EL RACISMO NO ES UN VIRUS ( y 2 )

Sobrepasada la primera década del segundo milenio, la humanidad se encuentra frente a un nudo de problemas de cuya solución depende su propia supervivencia. Si el aspecto más dramático de la trampa en que ha caído nuestra especie es el que se refiere a la polución; otro aspecto de esa trampa es el que produce la alianza entre la superpoblación y la miseria que puede apreciarse en gran parte de nuestro planeta.

Buena parte del mundo al que se le designa, de un modo eufemístico como “en vias de desarrollo “, ha encontrado muchas veces más dificultades de las previstas en intentar acceder a una autonomía económica y a un mínimo de bienestar y, en numerosos casos, no ha podido ni emprender el intento o esas intenciones se han venido abajo directamente.

También se han desvanecido las ilusiones que podían nacer, con relativa facilidad, de los modelos de desarrollo distintos al del capitalismo, como por ejemplo, los de tipo socialista o bien los de carácter local o comunitario. Por el contrario, todo lleva a sospechar que la organización social de la humanidad ha inventado hasta el momento -desde la revolución industrial en adelante- un solo sistema que funciona y permite comer a las gentes: el industrial, liberal y capitalista; a pesar de todos los inconvenientes.

En éste marco, el problema de convivencia entre etnias coincide con una nueva fase de competitividad para el acceso a los recursos : las comunidades del viejo mundo, que desde siempre fueron mayorías y tuvieron el poder político y administrativo en sus áreas geográficas, deben contar ahora con la presencia en su propia casa, de nuevas poblaciones decididas a conseguir – a cualquier precio- su cuota o parcela de bienestar.

Nos dirigimos hacia crecientes problemas en la convivencia de culturas. Pero ¿ qué significa ésto ?. Hasta hace pocos años se creía que la cuestión era relativamente simple. Según el modelo más convencional, se pensaba que éste era un asunto de asimilación gradual e inevitable: los inmigrantes , se decía, se integrarán poco a poco en la cultura que los acoge ; y si por una parte, a los nacionales se les orienta hacia una política de protección de las minorías y por otra parte, éstas minorías tienden a incorporar los valores de la sociedad en la que ahora viven ; el resultado será un fortalecimiento de esa sociedad con la contribución de una energía y una inteligencia nuevas.

Esta visión esencialmente optimista, a medida que ha evolucionado sin cambiar sustancialmente – aunque corrigiendo algunos de sus perfiles más paternalistas y etnocéntricos- ha introducido, sobre todo en Estados Unidos, los principios más democráticos del relativismo cultural. Según éstos principios de igualdad, no existen culturas superiores e inferiores, dado que cada orden social tiene su equilibrio propio y obviamente una dignidad igual. Existe en cambio, la posibilidad de un encuentro entre culturas, entendido como cambio recíproco e interasimilación. De ahí la propuesta de una sociedad estructurada sobre una base multiétnica, ya no concebida según la vieja idea de la matriz cultural anglosajona y puritana, sino según un modelo más igualitario. Se trata del modelo de un universo de ciudadanos que se confrontan y maduran a partir de matrices diversas, en un clima de progreso civil en el que todos pueden acceder con los mismos derechos, a la escolarización y el bienestar.

Una ideología de éste tipo, fue la que nació en Estados Unidos y ahora está difundida en Europa. Se trata de una ideología progresista y cargada de buenas intenciones, aunque ya comienza a pensarse que, tal vez, sea una ilusión. Del propio Estados Unidos nos llega un mensaje mucho más pesimista. En ese país, la asimilación de algunas culturas minoritarias, como aquélla que tiene su origen lejano en África, ha fracasado sustancialmente; la asimilación de las culturas de los países de habla hispana, se está revelando como un hecho difícil y quizá imposible en algunas zonas ; y por el contrario, despierta un enorme interés el hecho de que los jóvenes recién llegados procedentes de Extremo Oriente -principalmente chinos y vietnamitas- se van integrando con extremada facilidad en la sociedad norteamericana y se destacan desde el nivel escolar hasta los últimos cursos de las universidades, además de los buenos resultados que están dando en los institutos de investigación. Estos resultados tan diferentes que se registran entre las diversas comunidades, no pueden explicarse tan solo en base al hecho de que algunos núcleos étnicos son discriminados más duramente que otros. Resulta difícil extraer conclusiones a partir de éstos datos. Lo único cierto es que todo es más complicado de lo que se pensaba.

Imagen relacionada

También en Europa nos dirigimos hacia una sociedad multiétnica. Pero la hipótesis que enuncia que todas las culturas tradicionales -tanto las industriales como las que no alcanzan ese grado- son portadoras de una dignidad semejante y de los mismos valores resulta de una hipocresía en la que ya, casi nadie, se arriesga a creer . Principalmente cuando constatamos que la plena integración de una minoría en un país occidental, difiere según se trate, de una minoría o de otra y ni aun así está garantizada.

Deberá concluirse entonces, que también en Europa, el fenómeno de la convivencia entre culturas, es algo menos fácil de lo que se preveía, -diferente según los casos- ; variable en el tiempo y dependiente de importantes influencias políticas y económicas. Ya se han dado situaciones de grave conflictividad social tanto en Francia como en el Reino Unido, que se repetirán en el futuro y que brotarán también en otros países del entorno. Es más que probable que, en los próximos años saldrán a la luz resentimientos y prejuicios; y entre éstos últimos, emergerán muchas temáticas racistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s