LAS MUJERES ESCOLTAS

Cuando uno piensa en las mujeres que prestan escolta, te imaginas a gente muy masculinizada, corpulenta, con traje de pantalón y el pelo corto. Es el subconsciente el que nos presenta esta imagen por razones varias : prototipos, películas,  deseos, imaginaciones…. Pues bien, nada más lejos de la realidad. Suelen ser coquetas, femeninas y hasta madres.

El aspecto físico habitual es muy normal y lo único a tener en consideración es que la indumentaria sea acorde con el escoltado -para no desentonar- y facilite la intervención policial en caso necesario. Tiene que adaptarse a la agenda de la personalidad, ir con aspecto de séquito y no perder ojo a sus movimientos.

Todas estas cosas se aprenden en el curso específico que hay que superar, en igualdad de condiciones que sus compañeros masculinos, bien sean las pruebas físicas, los test psicológicos o las medidas de autocontrol. Aunque parezca contradictorio, el riguroso entrenamiento físico no es lo más importante porque lo que se prefiere es que haya más cerebro que músculo.

La mayor parte del tiempo es un trabajo casi de oficina, en la medida que casi todo es planificar, evitar rutinas, programar itinerarios, preparar rutas de evacuación, establecer medidas de seguridad, etc. No hay que ser una “cachas “ , aunque todo suma.

También hay que cultivar la mente. Una buena base cultural es imprescindible para saber estar y saber qué esperar en cualquier lugar y con cualquier tipo de persona. El dominio de idiomas se muestra cada vez más necesario, no sólo el inglés ya que el árabe cuenta cada vez más.

Resultado de imagen de mujeres escoltas

Por méritos propios, las mujeres se han integrado con total normalidad en equipos mayoritariamente masculinos. Llegan muy preparadas y dispuestas a demostrar que valen tanto como los demás. Pero acaba sucediendo que, normalmente, valen más porque se han esforzado el doble para que nadie lo ponga en duda.

En la Policía Española, hace mucho tiempo que se superó el tema de la igualdad, hasta el extremo que hace años que ni se plantea. La mujer se incorporó a la organización policial, en 1979, hace cuarenta años y ha habido tiempo suficiente para su asimilación y plena integración. Lo que se hace , operativamente, es sumar las habilidades de unos y otros, ya que a veces son similares y a veces complementarias.

En el Cuerpo Nacional de Policía, están adscritas a las Unidades de Escoltas, en los diversos niveles: Central, Regional, Provincial y Local y las funciones son las mismas: la protección de Autoridades Nacionales, Delegaciones Extranjeras y Testigos Protegidos.

Con estas misiones, saber mantener la calma es lo mas importante, cosa difícil porque se viven situaciones de mucha tensión. No han sufrido discriminación alguna, ni han tenido que demostrar más que el resto de los candidatos aunque en ocasiones, se les ha requerido para que se identificaran porque algunos compañeros suyos destinados en otros Servicios y Unidades no se creen que sean escoltas. Cosas de ser mujer y joven.

Aunque también tiene ventajas la denominada “ condición femenina ” : es mucho más fácil pasar desapercibida siendo mujer porque el resto de los mortales creemos que no hacen este tipo de trabajo.

10 comentarios sobre “LAS MUJERES ESCOLTAS

  1. No puede ser mejor ejemplo de igualdad, y más después de la semana que hemos vivido en la que no solo cabe destacar en lo que se puede mejorar sino también de todos los progresos que se han hecho.
    Muy oportuno y muy buen artículo!!!

    Me gusta

    1. La integración de la mujer en la educación y a través de ella en el empleo, es algo tan natural y progresivo que se va implantando con arreglo a sus capacidades. Las imágenes de la manifestación del pasado día 8 no son fiel reflejo de la realidad española. La imposición de cuotas, el lenguaje inclusivo y otras discriminaciones por sexos, están convirtiéndose en una ideología que nuestra izquierda trata de capitalizar e instrumentalizar políticamente. Las mujeres no necesitan ser tratadas de manera diferente con respecto a los hombres, sino como son: personas. Y será su talento el que marque la frontera hasta donde pueda llegar, no su sexo.
      Gracias Leyre por tu comentario..

      Le gusta a 1 persona

      1. Pues si, así lo veo yo también. El 8 de marzo no refleja la realidad en España.me crispa la manipulación política e intentar buscar debilidades aisladas para manejar a los sectores más debiles.
        Las mujeres somos personas y al igual que los hombres tenemos características que nos diferencian.son evidentes: sexo, capacidad física….maternidad…no son discriminatorias, son distintas.
        Que aún podamos mejorar no lo discuto, pueden haber diferencias salariales o de otra índole en determinados sectores, pero hoy por hoy son muchas las ventajas que se tienen por ser mujer.como por ejemplo ocurre con las custodias de los niños u otros ejemplos en los que el hombre se ve perjudicado. No somos todos iguales, para eso hay hombres y mujeres: personas. Se trata de buscar el equilibrio y que cada uno se ocupe de lo que mejor sepa/pueda hacer en función de sus capacidades y virtudes.

        Me gusta

      2. Totalmente de acuerdo contigo, Leyre. Hay que alejarse del pensamiento único -que nos aborrega intencionadamente- para instalarse en el pensamiento crítico ´-no creerse a pie juntillas lo que nos dicen los políticos, especialmente si son de izquierdas-. Debemos de pensar por nosotros mismos, tener criterio propio aunque nos equivoquemos, pero huir siempre de nuestros desinteresados salvadores que solo buscan la anulación personal para dirigir así a las masas.
        Como siempre, gracias por tu comentario.

