RECUERDOS DE SEVILLA.

Tengo que reconocer que, hablar de Sevilla para mí es algo muy especial que me obliga a batallar para que no me enmudezcan las emociones y sentimientos que siempre me embargan cuando la recuerdo.

Porque es imposible abstraerse a todo lo que tiene esta Ciudad, a su historia, a sus gentes, a sus anécdotas, a la vida que fluye de ella y en ella, al poder del reflejo del río en la quimérica imágen de Sevilla y Triana, partida por el mismo río que -sin saberlo- las une.

La Sevilla de Bécquer, de los hermanos Machado, de los grandes imagineros, de Juan de Mena, de Martínez Montañés, de Velázquez, de Murillo…. La Sevilla que fue leal a su Rey, la que no perdió la fe aunque el enemigo estuviera dentro ; la fervorosa, la piadosa, la que muere con la imagen de su Cristo o la Virgen ; la que corre por sus callejones en  Semana Santa buscando la figura, la estampa de la Macarena por la calle Parras o del Señor de Sevilla, el Jesús del Gran Poder, caminando por Conde de Barajas meciendo su túnica morada que cada Viernes Santo saca a la calle, ante el silencio y la consternación de la Ciudad.

La Sevilla más rumbosa, la Sevilla de la Feria, de la efímera ciudad eléctrica que tiene su semana de gloria en el Real, cuando parte del mes de abril aunque este año haya tocado en mayo. La Sevilla torera, del Corpus, de San Fernando. La Sevilla dividida por el verde y el rojo, por el Sevilla y el Betis y por el Betis y el Sevilla.

La Sevilla de las Esperanzas, de las Glorias, de las Fiestas, de los Barrios, de las tradiciones, de los patios de vecinos, de las comidillas en  la puerta de la casa cuando cae el rigor del verano y se toma el relente entre interminables conversaciones de vecinos… y una voz resuena en el patio : ¡ a ver cuando os calláis que son ya las dos de la mañana !. 

Resultado de imagen de la Sevilla de los Recuerdos

La Sevilla de no pegar ojo por el calor o la que no aguanta el frío que le llega del sur. La Sevilla devota de la Inmaculada, de la Navidad y de la familia, de los amigos, de las copas, de la ilusión de un niño con los Reyes Magos al abrir un regalo, envuelto en papel de mil colores.

La Sevilla de las eternas obras, de las críticas a la Alcaldía o de las pocas alabanzas. La Sevilla de los vividores, del saber vivir, de los caraduras…. La Sevilla más rancia, más añeja, más  moderna, más contemporánea. Es difícil hablar de la Sevilla de los mil colores y los mil contrastes…. La del aroma a azahar o la de la siempre ejemplar Sor Angela de la Cruz.

Por eso les propongo un viaje a Sevilla, un viaje especial, un viaje en el tiempo, de una forma diferente, sin pretensiones. No quiero facilitarles un recorrido riguroso o exhaustivo porque de Sevilla se ha escrito tanto, que dudo que la pueda superar otra ciudad, bien sea española o bien sea extranjera.

Vayan y buceen en sus recuerdos, la Sevilla de otros tiempos, la de los momentos que oyó hablar, la que le mantuvo con el alma en vilo pero que ya se olvidó. La Sevilla que les parte del pasado más bello pero a la vez más odiado. La Sevilla de los recuerdos. Uno no puede morirse sin visitar Sevilla. Los guiris ( extranjeros ) lo hacen, ¡ como no lo vamos a hacer nosotros !

Ese lugar bello, fértil y a orillas del Guadalquivir que fue llamado de numerosas formas : desde la primera Híspalis visigoda a la árabe Isbilia. Sea como fuere yo prefiero llamarla la hermana de Roma, la otra Ciudad Eterna. Resultado de imagen de semana santa sevilla

Sevilla, no es simplemente la ciudad en la que he servido, es una parte de la vida que vive en mí. Nunca le agradeceré bastante lo que hice y disfruté allí, a Sevilla se lo debo.

Mi Jefe Superior, Paco Perea, -todo un especialista en Semana Santa, esa semana de gloria sevillana- fue el que me descubrió los misterios gozosos de la misma, en la que cada saeta te emociona hasta casi hacerte llorar. Durante mi primer año, me llevó de la mano para disfrutar de las Cofradías en la calle: la Esperanza de Triana por el Puente y la Paz por el Parque de María Luisa.

