TODAVÍA ES DIFÍCIL LA VIDA EN MUCHOS PUEBLOS VASCOS Y NAVARROS.

A pesar de los años transcurridos y del olvido generalizado de la sociedad española, los terroristas etarras ( convictos, confesos, condenados, acercados y puestos en libertad condicional ) y sus amigos, hacen lo que quieren en numerosos pueblos vascos y navarros. No en todos y menos en las capitales de provincia y grandes ciudades porque a mayor población hay más tolerancia y a menor población más odio.

Todos los que hemos pasado por allí en los años de plomo, recordamos con nostalgia los bonitos paisajes que la lluvia casi permanente los hacía notar. La presencia constante del paraguas y el protector de plástico de los cochecitos de los niños para que no se mojaran. A veces, era mejor llevar puesto el chubasquero para tener las manos libres.

Los que han vuelto como turistas, han podido comprobar que, en muchas zonas rurales continúan las pancartas reivindicativas, las fotos enormes de los presos de la banda criminal y los carteles desmedidos donde se siguen llamando guerreros ( gudaris, en vasco ) a todos los que integraban ETA. También persisten las que siguen llamado perros ( txakurras ), a la Policía y a la Guardia Civil, pidiéndoles que se marchen de allí.

En sus calles, es fácil encontrarse con familiares de presos de la organización mafiosa separatista que, con toda libertad y sin cortarse un pelo, hablando en tono alto para que los oiga bien todo el mundo; de como están esperando que a sus hijos los acerquen pronto a su país ( Euskalherria, Tierra Vasca en eusquera ) el Gobierno social-comunista de España porque no se merecen el castigo que les están haciendo esos fascistas de españoles. Se refieren a esos chicos que cumplen condena por los muertos ocasionados en sus atentados.

La herida social que ETA dejó en el País Vasco | RTVE

Los vecinos que pasan por su lado no pueden decir lo que piensan sobre ello porque todavía temen las consecuencias que puedan tener sus comentarios. A lo que han escuchado, les gustaría responder que, a muchos de ellos no les ha agradado lo que ha hecho ETA durante décadas, porque han matado a mucha gente, han dejado viudas, huérfanos, familias enteras destrozadas. Han llenado las calles de sangre y han manchado la imagen de los vascos… y encima se quejan.

Esas madres ven a sus hijos en las cárceles aunque tengan que hacer muchos kilómetros pero las familias de sus víctimas solo pueden ir a los cementerios a ponerles flores en sus nichos. De esas familias no les dan pena. ¡ Que se aguanten, que no hubieran venido a reprimir sus derechos !, van diciendo a modo de justificación.

Esos vecinos que nunca dicen nada, que no van a las manifestaciones de apoyo a los presos, ni a las fiestas de bienvenida cuando los ponen en libertad, son sospechosos de estar a favor de la Policía y de la Guardia Civil y además, ni siquiera sus hijos aparecen por las tabernas populares ( herriko tabernas, en vasco ), que no son más que nidos de adoctrinamiento terrorista separatista.

Si les miras a la cara, ellas te responden con la vista fija, con ojos como si fuesen cuchillos afilados que pasan por tu cuerpo y entonces te entra un sudor enorme y te pones a temblar. No te puedes desahogar después de tantos años aguantándolo todo y no meterte en un lío que también puede afectar a tu familia. Los vecinos continúan su camino pensando que, una vez más se han podido contener.

El PP exige al Gobierno central la prohibición del "Ospa Eguna" de Alsasua  - Diario de Noticias de Navarra

Cuando llega el momento de llegar a sus casas y comentan con su familia lo que han visto : como Arancha, la mujer de Paco -el de Granada- que tienen en la cárcel a un hijo por ser de ETA; comentaba con otras vecinas en la puerta de la panadería del barrio, lo orgullosa que estaba de su hijo por ser un luchador, un guerrero, un héroe.

Y entonces, sus familias que los conocen bien, les preguntan : ¿ no les habrás dicho nada, verdad ?. Porque ellos saben lo que tienen que decir si les preguntan por los presos para que toda su familia pueda seguir viviendo en esa paz vigilada : que no les interesa la política. Que tienen que seguir con la boca cerrada para no sufrir represalias y poder seguir dejando el coche en la calle.