        Me gusta

  2. La experiencia personal, y me refiero al mundo policial en general, no al concreto de los servicios de escolta, ha sido muy positiva respecto de la aportación femenina, tanto en servicios de investigación como de seguridad ciudadana o burocráticos. Y hablo a partir del minuto anterior a que entraran en el entonces Cuerpo General de Policía, pues algunas de las que ingresaron desde la primera hornada habían trabajado con nosotros adscritas a un provisional “Cuerpo Especial Administrativo”, que no duró más que lo necesario para que tuvieran la placa en el bolso. Merecidamente en lo que conozco. Después, me he topado con funcionarias muy buenas, buenas y no tan buenas en esta profesión, en sintonía con el aporte masculino aunque ellas tal vez con un poco de mayor y mejor dedicación. Desde muy pronto ves a tu lado a una compañera de trabajo, que juzgas por los resultados y sin prejuicios. Claro que (igual que pasa con los varones), hay excepciones. Recuerdo que, en mi primer destino, “nos colocaron” a una funcionaria de cierta edad (todos allí éramos jóvenes y jocosos), en teoría para que elaborara oficios, minutas, informes… ¡No sabía escribir a máquina! (bueno, yo entonces tampoco, confieso), aunque sí manejaba con soltura las agujas de ganchillo y los palos de golf. Vine a conocer que era, por lo demás, una excepcional especialista en uno de los campos de los que por entonces podríamos denominar servicios secretos… Me empezó a gustar el golf.

    Me gusta

  3. Con qué naturalidad lo vemos hoy. De lo que me congratulo.
    Recordar que en aquella época no todos estaban por la labor. Hubo que escuchar bastantes tonterías al respecto.

    Me gusta

    1. Normal, José Antonio. La típica resistencia al cambio y la novedad en los servicios policiales. Los tiempos evolucionan y la incorporación de la mujer a la Policía ha hecho aumentar la calidad del trabajo y su famoso ” instinto femenino ” nos ha dado una soberana lección a más de uno.
      Gracias por tu comentario, José Antonio. Un abrazo.

      Me gusta

  4. Buenas tardes.
    La incorporación de la mujer en muchos ámbitos policiales, al igual que el hombre en otros de la sociedad, ha supuesto un enriquecimiento a la institución con nuevos y diferentes modelos de convivencia, ampliando hasta entonces las variables que operaban en el concepto de profesionalidad, fomentando así el equilibrio entre hombres y mujeres, eliminando barreras de género que lejos de separar, aportan valores para un aprendizaje mutuo.
    Lo más importante es la calidad del trabajo que podamos desarrollar, y no creo que esto tenga que ver con ser hombre o mujer.
    La trascendencia se basa en la profesionalidad y el grado de implicación.
    No hace mucho, asistí a la inauguración de la Plataforma de “Mujeres policías y militates para la Visibilización “, de entre las ponencias, hubo una que me dejó pensativa…” si los exámenes de acceso, ascenso y de capacitación para cursos de especialidad en estos ámbitos fuesen totalmente objetivos, la superación de dichos procesos se saldaría con un 25% más que el porcentaje actual de presencia femenina, y no por “cupo” cómo ocurre actualmente.
    No obstante, es gratificante pensar que en determinados servicios, cómo el expuesto de escoltas, el género femenino aporta un plus de eficacia.
    Este año se celebra el 40 aniversario de la incorporación de la mujer en la policía, motivo éste de numerosos actos de conmemoración dentro de la institución, una nuestra muestra más de la importancia y significado de esta incorporación.
    Un saludo

    Me gusta

    1. Hola María José, paso a hacerte unas precisiones que me parecen necesarias. He sido testigo de la incorporación de la mujer a la Policía Española desde el primer día y ya va para 40 años. No he conocido en este tiempo ningún caso de discriminación. Algunos compañeros mostraban sorpresa y preocupación -en los primeros Servicios Policiales- por lo novedoso de la situación y la falta de adaptación de las instalaciones para su jornada laboral. Pero todo eso pasó rápidamente y la presencia femenina no ha hecho más que aumentar desde entonces y demostrar que aportaban mucho más de lo que nos podíamos imaginar. Hoy son imprescindibles. Todos los hombres que entonces formábamos la Policía teníamos una base común que facilitaba mucho esta integración : habíamos compartido pupitre con mujeres en el Instituto o en la Universidad.
      Respecto a la Ponencia que hablas y que yo desconozco, englobas a las Policías con los militares y a estos les llevamos más de una década de adelanto de la incorporación de la mujer. Te puedo asegurar que esa cuota que mencionas no existe, ni se aplica, en la Policía. Pregunta a cualquiera. Todas las aspirantes acuden a los procesos -del tipo que sea- en igualdad de condiciones y la prueba la tienes que están en todas las plantillas y en todas la Unidades policiales que quieran estar, Con nosotros hace tiempo que llegaron a las máximas categorías y a los máximos puestos. En cambio en el Ejército todavía no ha llegado ninguna a General……
      Te agradezco mucho tu comentario porque me permite aclarar las dudas que te puedan surgir y te animo a que participes en los demás temas que expongo en este blog y que puedan ser de tu interés.
      Seas bienvenida a esta casa.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s