Los años posteriores no le pude acompañar porque apareció en mi cuerpo una alergia al incienso que me producía desmayos. Destinado en Sevilla y alérgico al incienso: parecía una broma increíble. Le dije que me devolviera a mi tierra porque yo había resultado ser una mercancía …. deteriorada.

El pasado viernes, día 7 de junio, hizo dos años que me jubilé en Sevilla, donde pasé el último tramo de mi carrera profesional en un estado de encantamiento permanente. Aún recuerdo el efecto inmediato que tuvo en mí el perfume cautivador del jazmín y de las flores de azahar de los Jardines de Murillo, porque a pesar de todo, uno no termina nunca de irse de Sevilla.

 

26 comentarios sobre “RECUERDOS DE SEVILLA.

  1. Precioso articulo, Juan…. me alegro mucho de que hayas podido vivir esas experiencias que describes con tanta sabiduría.

    Una preciosa forma de glosar esa bellísima y encantadora ciudad que, para su desgracia , durante unas décadas ha sido fruto del pillaje de unos cuantos desalmados…….. sin embargo, soy de la opinión de quedarme siempre con la parte buena de las cosas…..

    mejor quedarse con la categoría y despreciar la anécdota…..
    Coincido contigo…. Sevilla siempre será una ciudad eterna.

    En cuanto a ti, merecidisino y bello final a tu carrera profesional.

    Un fuerte abrazo estimado y admirado amigo Juan

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que en esta época en que la gente viaja por el mundo con una facilidad pasmosa, normalmente prefiere el extranjero -lo que no hay que desdeñar- ignorando que antes -pienso- debería de conocer las maravillas que tenemos aquí. Una de ellas es Sevilla, a la que he conocido en profundidad, no solo de carácter geográfico sino el más importante, el personal, el de sus costumbres, el de su religiosidad ,la pasión por sus clubes de fútbol… en fín, tantas cosas que motivan más de una escapada, de vez en cuando.
      Gracias Antonio por tu comentario. Una abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Geniales exposiciones La Agonía de la cultura clásica y Recuerdos de Sevilla.

    Cargarse las Humanidades no es de recibo, ignorar nuestras raíces y lengua, son el ADN de nuestra esencia, nuestro ser, sin las Ciencias de las Humanidades, seríamos medios hombres, en este mundo y cargarse las Humanidades es un grave, supino error mayúsculo. Nuestra lengua y civilización: griego, latín, árabe, cristiano.

    Recuerdos de Sevilla:

    Me gusta mucho, yo recuerdo a la Expo de Sevilla, tres días, uno en la exposición, y los otros dos, para patear por el parque de María Luisa, barrio Triana, alrededores del Palacio Duquesa de Alba, con la botella de agua en la mano, por las altas temperaturas, y me cauitva el olor a las flores, azhar y jazimnes como bien narras de los Jardines de Murillo.

    Sevilla tiene un color especial, de los del Río, de la Macarena, Triana Santa Cruz, la Sevilla ïbera, romana, visigoda, árabe y cristiana. Crisol de civilizaciones, La Catedral de Sevilla, donde comparte con Murcia, los restos del Rey don Alfonso X el Sabio, Navegar por el río Guadalquivir.

    Los Alcázares de Sevilla que emulan a los palacios al-andalus granadinos, La Fería de abril de Sevilla, degustar sus tapas andaluzas, con una copa de vino o una cerveza, ricos aperitivos, o ver un espectáculo de cante hondo, flamenco olé,

    Ver un partido de fútbol de Sevilla o el Betis, andar por sus calles, que bonitos recuerdos me trae Sevilla.

    Gracias, don Juan, un saludo cordial, de tu primo. Juan Romero Díaz. Murcia.

    Le gusta a 1 persona

  3. Geniales exposiciones La Agonía de la cultura clásica y Recuerdos de Sevilla.

    Cargarse las Humanidades no es de recibo, ignorar nuestras raíces y lengua, son el ADN de nuestra esencia, nuestro ser, sin las Ciencias de las Humanidades, seríamos medios hombres, en este mundo y cargarse las Humanidades es un grave, supino error mayúsculo. Nuestra lengua y civilización: griego, latín, árabe, cristiano.

    Recuerdos de Sevilla:

    Me gusta mucho, yo recuerdo a la Expo de Sevilla, tres días, uno en la exposición, y los otros dos, para patear por el parque de María Luisa, barrio Triana, alrededores del Palacio Duquesa de Alba, con la botella de agua en la mano, por las altas temperaturas, y me cauitva el olor a las flores, azhar y jazimnes como bien narras de los Jardines de Murillo.

    Sevilla tiene un color especial, de los del Río, de la Macarena, Triana Santa Cruz, la Sevilla ïbera, romana, visigoda, árabe y cristiana. Crisol de civilizaciones, La Catedral de Sevilla, donde comparte con Murcia, los restos del Rey don Alfonso X el Sabio, Navegar por el río Guadalquivir.

    Los Alcázares de Sevilla que emulan a los palacios al-andalus granadinos, La Fería de abril de Sevilla, degustar sus tapas andaluzas, con una copa de vino o una cerveza, ricos aperitivos, o ver un espectáculo de cante hondo, flamenco olé,

    Ver un partido de fútbol de Sevilla o el Betis, andar por sus calles, que bonitos recuerdos me trae Sevilla.

    Gracias, don Juan, un saludo cordial, de tu primo. Juan Romero Díaz. Murcia

    Le gusta a 1 persona

  4. El embrujo sevillano, Juanito.
    Tras tu larga trayectoria profesional, siempre ejemplar, que mejor broche final para tu carrera. Y lo hablamos cuando fuiste destinado.
    Tú, como nadie te lo has merecido.
    ¡¡¡Viva Sevilla y Olé!!, de alguien que ni es de Sevilla, ni vive en Sevilla, pero que la conoce bien.

    Me gusta

    1. Mi estimado José Antonio : tú más que nadie has sido testigo presencial de aquella experiencia maravillosa desde el principio. Cuando supe que iba a ir, cuando estuve allí y hasta el final, puesto que acudiste a mi despedida oficial. Pudiste comprobar mi grado de integración con el sevillismo y la respuesta de la sociedad civil…. y militar ( aunque iban de paisano ). Mi discurso de despedida -un verdadero pregón, al decir de muchos- recogió todas las sensaciones que había experimentado y de las que tuve dudas de si iba a ser capaz de transmitir… En fin, una gran etapa final para una carrera profesional.
      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Sevilla, un solo término con un sonido precioso cuando se pronuncia.
    Cuanto hemos disfrutado y cuanto hemos de agradecer a sus gentes su acogida y su hospitalidad.
    No solo fue el colofón final a una impecable trayectoria profesional, fue algo más. Lo que no sabíamos es lo que sevilla iba a significar para nosotros y lo que nos iba a marcar.
    Porque sevilla fueron reuniones familiares, vacaciones enteras, ferias de abril y semanas santas, navidades ….
    Ver, al llegar, el puente del Alamillo para entrar a torneo ,suponía suspiros de bienestar y satisfacción. El entrar en la calle calatrava suponía decir “ya estoy en casa…”
    Solo las cervezas de la Alameda de Hércules son testigos de los mágicos momentos que hemos vivido.
    Que felicidad y que sonrisa me produce solo pensar en esos buenos recuerdos!!!

    Me gusta

    1. Como bien dices, Leyre, recuerdos inolvidables. Vivir en un ático de la Alameda de Hércules -con aparcamiento, ojo- ; lindando con la calle Lumbreras, la más flamenca de las calles sevillanas aunque la fama d se la lleven otras; emparedado por la calle de Jesús del Gran Poder, por un lado ; por el otro, por las Calles de Feria y Amor de Dios; con entrada por la calle Calatrava y salida por la de Trajano para desembocar a la Plaza del Duque ; ha sido un lujo, del que éramos conscientes y del que disfrutamos bien. No olvidaremos nunca los vermuts de El Vizcaino, ni los pescaitos de Monte Sión. Vaya experiencia…. única.
      Un beso y gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

      1. Desde luego que si papá!!!, todo un lujo que disfrutamos y valore en su momento, que echo de menos ( no lo voy a negar) pero que recuerdo con un cariño tan especial….no puedo más que agradecer haber tenido la oportunidad y privilegio de poder vivirlo, que suerte!!!
        Y por supuesto agradecer a sus gentes su acogida!!!!
        GRACIAS SEVILLA!!!😍