Este relato que parece sacado de los años setenta y ochenta del siglo pasado, ocurre en la actualidad aunque algunos se empeñen en decir que ya no hay miedo, ni intimidación y quieren transmitir que todo está bien en la normalidad cotidiana. Todavía hay gente que sufre el infierno por vivir en algún pueblo vasco o navarro. Y para los escépticos, recordarles que ayer se celebró en Alsasua (Navarra ) el Día del Adiós  ( Ospa Eguna, en eusquera ) de la Guardia Civil de la citada localidad, con la anuencia de la Audiencia Nacional, atendiendo la opinión de la Fiscalía que era partidaria de su celebración.

4 comentarios sobre “TODAVÍA ES DIFÍCIL LA VIDA EN MUCHOS PUEBLOS VASCOS Y NAVARROS.

  1. Cuando el odio nidifica en los corazones de los hombres, es muy difícil que desaparezca. Esas son sociedades con mucho elemento podrido, que no quiere pasar página, que justifica la violencia e incluso el asesinato de aquellos que discrepan con ellos, son racistas, intolerantes, y lo malo es que siguen educando en ese odio, a las nuevas generaciones. En fin lo que se debe hacer con ellos es aplicarles la ley, desde nuestra Democracia. Un abrazo

    Me gusta

    1. Efectivamente comparto contigo que la solución a estas y otras astracanadas, pasa por la aplicación de la ley que es lo que no se hace. A esta gente se les ha concedido tantas cosas inmerecidas que se creen con derecho a todo, independientemente de que sea legal o no; les corresponda o no; y se lo merezcan o no. Nunca tan pocos diputados en el Congreso dieron para tanto siempre que nuestro Gobierno de turno olvida a las víctimas del terrorismo y el cupo económico.
      Muchas gracias por tu comentario, Paco. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Querido amigo Juan Francisco, no sé que te puedo decir de un asunto que tan bien conoces, ya que parte de tu vida profesional la has pasado por aquellas tierras.

    Yo creo que el mal viene de antiguo, y que aunque estuvo dormitando durante muchos años, sigue pasando de unas generaciones a las siguientes, y que debido a la democracia y la Constitución, ha vuelto a resurgir con ánimo de conseguir lo que desean, que no es otra cosa que la independencia.

    Lo curioso para mí, es que creía que los navarros no entraban en éste juego, pero estaba equivocado según parece. Yo tuve la experiencia hace unos cuantos años, cuando fuí a una boda a Tafalla. Cuando llegué paré el coche junto a unos hombres que estaban en la acera, y les pregunté por la dirección del hotel que tenía reservado, mi asombro llegó cuando me miró uno de ellos y me dijo:” españoles nó “. Seguí más adelante y volví a preguntar a una señora que muy amablemente me informó de la dirección.

    Mi comentario a mi mujer fué: hemos ido a preguntar al más gilipollas del pueblo, menos mal que también hay gente agradable en éste pueblo. Tenemos unos muy buenos amigos en Bilbao, donde no hemos notado el rechazo ni el mal trato hacia nosotros, todo lo contrario, aunque tengo que reconocer que nuestros amigos, que no son nacionalistas, evitan hablar de política y del tema de los separatistas, siempre dicen que no saben quién escucha, ni las consecuencias que pueden suceder. Tienen miedo y de eso se aprovechan los matones de barrio, que acobardan a la gente de bien.

    Mal asunto y peligroso futuro para ésa bella tierra, por eso muchos de ellos se vienen a otros lugares más tranquilos para su veraneo, y pensando en la jubilación. ! BIENVENIDOS SEAN !.

    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Toda la cornisa cantábrica tiene unos paisajes encantadores para la gente del sureste y lo mismo pasa con su gente. Los hay de todas clases, como aquí. El Problema vasco pasa por 50 años de terrorismo, cuyas secuelas no han terminado de cicatrizar pese a que hace casi 10 que dejaron de matar y se autodisolvieron. Hay casi 400 presos y sus familiares luchan por conseguir su libertad aprovechando los más de doscientos mil votos que sacan en las sucesivas elecciones y que suponen tener Grupo Parlamentario Propio tanto en el territorio vasco, como sucursal en Navarra. También en el Congreso de los Diputados. Los apoyos que han brindado a los sucesivos Gobiernos han propiciado que a los seguidores y herederos de ETA no se les haya tratado como se merecen y se ande con ellos con paños calientes. Políticamente esto es inconcebible porque el Gobierno actual está consintiendo actos injuriosos contra todas las instituciones del Estado, acercamiento a los presos, homenajes en sus pueblos y las pintadas de siempre, olvidando a las víctimas que son quienes se merecen toda la atención y ayudas posibles. Este es el panorama actual. Lamentable.
      Gracias por tu comentario, Fernando. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .