entre los autores romanos) en serie de televisión de una plataforma norteamericana, especializada en fidelizar a los televidentes. Y desde luego que lo consiguen con esos finales de capítulo que te inundan de ansiedad hasta ver el siguiente. Aguardas con impaciencia el momento elegido para ver el serial y no te contentas con un solo capítulo por noche. En mi caso: dos. Ventaja de estar jubilado.

Según la plataforma citada, la serie es tendencia en España, es decir que ha tenido bastante éxito y la ha visto mucha gente, cosa que me alegra,  pero no lo suficiente para vencer la tristeza que me ocasiona, el saber como agoniza en el sistema educativo obligatorio español la “ cultura clásica “.

Me refiero a los chicos que están estudiando bachiller. Como se les deja elegir, nadie opta a la asignatura con quince años porque piensan que carece de utilidad inmediata y desde luego no se va a comparar con la informática o la lengua autonómica. Y eso significa que, la mayor parte de nuestros estudiantes de bachillerato, acaban la enseñanza secundaria obligatoria (ESO) sin saber quiénes eran Homero, Virgilio o Sócrates.

El desinterés de las autoridades educativas en este tema, desde que se transfirieron las competencias a las Comunidades Autonómicas, no ha hecho más que ahondar el daño. En una sociedad como la nuestra que, por el camino que vamos, parece decidida a suicidarse culturalmente, a los chicos brillantes se les aconseja estudiar sólo bachilleratos científicos o de ciencias sociales; a los torpes, humanidades ; y a los zopencos, formación profesional. A mi parecer, esto dibuja un mapa triste de nuestro futuro.

En ese afán disparatado por borrar ” todo lo inútil “, a través de las sucesivas leyes de reforma educativa, de los dos partidos políticos mayoritarios en España que se han alternado en el poder desde hace cuarenta años; hace que a un joven con dieciséis años le aparezca el latín por primera vez, si quiere seguir en Humanidades, aunque sea descafeinado y de una  simpleza aterradora. Pero es que además, esa opción compite con otras socialmente mejores vistas, como la científico-tecnológica y la profesional, por lo que las posibilidades de elección son mínimas.

Resultado de imagen de enseñanza del griego en bachillerato

Si todo lo referido hasta ahora afectaba al latín, si hablamos del griego es ya para echarse a llorar. En primero de bachillerato compite con Literatura Universal y como los chicos no son tontos, su elección es clara desde el principio. Adiós a Homero y compañía. Lo que nos lleva a que generaciones enteras de jóvenes ciudadanos ven dificultado el derecho a una educación integral y desconocer lo que significan palabras como agonía o democracia.

Sin el latín, sin el griego, sin los profesores que nos guien por ellos, nunca podrán comprender TROYA y lo que hoy significa. Se perderán entre los dardos aqueos en la negra noche, sin encontrar nunca el camino de regreso a Ítaca. Sin la forma de mirar el mundo con la que hoy vivo, escribo y envejezco.