        Me gusta

    1. Carmen : que te puedo decir a ti, la mejor representante sevillana que pudimos encontrar. Arte puro por los cuatro costados, alegría natural y permanente, seguidora de Bambino como yo, honesta, transparente y buena gente. Las veladas que hemos pasado juntos las dos parejas matrimoniales han sido inolvidables para nosotros.
      Un beso para toda la familia y gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  6. Preciosas palabras Juan. Como sevillano que soy, me enorgullece leerlas. Pensar que de entre todos los destinos que habrás tenido tus líneas estén dedicadas a Sevilla, es una gran satisfacción.
    A partir de ahí, poco más puedo añadir. Resulta curioso que un murciano pueda describir esta ciudad y su cultura de vida de un modo tan preciso y acertado.
    Es verdad que estás un poco lejos, pero siempre es buen momento para venir y rememorar esos instantes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Vivir en Sevilla durante tres años y no sentirte embriagado -aún- por ese color especial como dice la canción, sería ser inhumano. Aquel río. con aquellos puentes, esos jardines, los aromas, sus calles laberínticas, son sensaciones que… no se pueden aguantar. Transcribirlas ha sido difícil. Y aquellos pregones que desbordaban pasión desde el primer folio me impactaron una enormidad. Por eso en mi despedida, hice uno a modo de agradecimiento a Sevilla y a sus gentes, que tan bién me habían tratado y que tan bien me lo pasé.
      Muchas gracias Fernando por tu comentario. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  7. El agradecimiento es LA MEMORIA DEL CORAZÓN, que diría el sabio aquel. Mi apreciado, respetado y añorado SEÑOR JEFE DE OPERACIONES: permítame aprovechar la ocasión para reconocerle el cuerpo y la solera que su llegada aportó a ese vino peleón mezcla de tantas, variadas y no siempre tan buenas uvas que es a veces, muchas veces, más de cuatro veces, ésta Jefatura Superior…pero también, y a título personal, el inconmensurable valor que para mí como subordinado suyo supuso que, habiendo yo mismo servido en su ciudad de origen, esa patria chica que, al igual que para usted es Sevilla, Murcia me vino a significar, fuera nada menos que un curtido y engalonado zagal el que, con extraordinario talento, talante y templanza me viniera a demostrar que la jerarquía y su respeto se construyen dotando de alas al guardia con las que poder “batir”, y porqué no llegado el extremo, también abatir libre y con ello echar a volar. Le entiendo perfectamente…y sé que usted también a mí. Que dios le guarde con salud por muchos años, JEFE.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estimado José Manuel : sabes que conectamos desde el primer día. Fue un placer contar contigo para tantas cosas…. que valoré en su justa medida. La jerarquía que yo siempre he defendido, nunca debía de estar reñida con el afecto y la consideración hacia los demás, especialmente con los subordinados. Pasamos juntos momentos muy agradables que tengo frescos en mi memoria. El que hubieses estado en este Jardín del Paraíso fue un añadido más, un plus. Para mí fue más importante tu valía personal.
      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  8. Querido amigo y compañero:
    Me ha encantado tu artículo, ya que en el reflejas tus sentimientos, tus vivencias, tus emociones, en esta segunda Roma en España que es nuestra Sevilla, como tú dices, en la que yo tengo la suerte de vivir y disfrutar, y tu ya lo hiciste, empapandote de todas sus maravillas, artísticas, culturales, gastronómicas y sobre todo del trato con sus gentes.
    Pero, aprovechando que me das pie en tu artículo, al mencionar el que yo llamaría “Momento Incienso”, quiero, aunque un poco en clave de humor, abundar en el incidente, del que no hace falta decir que yo lo pasé francamente mal.
    Sevilla, Martes Santo, 19,30 horas, calle Sierpes, unos metros por delante del paso de Cristo de la Hermandad de San Benito (de la que la Jefatura Superior es Hermana Mayor Honoraria, desde hace más de cincuenta años).
    Con uniformes de gala, guantes blancos y medallas incluidas, procesiona una nutrida representación de funcionarios del CNP, a la cabeza de la misma, portando pesadas barras de plata el Jefe Superior (un servidor), el Segundo Jefe Regional y Jefe de la UCOT ( mi amigo Juan Fran, el murcianico) y el Comisario Provincial de Sevilla ( Sr. Rojo).
    Poco antes de llegar al bar Laredo, observo que Juanfran, a mi derecha, hace una especie de escorzo, enrrollandose en la bara y allá que va un gran “batacazo’ contra el encerado suelo, la placa – insignia y algunas medallas rodaron por Sierpes y me fueron devueltas por algunos niños inquietos que ya las habían cogido, a modo de trofeos junto con las bolas de cera que iban agrandando con las gotas de los cirios de los nazarenos. Paramos el paso, no hubo más remedio, Juanfran estaba sin conocimiento, alguien le desabrocho la chaqueta y la camisa y Le daba un masaje cardíaco externo , nos temíamos lo peor, yo arrebate a una pareja que consumía un helado en una pequeña cafetería, una botella de agua helada, y se la eché por la cara a mi desvanecido colega, parecía que volvía en sí, pero volvía a ausentarse, la verdad que no se muy bien adonde, tras unos minutos, que me parecíeron años, pudimos trasladarle al puesto de socorro avanzado de la Pza Nueva y desde allí Le acompañamos en la ambulancia a la Clínica Sta Isabel.
    Conchita y Carmen y otros familiares esperaban para vernos pasar en los palcos de la Pza San Francisco, ni que decir tiene que el susto y desasosiego de los pobres, fue muy grande, pues las noticias que les llegaban eran de que había sido un infarto, un ictus en fin, como siempre, poniéndonos en lo peor.
    Al llegar a la Clínica, el personal sanitario estaba un poco alarmado, pues decían que habían llegado muchos Generales, con muchas medallas.
    Como era mi obligación, comunique con nuestro Director, una vez que nos dijeron que Juan Fran estaba como una rosa y que sólo se trataba de una alergia al incienso, y le comunique, en tono jocoso, que yo ‘el toro lo devolvía a los corrales’, por defectuoso, pues enviar a la ciudad de las cofradías a un alérgico al incienso, era una auténtica faena.
    Ahora en serio, nunca me alegraré más que no lo devolvieran, pues me hubiera perdido al mejor Comisario Principal, al mejor amigo y colaborador y sobre todo al más trabajador que he conocido, no en vano fuiste condecorado por méritos propios, con la Cruz Roja al Mérito Policial, por tu buen trabajo en Sevilla.
    Como anécdota, que no se si conoces, en los siguientes años, al pasar por el sitio de la caída, los ciudadanos de las sillas, me seguían preguntando por tu estado de salud. Perdonad todos la extensión, pero lo que fue un gran susto, se convirtió luego en una anécdota con gracia sevillana.
    Un abrazo fuerte, ‘hermano, para ti, Conchita, y todos los tuyos. Paco Perea

    Le gusta a 1 persona

    1. Estimado Paco : no es nada fácil para mí tenerte que responder a tu comentario como propietario de este blog y al que estoy obligado a contestar según las reglas que lo rigen.
      Nada de lo que expreso en este articulo hubiese sido posible sin tu predisposición hacia mí. Pusiste a mi disposición toda una vida semanasantera, feriantera y rociera ; porque tú vivías allí y estabas plenamente integrado en la ciudad.. Y así es muy fácil conocer las cosas y empaparse de todo. Además me llevabas contigo a todos los actos oficiales y nadie hacía eso de tus homólogos de los demás organismos oficiales y sociedad civil. Nadie llevaba a su segundo de a bordo y yo me daba cuenta de eso. A ti te llegaban las invitaciones de los eventos como titular de la Jefatura Superior, como manda el protocolo y tú reclamabas que íbamos a ser dos. Y hasta cuatro si el acto lo permitía y nuestras esposas tenían cabida.
      A esas atenciones hacia mí yo tenía que corresponder con toda mi alma y estar a la altura de las circunstancias que fueron muchas. Y no solo en los actos solemnes sino también en los lúdicos y como no, también en los profesionales. La mayoría de la gente piensa que estar destinado en Sevilla es poco menos que estar todo el día de juerga pero resulta que además de las Fiestas Mayores, hay que gestionar los asuntos de cuatro provincias, del nivel de Cádiz, Córdoba, Huelva y la propia Sevilla ; que contaban con una plantilla de 6.000 Policías en total; con la Frontera Sur de Europa que es Algeciras, a la que habría que añadir las pateras de Marruecos y el contrabando de hachís y una cosita más sin importancia llamada Gibraltar.
      Ayudarte a llevar con tino la dirección de todo eso que profesionalmente se llama Andalucía Occidental, era un reto al que había que responder con todas mis fuerzas y a eso me dediqué. Si persigues el éxito con ahínco, sacrificio y disciplina lo logras alcanzar y podías mostrar un brillante balance de gestión que era la envidia de tus compañeros territoriales.
      En fin, Paco : trabajo, trabajo y trabajo que agotaban las baterías de los teléfonos móviles a diario y algunos finales de jornada, como colofón, actos de representación porque al fin y al cabo estás en Sevilla. Ha sido un honor para mi poder trabajar contigo. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    1. Eres muy amable conmigo, Antonio. Es también gracias a Sevilla como pude conocerte a ti y al gran reto que tenías por delante. Además de no disponer ni de los medios, ni del apoyo organizativo que necesitabas para realizar tu gestión ordinaria,. Tu provincia necesita una reestructuración muy amplia con unos recursos abundantes y que nuestra Dirección General no es consciente. Es una verdadera pena que siendo una punta de lanza en fronteras, delincuencia organizada, contrabando, tráfico de drogas e inmigración no se la dote adecuadamente. Yo si me percaté de ello y en la medida de mis posibilidades, te ayudé en lo que pude. Tenía el diagnóstico pero me faltaba el tratamiento..
      En fin, mucho ánimo y todo mi reconocimiento por la labor que estás realizando. Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  9. Jefe, se ha puesto usted muy nostalgico. Y eso que “Sin el latín, sin el griego, sin los profesores que nos guien” podría parecer que estas cosas no nos gustan.

    Me gusta

    1. Sabes perfectamente que son dos sensaciones distintas que tienen en común que se refieren ambas al pasado. No me considero nostálgico y por tanto no creo que cualquier tiempo pasado fue mejor. Lo relativo a la cultura clásica sabes que es básico y que yo considero imprescindible, por eso lo digo. En cuanto a calidad y exigencia, la Educación Secundaria actual a mí me parece muy floja y como ejemplo tienes los disparates -hablados y sobre todo escritos- que ves a diario en las redes, donde la gente se explica directamente y las faltas de ortografía abundan por doquier. Y no digamos en los programas televisivos de mayores audiencias. Ya no sabemos escribir correctamente y el paso siguiente será no saber hablar con las reglas de nuestra lengua. Lo que sí soy es sensible hacia la belleza de las ciudades y sus costumbres y en eso, Sevilla arrasa. No digo que también puede pasar en otros lugares pero Sevilla -amigo mío. no tiene igual.
      Muchas gracias por tu comentario, Pepe. Un abrazo.

      Me gusta

  10. Cuando me dijiste que te destinaban a la ciudad de Sevilla, con ese puesto de trabajo, no pude mas que alegrarme. Suponía que iba a ser un periodo laboral y personal que te marcaría, pero me quede corto en mis predicciones. Ya solo la primera vez que os acompañé a la ciudad fue entrar en coche en la Alameda de Hércules y decir este es el sitio donde hay que vivir.
    De ahí pasaron tres años en los que pude comprobar que cada vez que os visitaba estabais mas felices e integrados, que tus compañeros os habían acogido con los brazos abiertos y que no parabais de asistir a eventos sociales y laborales, el trabajo aunque difícil e intenso te llenaba y nosotros con nuestras visitas alucinábamos de una ciudad preciosa por sus cuatro costados y a la que tengo en mis prioridades para visitar de nuevo. Hasta mi niños nunca olvidaran el Parque del Descubrimiento o del “barco pirata” en la Calle Torneo, junto al río Guadalquivir!

    Me gusta

    1. Buena descripción de los momentos que pasamos juntos y de otros en los que también fuisteis testigos. Esa ciudad te engancha, te atrapa y ya no te puedes escapar de sus vivencias y recuerdos. Excelente culminación de mi etapa laboral y oportunidad única de conocer por dentro Sevilla y el sevillismo, que no es poco.
      Muchas gracias por tu comentario, hijo. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s